Última hora
Reporte:

EEUU trata de hacer más accesible la educación preescolar

Aunque suene quizá paradójico, estados de histórica tendencia conservadora como Oklahoma y Virginia Occidental están liderando las gestiones para hacer más accesible la educación preescolar.

"Son estados de sueldos deprimidos, de fuerza laboral de escasa educación y con el deseo de cambiar esa situación", declaró Steven Barnett del Instituto Nacional de Educación Preescolar.

"Digan lo que digan, los políticos de Virginia Occidental saben muy bien que el futuro del estado no está en la industria del carbón", añadió.

Otros estados conservadores con innovadores programas educativos son Alabama y Georgia. Pero incluso ciudades de tendencia liberal como Seattle y Nueva York están impulsando esquemas para promover la educación preescolar.

Los expertos advierten que urge hacer más accesible la educación preescolar debido a los altos costos del cuidado infantil. Según múltiples estudios científicos, los niños que asisten a buenas escuelas preescolares tienden a rendir mejor en su futura vida académica y de adultos, a tener empleos mejor remunerados y estilos de vida más saludables.

Pero a lo largo y ancho del país, se está haciendo evidente que no hay suficientes cupos para recibir a todos los niños, ni los suficientes fondos para financiarlo.

En ciudades como Seattle y Nueva York los programas de preescolar gozan de amplio apoyo local, que a su vez redunda en una mayor presión política sobre los legisladores locales frente a la desigualdad en el acceso educativo y a estudios según los cuales una buena educación es clave para el desarrollo temprano del niño.

"Obviamente sería mucho mejor tener un programa que cubra al estado entero y que sea accesible a todos los chicos de 3 y 4 años. Es la mejor inversión que podemos hacer para corregir este problema", dijo Tim Burgess, ex alcalde de Seattle que fundó un programa para impulsar la educación preescolar en la ciudad.

El programa ya lleva tres años e incluye a 979 niños cuyos padres pagan según su capacidad económica.

Aproximadamente un 80% participa gratuitamente. Burgess está ahora en campaña tratando de que el programa abarque todo el estado de Washington.

La iniciativa de hacer más accesible a la educación preescolar alcanzó su auge bajo la presidencia de Barack Obama pero ha sido prácticamente ignorada bajo la de Donald Trump. Ivanka Trump, hija y asesora del presidente, ha hablado en ocasiones a favor de reducir los costos educativos.

Un estudio realizado por legisladores demócratas este año indica que menos de la mitad de los niños de entre 3 y 4 años de edad en el país están inscritos en un programa prekinder. El nivel de participación varía de estado a estado.

En la capital Washington, D.C., es de 75% pero en Idaho es de apenas 30%.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
73°