Una escuela tradicional y una charter comparten un mismo techo; esto podría ser una ventana al futuro

Un campus de L.A., compartido por una escuela tradicional y una charter, podría ofrecer una ventana al futuro

Bajo la sombra en una calle del lado oeste de L.A., acurrucada justo debajo de la curva donde la Autopista 10 se encuentra con la 405, dos visiones diferentes de cómo enseñar a los estudiantes en Los Ángeles se ubican una al lado de la otra.

Daniel Webster Middle School es una escuela pública tradicional, que atiende a unos 430 estudiantes tanto del vecindario como de otros lugares de la ciudad. En la orilla del campus, más allá de un pequeño estacionamiento, está Magnolia Science Academy 4, una charter (o ‘independiente’) que recibe financiamiento público pero se administra de forma independiente, y recibe a cerca de 200 estudiantes entre los grados 6 a 12, con clases más pequeñas.

El próximo año, una segunda escuela charter, Citizens of the World Charter Mar Vista, se unirá al campus y colocará a los niños de kindergarten en aulas junto a los preadolescentes de Webster.

Esta ha sido la forma de las escuelas en L.A. en los últimos años, mientras las charter aumentan de forma rápida. El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) ya tiene más escuelas independientes y más estudiantes en ellas que cualquier otro sistema escolar, aunque aún representan sólo el 16% de la matrícula.

Los resultados de las elecciones han traído esperanzas y temores al campus de Webster y a otras escuelas de toda la ciudad. Algunos creen que el cambio de política proporcionará más opciones para educar a sus hijos. Pero otros se preocupan de lo que podría suceder con las escuelas tradicionales del LAUSD, y están alarmados por el enorme gasto realizado por las fuerzas pro-charter, que superó los $14 millones de dólares, gran parte de los cuales fueron recaudados por partidarios de estas instituciones.

Mark Kleger-Heine, director ejecutivo en Los Ángeles de Citizens of the World Charter Mar Vista -que se ha enfrentado a la oposición de varias comunidades de escuelas públicas que deben compartir sus campus- afirmó que es demasiado pronto para saber qué cambios traerá la nueva Junta, ahora de mayoría pro-charter, a las escuelas de Los Ángeles. Sin embargo, su enfoque para trabajar con el distrito seguirá siendo el mismo.

“El objetivo que tengo probablemente no ha cambiado... Es que todos los estudiantes tengan acceso a una gran educación y a una escuela que satisfaga sus necesidades", aseguró Kleger-Heine

Una Junta Escolar de mayoría charter probablemente pondrá menos resistencia a las nuevas escuelas independientes y podría hacer más fácil para las charter ya existentes renovar sus acuerdos operativos quinquenales. Las charter también podrían obtener un mayor acceso a las aulas del distrito, como las de Webster, y al dinero de construcción de escuelas, que es controlado por el LAUSD.

Los partidarios de las charter sostienen que estas entidades ofrecen opciones de alta calidad a aquellos padres cuyos campus tradicionales cercanos a sus barrios tienen bajo rendimiento estudiantil y otros problemas. Las charter han demostrado ser populares entre muchos padres, y algunas tienen listas de espera.

Por otra parte, los críticos de estas escuelas independientes cuestionan su éxito y afirman que la pérdida de estudiantes -y de la financiación que traen aparejada- pone en peligro la capacidad del distrito para ofrecer servicios completos a los padres de niños en las escuelas tradicionales, incluyendo a aquellos con discapacidades moderadas a severas.

Debido a una ley de California que obliga a los distritos escolares a alquilar espacios vacíos a las charter, las escuelas públicas tradicionales y las charter a menudo están forzadas a convivir. Ese es el caso de Magnolia y Webster, en medio del Distrito 4 del LAUSD, donde el partidario de las charter Nick Melvoin derrotó el martes por la noche a Steve Zimmer, respaldado por el sindicato.

Corianne Cook, maestra de Webster de sexto grado, aseguró que los resultados electorales la hicieron llorar. “Me siento como si hubiera sido traicionada por muchos de los miembros de la comunidad que quieren socavar y desmantelar el sindicato y lo que defendemos", expresó Cook. La mayoría de las charter carecen de las protecciones que las escuelas del distrito proveen a los maestros.

“No voté; no tuve la oportunidad”, afirmó la madre de Cecy De La Torre, estudiante de Webster, quien no vive en el Distrito 4. “Pero me desperté pensando en que la gente se hizo escuchar. De hoy en adelante, vamos a tomar cualquier negatividad que venga y convertirla en algo positivo".

Los padres de los estudiantes de Webster intentaron dejar claro que no desean que Citizens of the World se una al campus. Los estudiantes de kindergarten ocuparán cinco salones en el edificio principal de Webster, lleno de estudiantes de secundaria, lo cual borrará la separación del espacio. Actualmente, solo dos salones de Magnolia están en el lado que ocupa Webster.

También afirmaron que Webster está en las fases iniciales de un renacimiento, con la nueva apertura del programa magnet y una mayor inscripción proyectada para el próximo año, y que dar espacio a una charter podría atrofiar su crecimiento.

Ángela Rodríguez, cuya hija está en sexto grado en Webster, deseaba que los votantes hubieran elegido a miembros de la Junta Escolar que quieran mejorar el distrito desde dentro, en lugar de comprometerse con las charter.

Las escuelas públicas Magnolia son parte de una red de escuelas charter con 10 escuelas en el sur de California. La primera de ellas se estableció en 2001, y ha estado envuelta en un drama derivado por su práctica de traer a profesores de Turquía con visas temporales de trabajo. La red fue acusada de mala administración del dinero antes de que Caprice Young llegara como su directora ejecutiva, en 2015.

Young, quien trabajó en la Junta Escolar del LAUSD entre 1999 y 2003, afirmó que el financiamiento externo de ambas partes en las elecciones recientes fue desalentador. Sin embargo, remarcó que espera que el cambio pro-charter fuera bueno para todos los estudiantes. "Necesitamos una nueva visión para la educación en Los Ángeles... Que realmente abrace la creatividad de todos nuestros educadores y permita la flexibilidad para que nuestros educadores creen programas únicos para los alumnos", aseguró Young. "Ahí es donde nuestros nuevos... miembros de la Junta tomarán el distrito, si son capaces de convencer a sus compañeros".

Múltiples personas en Magnolia, que comparte el campus con Webster desde 2009, describieron la relación entre las dos escuelas como "neutral". Los estudiantes tienen entradas separadas, los padres no interactúan y son los administradores quienes comunican cuándo y cómo compartir el espacio.

Sofía Aquino una madre voluntaria de Magnolia, quien tiene un hijo en el décimo grado y otro recientemente graduado de la escuela, no habló con otros padres sobre la elección. Aquino no cree que tener un consejo pro-charter afectará la educación de su hijo, afirmó, pero podría aumentar el apoyo a las charter en general.

Lisa Ross trabajó como maestra y facilitadora de datos en las escuelas del LAUSD durante nueve años antes de convertirse en directora de este campus de Magnolia. Todos los padres de su escuela, aseguró, recibieron una llamada automatizada que les recordaba presentarse a votar, aunque la llamada no era partidista. En cuanto a su reacción personal, “No dejo que lo que está pasando afuera afecte lo que estamos haciendo aquí por nuestros hijos, dentro de los límites de nuestras escuelas”, agregó.

En tanto, Melvoin aseguró este miércoles que quiere mejorar el proceso del LAUSD para asignar aulas a las charter: “No hay ninguna intención en que las escuelas trabajen juntas”, dijo.

El reportero de planta Howard Blume contribuyó con este reporte.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°