Trump puede agravar la brecha entre número de profesores y alumnos hispanos

EFE

Con la decisión de terminar con el programa de Acción Diferida (DACA) el pasado septiembre, el presidente Donald Trump puso en riesgo de deportación a 20.000 profesores hispanos, un colectivo que representa el 8 % del total del profesorado del país.

Mientras el porcentaje de maestros hispanos no llega a los diez puntos porcentuales, uno de cada cuatro alumnos (25 %) en las escuelas públicas primarias y secundarias del país son latinos, de acuerdo a los datos presentados hoy en un informe del Center for American Progress (CAP).

Esta gran brecha se puede acentuar en los próximos meses como consecuencia del fin del programa migratorio DACA, creado por el expresidente Barack Obama y que protege de la deportación a 690.000 jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores", según denuncia el centro de investigación progresista.

"Cualquiera de los 20.000 maestros con el estatus DACA podría ser eliminado de las clases en cualquier momento, lo que empeoraría la escasez existente de maestros y crearía interrupciones en el aprendizaje de los estudiantes", señaló en declaraciones a Efe Sarah Shapiro, investigadora asistente del equipo de educación del CAP.

Este problema es especialmente peliagudo en estados como California, donde casi la mitad de los alumnos son hispanos, y donde existe una brecha de 36 puntos porcentuales entre el número de profesores y estudiantes de origen hispano.

Estados como Nevada, Arizona y Texas también tienen brechas cercanas a los 30 puntos porcentuales, según las cifras de este estudio.

Las investigadoras encargadas del informe aseguraron que los estudiantes hispanos que presencian "cómo profesores de su comunidad se han graduado de la escuela secundaria y de la universidad" tienen más posibilidades de seguir sus pasos que aquellos que no han tenido este tipo de modelo a seguir en sus aulas.

Además, investigaciones paralelas sugieren que la exposición a docentes de otras razas puede beneficiar a todos los estudiantes, no sólo a los estudiantes de minorías, al reducir los estereotipos de los alumnos y alentar las interacciones sociales transculturales.

"Los beneficios de tener diversidad en la fuerza laboral docente son claros, pero aun así muchos estudiantes latinos con necesidades culturales y lingüísticas únicas raramente aprenden de maestros que comparten y entienden su cultura", agregó Shapiro.

Entre sus recomendaciones, el CAP instó al Congreso a aprobar una solución "limpia y permanente" para los "soñadores", que permita a los 20.000 profesores beneficiarios de DACA tener la oportunidad de acceder a una vía a la ciudadanía y seguir dando clases.

El presidente Trump decidió eliminar DACA el pasado 5 de septiembre y dio un plazo de seis meses al Congreso para resolver la situación de los 690.000 jóvenes indocumentados que quedaron desamparados.

Las negociaciones en ese sentido se encuentran ahora en el Congreso, después de que fuera imposible lograr un consenso la semana pasada en el Senado, puesto que las cuatro propuestas migratorias que estaban bajo consideración fueron rechazadas.

Será más fácil para Trump aprobar una ley en la Cámara Baja porque los republicanos tienen una mayoría muy holgada; el problema será luego conseguir que esa legislación reciba el respaldo del Senado, donde cualquier propuesta necesita el apoyo de varios legisladores demócratas.

Por otro lado, el Center for American Progress también pidió al Gobierno de Trump que aumente los fondos federales para atraer a más latinos al profesorado del país, actualmente dominado en un alto porcentaje por mujeres blancas.

"La ayuda financiera y otras herramientas para reducir la carga de la deuda de los estudiantes latinos son fundamentales para atraer a hispanos a la profesión docente", puntualizó Shapiro.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
79°