¿Por qué el presidente de la Junta Directiva, Ref Rodríguez, no escribió un cheque de gran cantidad a su nombre?

Cuando se dio a conocer la noticia de que el presidente del consejo escolar de Los Ángeles, Ref Rodríguez, había sido detenido en un caso criminal por las contribuciones de su campaña, tanto amigos como enemigos estaban desconcertados.

Rodríguez, que obtuvo un lugar en la Junta Escolar en 2015, legalmente podría haber puesto en su campaña de inicio tanto dinero como hubiera querido. Entonces, ¿por qué, como afirman los fiscales, él habría arreglado que otros hicieran donaciones y luego usar sus fondos para pagarles de manera ilegal?

Esa pregunta se cierne a Rodríguez que enfrenta tres cargos de felonía, incluyendo perjurio y conspiración, en lo que los investigadores llaman un plan para efectuar lavado de dinero por medio de la campaña.

"Es uno de los casos de blanqueo de dinero más inusuales que he visto, tal vez el más inusual", dijo Bob Stern, coautor de la histórica Ley de Reforma Política de California. "No hay límites sobre cuánto de su propio dinero puede ser utilizado como contribución. Entonces, ¿por qué haría esto?

Stern dijo que no podía recordar otro caso en los últimos 40 años de un político acusado de pagar ilegalmente a sus propios contribuyentes. En las campañas, tales violaciones suelen cometerse por donantes o recaudadores de fondos, dijo, no por los mismos políticos.

Los fiscales también acusaron a Rodríguez de 25 cargos por delitos menores de violaciones en las finanzas de campaña y han planteado la posibilidad de una posible pena en prisión.

En un documento presentado el miércoles pasado, la fiscal de distrito Jackie Lacey, lo acusó de presentar documentos fraudulentos a mediados de enero de 2015, afirmando que había recaudado más de 51,000 dólares de los contribuyentes para su campaña.

Cerca de la mitad de esa cantidad provenía de 25 contribuyentes - amigos y familiares - a quienes Rodríguez había reembolsado ilegalmente, según los fiscales. Rodríguez obtuvo el dinero, al cobrar una inversión empresarial de $26,000.

Rodríguez no ha negado explícitamente las acusaciones. En una declaración el día en que fue acusado, dijo que ha cooperado con las autoridades y que espera resolver el asunto "de manera expedita y justa".

Su abogado, Daniel Nixon, no respondió el viernes a una solicitud de The Times para una entrevista. A principios de la semana, Nixon minimizó la gravedad del caso, lo que ha sorprendido a los círculos educativos de L.A., ya que se enfocó en una cantidad de dinero relativamente pequeña.

Los investigadores de la ciudad dicen que Rodríguez llevó a cabo el plan de lavado de dinero de la campaña a finales de diciembre de 2014, poco después de que se presentará a la contienda.

Algunos consultores políticos y miembros del sistema educativo dicen que hay razones lógicas por las que Rodríguez, que tenía posibilidades de derrotar a un miembro del consejo escolar en las elecciones de marzo de 2015, podría simplemente no haber querido escribir un cheque para comenzar su campaña.

En ese momento, Rodríguez y sus dos oponentes -el miembro titular del consejo Bennett Kayser y el maestro Andrew Thomas- se enfrentaban a una fecha límite para recaudar fondos el 31 de diciembre. La campaña de Rodríguez tenía sólo unas pocas semanas y pronto tendría que publicar sus primeros números en donaciones de fondos. Fue un período crítico, según algunos expertos políticos.

Thomas ya había informado de que había puesto 51,000 dólares de su propio dinero en su campaña. La consultora política Sue Burnside, quien representó a Kayser, dijo que cree que Rodríguez estaba sintiendo presión para demostrar que él también era competitivo financieramente.

Si Rodríguez mostraba únicamente $25,000 en su primer informe de recaudación de fondos, habría quedado detrás de sus oponentes de manera significativa - y no lo habrían visto como un candidato viable por los donantes, consultores y la comunidad educativa de L.A., dijo Burnside.

Una cantidad más baja "le habría hecho parecer débil, y no el candidato estrella que todo el mundo estaba promocionando afuera", dijo. "Su campaña nunca lo habría lanzado de la forma en que lo hizo sin los $ 51,000 planteados en el primer período".

Harvey Englander, cabildero (lobbyist), y consultor político, dijo que los que son candidatos por primera vez típicamente enfrentan presión para mostrar números sólidos de recaudación de fondos desde el principio. Aunque Rodríguez podría haberse donado el mismo el dinero, un informe mostrando las contribuciones de un número significativo de donantes habría causado más impacto, dijo Englander.

"Esas son las personas que estarán dispuestas a caminar por una sala, dispuestos a poner una señal en su césped", dijo Englander. "Así que siempre es mejor demostrar que se puede recaudar dinero y no sólo dar dinero".

Si Rodríguez hubiera donado una gran suma a su propia campaña, los donantes sofisticados también podrían haberse preguntado si realmente tenía la intención de gastar ese dinero - o simplemente buscaba inflar sus cifras, dijo Englander, que ha trabajado en campañas locales, estatales y federales por 49 años. Los candidatos no tienen que gastar el dinero que dan a sus campañas.

La victoria de Rodríguez en 2015 representó un gran logro para los defensores de las escuelas charter, que habían estado buscando destituir a Kayser, un escéptico de las charter firmemente alineado con el sindicato de maestros.

En los últimos días, algunos partidarios de Rodríguez han argumentado que él habría tenido poco que ganar al ocultar a sus donantes. Cuando Rodríguez entró en la contienda, ya tenía la fortuna y el poder de los defensores de las escuelas charter, que trabajaron con sus aliados para gastar más de 2 millones de dólares en su campaña.

Roger Lowenstein, ex abogado de defensa criminal que fundó las escuelas charter de la Academia de Liderazgo de Los Ángeles, dijo que el caso de Rodríguez se centra en "un crimen sin una víctima".

Es "totalmente loco", dijo Lowenstein, pensar que la lista de donantes de Rodríguez -parientes y amigos- habría influido en sí otros decidieron apoyar su campaña.

"Y también es totalmente loco que no haya sido Rodríguez, quien donó los $25,000 a su campaña, que es legal y está permitido hacer", agregó. "Es un poco triste".

Los cargos criminales son raros para los funcionarios locales elegidos por L.A. En 2010, el fiscal Steve Cooley acusó al entonces, concejal de L.A. Richard Alarcon por perjurio y fraude electoral en un caso que se centró en saber si mintió sobre donde vivía. Alarcón permaneció en el cargo hasta 2013, y el caso sigue en curso.

 Cuatro años antes, el ex concejal de la ciudad, Martin Ludlow, se declaró culpable de un cargo federal de conspiración para desviar $36,492 de un sindicato de empleados de la escuela a su campaña de 2003. Pero Ludlow había dejado el puesto cuando se presentaron los cargos.

De acuerdo con el portavoz del fiscal de distrito, Greg Risling, si Rodríguez es declarado culpable, los cargos por delitos graves no le requerirán automáticamente que deje el cargo.

Sin embargo, la Charter de la Ciudad de Los Ángeles contiene disposiciones que podrían poner en duda el futuro de Rodríguez.

Si un miembro del consejo escolar es declarado culpable de una infracción de violación de la ley de delitos menores, el juez debe determinar si esa violación tuvo un "efecto material" en el resultado de esa elección. Si el juez determina que efectivamente tuvo un efecto material, entonces el miembro del consejo escolar debe ser removido de su cargo.

El profesor de historia del Distrito Escolar Unificado Los Ángeles Brent Smiley, quien se ha ofrecido como voluntario para varios candidatos de la junta escolar, dijo que cree firmemente que las actividades descubiertas por la Comisión de Ética desempeñaron un papel fundamental en el resultado de la contienda. Las donaciones de campaña en cuestión le dieron a Rodríguez "legitimidad instantánea" en un momento crítico, dijo Smiley.

En el primer informe de recaudación de fondos de 2015, Rodríguez tenía $ 51,000 en donaciones. Eso lo colocó en el mismo lugar que Thomas, que había recaudado casi $ 62,000, y Kayser, que había obtenido unos 66,000 dólares. De los tres candidatos, sin embargo, Rodríguez apareció en ese momento como el único candidato que no tenía que depender de su propio dinero.

Eso es un fraude. "Eso es manipular a los votantes", dijo Smiley, quien favoreció a Kayser en la contienda del 2015.

Sin embargo, los $24,250 en donaciones cuestionadas por los investigadores de ética son una pequeña fracción de los $2.5 millones gastados para apoyar la candidatura de Rodríguez en 2015. El consultor de la campaña, Michael Trujillo, quien ha trabajado para los candidatos de la Junta Directiva respaldados por las escuelas charter, dijo que esa cantidad, incluso en ese momento temprano de la campaña, no fue suficiente para cambiar la dinámica.

Sin esas donaciones impugnadas, Rodríguez "todavía habría ganado por la cantidad que ganó", dijo Trujillo.

Según investigadores, algunos donantes que fueron reembolsados trabajaron en la organización de la escuela charter donde Rodríguez sirvió como ejecutivo. Durante la campaña 2015, un reportero de KPCC expresamente le preguntó a Rodríguez sobre algunas donaciones más grandes que provenían de esos trabajadores.

Entonces, Rodríguez contestó al reportero que las donaciones eran legítimas y que los donantes no habían sido reembolsados. "Sé, que para muchos de ellos, este es un sacrificio tremendo", dijo Rodríguez a la estación.

 Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer esta historia en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group