¿Cuál es el futuro de la marihuana recreativa en el mundo del presidente Donald Trump?

¿Cuál es el futuro de la marihuana recreativa en el mundo del presidente Donald Trump?

Es un movimiento que camina hacia delante – al menos por ahora.

La legalización de la marihuana recreativa es actualmente una prioridad en más de una docena de estados, ya que las encuestas muestran un apoyo abrumador y los legisladores ven una manera de atraer cientos de millones de dólares en ingresos fiscales. Hasta ahora, ocho estados han legalizado el uso de este producto en forma recreativa.

Pero en las últimas semanas, el gobierno de Trump ha alarmado a algunos partidarios del uso recreacional de la cannabis, advirtiendo a los estados que han legalizado la marihuana recreativa - California, Colorado y Oregon, entre otros - que los agentes federales aplicarán la ley y pronto podrían llegar a dichos estados.

"Definitivamente no soy un fanático del uso de la marihuana que se sigue expandiendo", dijo recientemente a los periodistas Jeff Session, fiscal general de Estados Unidos. (El año pasado, Sesiones caracterizó a la marihuana como un ‘peligro muy real’).

A continuación damos una mirada al estado actual de la cannabis en Estados Unidos.

¿Cuándo comenzó la legalización de la marihuana?

El movimiento comenzó hace más de 20 años.

En 1996, los californianos aprobaron abrumadoramente la Proposición 215, que legalizó la marihuana para uso medicinal. Desde entonces, otros 27 estados y el Distrito de Columbia han aprobado leyes similares -una mezcla de medidas aprobadas por los votantes y legislación- legalizando la marihuana para uso medicinal.

Las investigaciones científicas han demostrado consistentemente que, para ciertas condiciones, la marihuana puede ser de gran valor médico.
De hecho, un informe publicado en enero por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina encontró que hay pruebas sustanciales que concluyen que la cannabis es eficaz para el tratamiento de dolores crónicos en adultos, incluyendo náuseas por quimioterapia y espasmos relacionados con esclerosis múltiple.

Resultados similares han aparecido en los informes médicos a lo largo de los años.

Pero espera, ¿no es ilegal la marihuana a nivel federal?
Sí, algo así.

Bajo la ley federal, la marihuana se considera como una droga de nivel I - la clasificación más alta que incluyen drogas como la heroína y el éxtasis.

"Estados, pueden pasar las leyes que ellos quieran. Pero yo solo digo que distribuir marihuana en cualquier lugar en los Estados Unidos sigue siendo una violación federal, [sin importar] si un estado lo legaliza o no", dijo Sesiones a los periodistas.

Pero los estados que han legalizado la marihuana para uso recreativo tienen cierto margen para actuar.

En el 2014, el Congreso aprobó un proyecto de ley de gastos que incluía una disposición que impide al Departamento de Justicia usar fondos para perseguir los programas estatales de cannabis medicinal. La disposición sigue vigente.

¿Qué pasa con la marihuana recreativa?

No está protegida bajo esta disposición.

Desde 2012, ocho estados - con Colorado y Washington como estados líderes - han legalizado la venta y posesión de marihuana para cualquier persona mayor de 21 años. Un resultado positivo es que los estados están ganando mucho dinero.

El año pasado, Colorado recaudó cerca de 200 millones de dólares en ingresos tributarios, mientras que el estado de Washington obtuvo unos $256 millones.

¿Qué planea hacer la administración Trump?

No está claro. Aparte de decir que los estados que legalizaron la marihuana con uso recreativo podrían ser el blanco de agentes federales, la administración no entró en detalles, aunque ciertamente sugirió un acercamiento más severo que la administración de Obama.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, comparó el uso de la marihuana a la epidemia de adicción de los opioides y dijo que el Departamento de Justicia revisaría cómo proceder al respecto.

¿Qué dijo Trump, el candidato, sobre la marihuana legal?

Trump, que rara vez se enfrentó a preguntas sobre la legalización de la cannabis durante su campaña, hizo observaciones que parecen estar en desacuerdo con los recientes comentarios de Sessions y Spicer.

"Creo que depende de los estados", dijo Trump en una entrevista con una estación de televisión de Denver en agosto. "Soy una persona [que apoya la decisión] de los estados. Creo que debería corresponder a los estados [decidir], absolutamente”.

Así comenzó la legalización recreativa bajo el presidente Obama. ¿Qué hizo él?

Para ser claros, digamos que casi no hizo nada.

Aparte de algunas incursiones al inicio de su administración, el presidente Obama consideró la legalización de la marihuana como una cuestión que dependía de los derechos estatales.

En un memorando publicado en agosto de 2013, el entonces fiscal general James Cole señaló que mientras los esfuerzos de legalización del estado no afectaran las prioridades federales -como mantener la droga fuera del alcance de los menores y evitar que la droga se cultive en espacios públicos- su oficina ejercería discreción al respecto.

En otras palabras, el Departamento de Justicia dirigió los recursos de aplicación de la ley a otras prioridades de drogas, como el creciente uso de analgésicos opiáceos en todo el país.

Obama, en una entrevista con Rolling Stone en noviembre pasado, dijo que no era "alguien que cree que la legalización era la solución a todos los problemas".

"Pero creo que tratar esto como una cuestión de salud pública, de la misma manera que lo hacemos con los cigarrillos o el alcohol, es la manera mucho más inteligente de lidiar con ella", dijo.

¿Los estados que han legalizado la marihuana están buscando ayuda del gobierno federal?

Sí.

Debido a que la marihuana es ilegal bajo la ley federal, a los bancos se les prohíbe tomar dinero de los dispensarios que venden cannabis, forzando un negocio en efectivo que crea temores persistentes de crimen violento entre los empleados.

El gobernador de Colorado John Hickenlooper ha pedido al Congreso que apruebe una legislación que impida a los agentes federales penalizar a las instituciones financieras por servir a la industria de la marihuana.

Hasta el momento, el gobernador  de Colorado cuenta con el apoyo de miembros del Congreso, como el congresista Jared Polis (D-Colo.), Quien en febrero ayudó a formar el congreso bipartidista del Caucus de la Cannabis. Un grupo que tiene como objetivo elaborar y aprobar legislación federal que ayude a los estados que han legalizado la marihuana.

"Los resultados están claros", dijo Polis en un comunicado el mes pasado. "La mayoría de los estadounidenses viven en una entidad que tiene alguna forma de acceso legal a la cannabis, y la prohibición federal de la marihuana ha sido un completo y absoluto fracaso".

¿Hay más estados buscando legalizar?

Sí - muchos.

Hasta ahora, legisladores de 17 estados - Connecticut, Minnesota y Hawái, por nombrar algunos - han presentado más de dos docenas de medidas para legalizar el uso de la marihuana con uso recreativo para adultos y registrar los impuestos a sus ventas.

"Nuestro enfoque se centra en los ingresos y llevar dinero al estado a medida que la legalización se hace cada vez más generalizada", dijo al periódico L.A. Times  Mary Washington, una delegada de Maryland, quien presentó recientemente un proyecto de ley que impondría un impuesto a la marihuana como el alcohol.

"¿Por qué no hacerlo ahora? Somos elegidos para hacer un trabajo. Cada vez más estados se están moviendo en esta dirección”, enfatizó Washington.

Si desea leer la nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
50°