Tres debates cruciales a seguir en la reunión de la Junta de Educación del Estado de California de septiembre

¿Cómo debería California definir a las escuelas de bajo rendimiento e intervenir en los distritos escolares que claramente necesitan ayuda adicional?

Los funcionarios del sector educativo han estado reflexionando sobre estas preguntas por mucho tiempo, pero durante la reunión de la Junta de Educación del Estado del miércoles y el jueves, se esperaba que tomaran decisiones clave y ofrezcieran una última oportunidad para la discusión pública de cómo el estado cumplirá con una ley federal crucial.

Aquí están los tres temas clave que estaremos siguiendo y esperamos que se unan a nosotros. 

1) ¿Qué está pasando con los resultados de los exámenes del año pasado?

En primer lugar, la Junta debe discutir la Evaluación del Rendimiento y Progreso de los Estudiantes de California, es decir, las pruebas estandarizadas del estado.

Si bien el tema del programa se centra en gran medida en la capacitación y la presentación de informes para las futuras aplicaciones de la prueba, el público todavía no tiene acceso a las calificaciones escolares del último año escolar. (Los padres de familia recibieron informes de las puntuaciones individuales de sus estudiantes este verano).

 Se suponía que el Departamento de Educación de California (CDE, por sus siglas en inglés) debía publicar los últimos datos de los exámenes a fines de agosto. Pero pocos días antes de la fecha programada, los miembros del personal dijeron que la publicación sería aplazada indefinidamente debido a “problemas de datos”, específicamente, un problema con la clasificación de los puntajes de los estudiantes de educación especial dentro de sus distritos.

Al menos un experto en educación, Doug McRae, ha señalado que este problema en particular no afectaría los promedios estatales. Pero los funcionarios de la CDE dicen que no quieren publicar las puntuaciones en ningún nivel hasta que estén seguros de que toda la base de datos sea exacta. A menos que haya otro cambio esta semana, podemos esperar los resultados en algún momento de la próxima semana.

2) ¿Cómo será el plan ESSA final del estado?

Este verano, los expertos en educación discutieron sobre el plan de California para satisfacer la Ley Cada Estudiante Triunfa (ESSA, por sus siglas en inglés), el reemplazo de la Ley Que Ningún Niño se Quede Atrás del 2015. El plan del estado, con la aprobación del gobernador, debe ser presentado ante la secretaria de educación Betsy DeVos el 18 de septiembre.

La Ley Qué Ningún Niño se Quede Atrás fue menospreciada por ser demasiado prescriptiva sobre cómo los estados deben identificar y sancionar a las escuelas deficientes, ESSA le otorga a los estados más libertad, pero en última instancia, requiere que los estados ayuden a las escuelas de bajos rendimientos.

Bajo ESSA, los estados deben identificar al 5% con más bajo desempeño de sus escuelas de alta pobreza, así como las escuelas preparatorias con tasas de graduación persistentemente bajas, y ayudarlas a mejorar.

 El mes pasado, un grupo de expertos en educación de la Costa Este publicó un informe criticando el plan del estado. David Sapp, director adjunto de política y asesor legal de la Junta, dijo que las conclusiones del informe no eran válidas porque California está haciendo mucho más de lo que la ley federal especifica. El presidente de la Junta, Mike Kirst, también desestimó la crítica.

Desde la última reunión de la Junta, el proyecto de plan del estado cambió ligeramente la definición de un “maestro ineficaz”, eliminando a los “maestros con acreditación interna” de aquellos que pueden ser incluidos en esa categoría. Los miembros del cuerpo de Teach for America tienen credenciales internas.

 Antes de la reunión algunos grupos presentaron documentos a la Junta, pidiendo cambios más amplios. Samantha Tran, directora ejecutiva senior de educación para Children Now, un grupo que ejerce presión y organiza a activistas en nombre de los derechos de los niños, escribió que el plan carecía de un “enfoque en la equidad”.

Con tan poco tiempo antes de la fecha límite, es difícil imaginar que el plan cambie significativamente. Kirst ha dicho que el plan es sólo una plataforma para los esfuerzos globales de California en la nivelación del campo de juego educativo y que deliberadamente está manteniendo los detalles a lo mínimo.

 ¿Cómo debería el estado bajo sus propias leyes ayudar a los distritos escolares que tienes  bajo rendimiento?

Este tema también sería discutido. La Fórmula de Financiamiento de Control Local (LCFF, por sus siglas en inglés), una importante ley de financiación escolar de California, vino con su propio sistema de responsabilidad escolar, separando los requerimientos del gobierno federal. Bajo la LCFF, el estado debe identificar y apoyar a los distritos escolares de bajo rendimiento.

La Junta discutirá cómo las oficinas de educación del estado y del condado deben trabajar con esos distritos. En noviembre, se supone que los superintendentes del condado deben ponerse en contacto con los distritos elegibles para recibir ayuda adicional. Se supone que los distritos deben realizar evaluaciones para llegar a las raíces de sus problemas.

Ryan Smith, director ejecutivo de Education Trust-West, una organización sin fines de lucro con sede en Oakland que aboga por la equidad educativa, les escribió a los miembros de la junta que le preocupa que las ideas de apoyo den demasiada libertad a los distritos escolares. Instó a la Junta a “exigir que una agencia o proveedor externo trabaje junto a” los distritos en el análisis de sus problemas, para “asegurar que el distrito sea lo suficientemente funcional” para cambiar.

Al diseñar este proceso, la Junta está mirando a otros estados. En Ohio, los distritos deficientes obtienen tecnología, capacitación y servicios administrativos adicionales. En Texas, pueden pedir cosas específicas, tales como códigos de disciplina y pautas de educación especial.

La Junta discutirá los posibles planes para ayudar a mejorar a los distritos escolares. El tema del programa correspondiente establece que los esfuerzos anteriores de intervención estatal en los distritos de bajo rendimiento han fracasado. El objetivo es que el nuevo sistema sea diferente: idealmente, en lugar de imponer planes de mejoras uniformes, se supone que el estado y los condados trabajarán con los distritos para crear soluciones personalizadas.

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer esta historia en inglés haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group