Congreso de EEUU cuestiona a Puerto Rico por el polémico contrato eléctrico

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, acudió hoy al Congreso en Washington a pedir fondos de emergencia para reconstruir la isla tras los huracanes, pero los legisladores cuestionaron su capacidad de gestionar esa ayuda tras el polémico contrato para levantar el tendido eléctrico.

Roselló ha pedido a la Casa Blanca y al Congreso una partida de más de 94.000 millones de dólares, entre ellos 17.000 para reconstruir la infraestructura eléctrica de la isla y hacerlo con flexibilidad para no solo reparar los destrozos sino levantar una red mejor.

Sin embargo, algunos legisladores cuestionaron la capacidad de las autoridades puertorriqueñas de gestionar esos recursos después del escándalo por el contrato concedido a la eléctrica estadounidense Whitefish, de Montana, para levantar el tendido eléctrico tras el huracán María, que fue cancelado posteriormente por sospechas en su forma y fondo.

El presidente del Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes, Rob Bishop, criticó este proceso de contratación y cuestionó que la Gobernación de la isla esté preparada para afrontar las tareas de reconstrucción sin supervisión independiente.

"Esta falta de control institucional en el deudor municipal principal de Puerto Rico suscita gran preocupación sobre la capacidad de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) y, por asociación, el Gobierno de Puerto Rico, de negociar, gestionar e implementar competentemente los proyectos de infraestructura sin una supervisión independiente importante", afirmó el legislador.

Para añadir que las "controvertidas decisiones" de la isla quizás hayan contribuido a empeorar la crisis tras el devastador paso de los huracanes Irma y María.

Roselló subrayó tanto ante ese Comité como ante el de Energía y Recursos Naturales del Senado que él no tuvo "ninguna participación en ese contrato, cero", e insistió en que están "completamente comprometidos con la transparencia en este proceso".

Por su parte, el director ejecutivo de la AEE, Ricardo Ramos, admitió algunos errores pero defendió que lo que hizo es dar prioridad a la "asistencia inmediata".

"Hay algunos pasos en nuestro proceso de contratación con Whitefish que podríamos haber hecho mejor. Elegí contratar Whitefish porque mi prioridad fue asegurar la asistencia inmediata que necesitábamos para comenzar a restaurar la electricidad", dijo.

Su explicación no convenció a la senadora demócrata María Cantwell, quien consideró el contrato una "gran injusticia para los contribuyentes estadounidenses".

"Si hubieran preguntado al Gobierno federal si se debían pagar esas tasas, te garantizo que habría dicho que no", apuntó.

No solo el Congreso investiga el polémico contrato, también lo hacen la Oficina de Rendición de Cuentas del Gobierno y el FBI.

Con su comparecencia en el Congreso, Roselló concluyó una visita de dos días a Washington centrada en defender que los puertorriqueños necesitan la ayuda de más de 94.000 millones de dólares y un trato igualitario al de resto de ciudadanos estadounidenses. EFEUSA

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°