Florida se vuelca en ayudas a los damnificados del huracán Irma

Colegios públicos, ayuntamientos, empresas privadas, negocios y hasta cruceros se han volcado estos días con los damnificados del huracán Irma en Florida, a los que ofrecen gratis alimentos, agua, descuentos en compras y refugio.

Así, la línea de cruceros Bahamas Paradise ha abierto las puertas de uno de sus barcos atracado en el puerto de Palm Beach (al norte de Miami) a aquellos necesitados de refugio y alimentos por la falta de fluido eléctrico en sus hogares.

El crucero permanecerá atracado en este puerto hasta el sábado, con un coste por alojamiento y comida de 39 dólares por persona.

Y once escuelas públicas del condado de Miami-Dade distribuyen hoy agua y 30.000 servicios de comida caliente gratis a todos aquellos necesitados de alimentos, informó en su cuenta de Twitter el superintendente del Sistema de Escuelas Públicas, Alberto Carvalho.

"Es nuestra obligación moral responder a nuestra comunidad en estos tiempos difíciles", señaló Carvalho sobre esta asistencia impulsada por la organización sin ánimo de lucro Feeding South Florida Food Bank.

También el ayuntamiento de la ciudad de Miami Gardens ofrece hoy a aquellos sin luz en sus casas unas 400 raciones de comida caliente de forma gratuita en la iglesia episcopal Holy Family de esta localidad aledaña a Miami. Se requiere presentar un documento del lugar de residencia.

Por su parte, la Guardia Nacional de Florida y varias organización privadas distribuyen desde el jueves agua mineral gratis en los condados de Brevard, Seminole, Volusia y Polk (centro del estado), con el fin de paliar algo las necesidades de los afectados.

En el condado de Brevard, la Guardia Nacional de Florida hará entrega de una caja de agua mineral gratuita por vehículo en las ciudades de Cabo Cañaveral, Cocoa, Cocoa Beach y en el centro comercial de Merrit Square, en Merrit Island.

Los supermercados HEB, de Texas, continúan con sus envío por carretera de suministros a la cadena de tiendas Publix, muy implantada en Florida, para abastecer a los damnificados y en respuesta a la ayuda prestada por Publix cuando Harvey azotó este estado sureño.

El paso del ciclón Harvey por el sureste de Texas dejó unas sesenta víctimas mortales y decenas de miles de desplazados, después de tocar tierra el 25 de agosto y causar históricas inundaciones en la cuarta ciudad más grande del país, Houston.

Los camiones de HEB cargados de agua, hielo y artículos de limpieza hacen su entrega en las instalaciones centrales de Publix ubicadas cerca de la ciudad de Tampa, en la costa oeste.

Por otro lado, el senador por Florida Bill Nelson solicitó a las empresa de cable, teléfono e internet del estado que procedan a establecer rebajas, exenciones y anulaciones de cargos extra a sus usuarios, cuando todavía cerca de dos millones de hogares, oficinas o negocios permanecen sin luz ni aire acondicionado.

Nelson envió la solicitud a los presidentes de compañías como AT&T, Sprint, Verizon, Comcast, a los que pide que ofrezcan descuentos a los clientes sin fluido eléctrico y permitan una moratoria de 60 días para los cargos por retraso en el pago.

Por su parte, la cadena sueca de muebles y artículos para el hogar Ikea está ofreciendo un descuento especial del 15 %, el mismo del que gozan sus empleados, para comprar determinados artículos en sus tiendas de Miami, Tampa y Orlando como forma de ayudar a los damnificados de Irma.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°