Bonos para apoyar a policías en El Salvador

En los últimos meses las pandillas han arreciado sus ataques contra las autoridades

La Asamblea Legislativa aprobó reorientar 28 millones de dólares del presupuesto general de El Salvador para entregar un bono a todos los miembros de la Policía Nacional Civil, así como para pagar salarios ordinarios a más de 6.000 efectivos de la fuerza armada que participan en tareas de combate a la criminalidad que abate a este pequeño país centroamericano.

La reforma fue aprobada con los votos de 83 de los 84 diputados de los partidos políticos representados en el Congreso unicameral, entre ellos de oposición encabezados por la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena).

Los recursos provienen de un préstamo de 100 millones de dólares del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que estaban destinados a financiar diversos proyectos.

De los 28 millones de dólares, 15 millones se destinarán para entregar en los próximos días una bonificación de 600 dólares a los agentes, cabos y sargentos de la policía que realizan labores de patrullaje en los territorios, mientras que a los oficiales se les asignará un bono de 400 dólares y al personal administrativo de la corporación uno de 250 dólares. El bono a los policías estará libre de impuestos.

Otros 13 millones de dólares serán destinados a la fuerza armada, los cuales se usarán para pagar la planilla de salarios ordinarios de los 6.000 efectivos que apoyan las tareas de seguridad, y el resto se utilizará en la adquisición de equipo indispensable para el cumplimiento de su deber, como chalecos antibalas y medios de transporte.

Los policías que en los últimos meses se han convertido en blanco de los grupos criminales ya han salido a las calles para exigir del gobierno un salario justo y mejores condiciones de trabajo. Los del nivel básico reciben un salario de 424 dólares al mes y están exigiendo que se les pague 1.000 dólares mensuales, porque argumentan que lo que reciben no compensa el trabajo que realizan.

"Queremos que nos den un salario justo, queremos que nos paguen 1.000 dólares mensuales porque lo que ganamos no es suficiente para cubrir los gastos de nuestros hogares", dijo a la AP una mujer policía que negó identificarse por temor a sufrir represalias.

En los últimos meses las pandillas han arreciado sus ataques contra las autoridades. En lo que va del año han asesinado a 34 policías, a un mecánico de esa fuerza, a 13 militares, a seis guardias de centros penales y a un fiscal. En 2014 fueron asesinados 39 policías, en su mayoría cuando se encontraban de licencia.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
62°