Las sobredosis por consumo de opiáceos alcanzan niveles nunca vistos en EEUU

EFE

Los casos de sobredosis por consumo de opiáceos continúan en aumento en Estados Unidos y han alcanzado ya un nivel de muertes nunca visto hasta ahora, de acuerdo con datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) dados a conocer hoy.

"Estamos viendo el nivel de muertes por sobredosis más alto nunca antes registrado en Estados Unidos motivado por opioides prescritos e ilícitos", dijo en rueda de prensa Anne Schuchat, directora interina de los CDC.

En general, las sobredosis aumentaron un 30 % en 16 estados entre julio de 2016 y septiembre de 2017 en todos los grupos de edad, hombres y mujeres, con ciertas variaciones entre zonas urbanas y rurales.

"Esta veloz epidemia afecta a ambos, hombres y mujeres, y personas de todas las edades. No respeta fronteras entre estados y aún está aumentando en cada región de Estados Unidos", aseveró la funcionaria.

Todos los grupos demográficos experimentaron un aumento en cuanto a las tasas de sobredosis con opiáceos, que fue del 30 % entre los hombres, el 24 % entre las mujeres, el 31 % entre las personas de 25 a 34 años, del 36 % entre los de 35 a 54 años y del 32 % entre los mayores de 55 años.

Todas las regiones del país experimentaron aumentos en los casos de sobredosis con opioides, con el oeste central a la cabeza, con un 70 %; seguido del Oeste, con el 40 %; el noreste, con el 21 %; el suroeste, con el 20 %, y el sureste, con el 14 %, aunque por estados sí que se produjeron disminuciones en algunos casos.

El reporte encontró un aumento significativo en los estados de Delaware (105 %), Wisconsin (109 %), Pensilvania (81 %) e Illinois (66 %), mientras que los descensos se registraron en Kentucky (15,05 %), New Hampshire (7,09 %), West Virginia (5,28 %), Massachusetts (0,62 %) y Rhode Island (0,18 %).

De acuerdo con los investigadores, los hallazgos del estudio resaltan la necesidad de mejorar las posibilidades de acceso a tratamiento para quienes abusan de estas sustancias, así como coordinar mejor los esfuerzos entre agencias de policía y de salud.

"Necesitamos prevenir las sobredosis al detener el uso inadecuado de opioides y abordar el trastorno de uso de opioides, comúnmente conocido como adicción para que estas sobredosis no ocurran", dijo Schuchat.

Entre las recomendaciones del reporte, está aumentar la distribución de naloxona, un medicamento que se utiliza para tratar las sobredosis de opioides, entre el personal médico de emergencias, así como familiares y amigos de personas con problemas de adicción en las zonas afectadas.

Asimismo, recomiendan incorporar servicios de salud mental para quienes reciban tratamiento por adicción de opiáceos para dar un tratamiento integral al problema.

"Debemos establecer protocolos posteriores a la sobredosis y visitas a salas de emergencia, que incluyan brindar naloxona y que conecte a las personas con una opción de tratamiento", dijo Alana Vivolo-Kantor, investigadora de los CDC y una de las autoras del estudio.

De acuerdo con un informe divulgado este lunes por la Asociación Americana de Pediatría (AAP), el número de menores hospitalizados por intoxicación con opioides se ha multiplicado por cuatro en la última década, al pasar de 797 casos en 2004 a los 3.647 registrados en 2015.

Según cifras del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS), más de 64.000 personas murieron en 2016 a causa de sobredosis por drogas, de las cuales cerca de 42.000 fueron a causa de opiáceos, tanto de prescripción médica como los que se distribuyen ilegalmente mezclados con heroína o cocaína, e incluso con metanfetaminas.

Esta semana, el presidente Donald Trump encabezó una cumbre sobre el problema de los opiáceos en la que dijo que en las próximas semanas presentará una serie de iniciativas al respecto, como demandar a las compañías que los fabrican, como ya han hecho cientos de localidades en todo EE.UU.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°