Atención entrenadores: tengan cuidado con los dispositivos de grabación ocultos

Eric Sondheimer
Contact ReporterVarsity Times Insider
Atención entrenadores: tengan cuidado con los dispositivos de grabación ocultos

Los registros y las búsquedas como las que realiza el TSA (Administración de Seguridad y Transporte), podrían estar por llegar a los programas deportivos de las preparatorias. Los entrenadores, al parecer, necesitan una forma de defenderse contra el uso de los dispositivos de grabación que son utilizados para grabar clandestinamente, y tal vez ilegalmente, sus comentarios en los vestidores o en una casa club. 

La semana pasada, Larry McCann de Anaheim Esperanza se convirtió en por lo menos el segundo entrenador de béisbol de preparatoria del sur de California en ser expulsado después de una grabación secreta de un comentario hecho en una casa club.

En el caso de McCann, el audio proviene de una reunión del 11 de abril, celebrada después de que el récord de su equipo bajara a 3-12. En una copia de la grabación de 15 minutos obtenida por The Times, se puede escuchar al entrenador criticando a sus jugadores por su conducta, desde la forma “irrespetuosa” en la que se alinearon y actuaron durante el himno nacional, a su falta de trabajo duro durante el juego. 

También les recuerda que, como equipo, no sólo son personalmente responsables de sus propias acciones, sino también tienen la responsabilidad de ayudarse unos a otros.

¿No dejarían que una cosita como el no tener un sacacorchos les impida disfrutar de esa botella de vino que acaban de comprar, verdad? Miren estos videos para ver hasta qué extremos pueden llegar las personas para abrir una botella de vino en un apuro.

En un ejemplo, se refiere a un jugador, no por su nombre, a quién dice necesita ser frenado por sus compañeros de equipo. Al hacerlo, utiliza el término “estrangúlenlo”, pero luego rápidamente aclara que él no está pidiendo ningún tipo de confrontación física.

En cuanto al mensaje, McCann, quien se encontraba en su primera temporada como entrenador en jefe de Esperanza, no dijo nada que no haya sido dicho un millón de veces por miles de entrenadores. ¿Y su lenguaje? dice “burro” una vez y “mierda” una vez, palabras lo suficiente insulsas como para ser utilizadas en los programas de televisión de horarios estelares y en este periódico. 

Es difícil de creer que un entrenador pueda ser despedido sobre la sola base del contenido de esa grabación, sin embargo, McCann dice que esa fue la razón que le dieron. El director Ken Fox dijo que no podía comentar sobre un asunto personal.

Antes de la temporada pasada, el entrenador de béisbol de primer año de Granada Hills, Reggie Smith Jr., dijo que fue despedido después de una grabación secreta en la que usó groserías mientras hablaba con su equipo. 

La historia de éxito de la ex estrella de Hollywood High, Jeremi Ross, dista mucho de ser un guion. Irónicamente, Smith dijo que fue “felicitado” por los administradores de la escuela por el discurso a su equipo. “Fui elogiado por el contenido y carácter de mi discurso. Me despidieron porque alguien presentó la grabación. Había palabras vulgares en ella”.

Apoyes o no a los entrenadores en estos casos, existe esto: de acuerdo al Código de Educación de California 51512, “La Legislatura encuentra que el uso por parte de cualquier persona, incluyendo a un alumno, de cualquier dispositivo electrónico de escucha o grabación en cualquier salón de clases de las escuelas primarias y secundarias sin el consentimiento previo del profesor y el director de la escuela, altera y deteriora el proceso de enseñanza y la disciplina en la escuelas primarias y secundarias y su uso está prohibido”.

¿Pero el cuarto de casilleros o casa club es considerado un salón de clases? Un abogado del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), dijo a través del vocero del distrito que mientras el entrenador esté instruyendo a los estudiantes la prohibición de grabar que establece el Código Educativo es aplicable.

Aun así los entrenadores pueden perder sus trabajos. Smith dijo que fue al LAPD a discutir la colocación de una queja pero decidió no presentar cargos en contra del estudiante que hizo la grabación.

Ben Forer, agente de la Fiscalía del Distrito de Los Ángeles en la división de cibercrimen, dijo que grabar a las personas en un club de béisbol tal vez no sea un acto criminal porque no es considerada una comunicación confidencial.

Sin duda hay casos en los que la gente puede sentir que está justificado el uso de grabaciones secretas para atrapar a la gente, incluidos los entrenadores, que presentan comportamientos no éticos o abusivos.

Lo que está claro es que a pesar de las leyes en California que hacen ilegal registrar a alguien en privado sin su permiso, los entrenadores necesitan entender que los teléfonos inteligentes con dispositivos de grabación están por todas partes.

Derwin Henderson, un sargento de la policía de Los Ángeles que es el entrenador de fútbol en Hawthorne High, dijo que cuando se dirige a sus jugadores, "no tengo una expectativa de privacidad".

Lorenzo Hernández, entrenador de fútbol de Garfield High, dijo: "Creo que los tiempos han cambiado tanto que hay que ser muy cautelosos. Siempre asumo que estamos siendo grabados en alguna forma”.

Para protegerse a sí mismos, tal vez los entrenadores deberían decir a los estudiantes: "Esta es una conversación privada”.

David Snyder, director ejecutivo de la Coalición Primera Enmienda, dijo: "Todo el mundo tiene un teléfono celular. Todo el mundo tiene una cámara que puede tomar tanto imágenes de video y fotos, y todo el mundo tiene acceso a Internet y una plataforma para transmitir en todo el mundo. ¿Significa eso que cada relación alumno-entrenador debe ser precedida por una advertencia que no debe grabar?”

Snyder hizo una pausa para considerar su propia pregunta. Eso sería "extremo", dijo, "pero si el objetivo es preservar una estrecha relación entre el entrenador y el estudiante, [podría ser] necesario".

Traducción: Diana Cervantes
Para leer esta historia en ingles, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
77°