La Iglesia no ha renunciado a investigar asesinato de Romero

Iglesia católica no ha renunciado a que se investigue el asesinato del arzobispo mártir Oscar Arnulfo Romero

El obispo auxiliar de San Salvador, monseñor Gregorio Rosa Chávez, dijo el martes que la Iglesia católica no ha renunciado a que se investigue el asesinato del arzobispo mártir Oscar Arnulfo Romero.

"El proceso (de investigación) es necesario hacerlo", dijo Rosa Chávez en un programa de la televisión nacional. Romero fue beatificado el sábado en una multitudinaria ceremonia en la capital salvadoreña.

Recordó que la Iglesia acudió a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, que condenó al gobierno salvadoreño, para que se reabriera la causa judicial y se aplicaran acciones reparadoras.

En marzo de 2010 el entonces presidente Mauricio Funes (2009-2014) reconoció la responsabilidad histórica del Estado en el asesinato de monseñor Romero, que aseguró "fue víctima de la violencia ilegal que perpetró un escuadrón de la muerte" y pidió perdón por el magnicidio.

Pero está pendiente la derogación de una ley de amnistía que impide que sean juzgados los involucrados en el crimen.

Rosa Chávez recordó que cuando se presentaron ante la Corte Interamericana plantearon "queremos perdonar, pero hay dos condiciones, la verdad y la justicia, que se reconozca qué pasó y que se haga justicia".

Recientemente grupos civiles pidieron a la Fiscalía General de la República que se reabra la investigación del asesinato de Romero y que se derogue la ley de amnistía.

Romero fue asesinado mientras oficiaba misa el 24 de marzo de 1980 cuando un desconocido le disparó al corazón desde un vehículo estacionado frente a la entrada principal de una capilla de un hospital para enfermos de cáncer.

Un informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas, creada poco después de los acuerdos de paz, determinó que el autor intelectual del crimen fue el mayor Roberto d'Aubuisson, fundador del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) que gobernó el país durante 20 años (1989-2009).

Rosa Chávez también se refirió a la presencia del hijo de d*Aubuisson en la ceremonia de beatificación de Romero y afirmó que "fue valiente porque él se exponía a ser ofendido y de hecho fue ofendido", pero dijo que era un paso en el camino hacia la reconciliación. "Los que nos sentimos ofendidos tenemos que ser humildes. Yo estoy contento con esta presencia porque fue un gesto hermoso y habrá muchos más".

Afirmó que quienes atacaron a Romero se están acercando a su tumba a pedir perdón, "porque muchos lo acusaron sin nunca haber leído nada de él".

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
60°