Así es el nuevo tablero escolar que indicará el desempeño de la escuela de su hijo en comparación con otras

Padres de California, prepárense para un cambio.

El estado develará el tablero llamado ‘California School Dashboard’, un nuevo código de colores que permitirá revisar el desempeño de la escuela de su hijo en comparación con otras.

La idea es simple: los padres necesitan más información de la que han recibido. No obstante, si el tablero proporciona la información correcta y si ésta es suficientemente clara, esos ya son temas de debate.

La última versión de las calificaciones escolares fue el Índice de Desarrollo Académico (API, por sus siglas en inglés). Cada escuela recibía un número conforme el puntaje de las pruebas. Estos números eran tan claros que generaban decisiones inmobiliarias -acerca de dónde comprar una propiedad para estar en un distrito escolar con buen puntaje-, y movían los precios de los bienes raíces.

Pero el API fue duramente criticado por parte de maestros y defensores, quienes consideraban que la compleja combinación de factores que influyen en el desempeño de una escuela no puede reducirse de esa manera.

El estado suspendió el API en 2014, cuando comenzó a utilizar las nuevas pruebas estandarizadas alineadas con los Estándares Comunes, o Common Core. No obstante, la vieja página de internet del API sigue siendo este mes una de las más visitadas del Departamento de Educación de California, según informó este mes un consultor a la Junta de Educación del estado. La Junta y su proveedor, WestEd, han intentado en los últimos años resolver el reemplazo del API -y solicitado comentarios al respecto-.

Algunos partidarios y grupos comunitarios quieren incluir información acerca de temas como el ‘ambiente escolar’, una forma de medir qué tan seguros se sienten los niños en la escuela; tasas de disciplina, para responsabilizar a las instituciones educativas por la suspensión en mayor medida de ciertos estudiantes en particular; e información de la asistencia, porque el ausentismo crónico es un signo revelador de una posible deserción a futuro.

Esta semana cuando la versión piloto del tablero esté en línea, los visitantes podrán buscar una escuela y encontrar el “reporte de equidad”. El informe incluye el desempeño de una escuela en las pruebas estandarizadas en inglés y matemáticas, el progreso de los aprendices de inglés, las tasas de suspensiones y las de graduación. Los enlaces permitirán a las personas encontrar más acerca de cada área, incluyendo el rendimiento de grupos específicos de alumnos.

En el camino se añadirá más información, como indicadores acerca del ambiente escolar y qué tan preparados están los estudiantes para ir a la universidad, así como los posibles puntajes en las pruebas de ciencia.

Cada escuela recibirá un color para cada una de las áreas. El azul indicará lo mejor, y el rojo la peor calificación. El color aparecerá en un círculo al lado de cada categoría, con un grado de sombreado destinado a transmitir el nivel del logro. Las escuelas no serán calificadas con un único color.

Si bien el API era claro pero no convencía del todo, los críticos consideran que el nuevo tablero es complejo y confuso. El grupo Parent Revolution ha propuesto una alternativa que desarrolló junto con el Center for American Progress, que añadiría dos mediciones generales para cada escuela. Una resumiría los aspectos académicos, la otra todo lo demás.

Parent Revolution se hizo famosa por organizar a los padres para que hagan uso de la ley llamada parent trigger, que fuerza el cambio en las escuelas con bajas puntuaciones. La semana pasada, el grupo viajó en autobús desde el sur de California hasta Sacramento para la reunión de la Junta Escolar.

El jefe ejecutivo de la organización, Seth Litt, aseguró que Parent Revolution mostrara a los padres cómo luce actualmente el nuevo tablero. “Ellos seguían preguntando cuáles eran las puntuaciones, incluso cuando no se trata de calificaciones reales”, afirmó el ejecutivo, y añadió que el diseño hace muy complicada la comparación entre factores específicos de una escuela con otra. 

Alexandra Menjivar, quien tiene hijos en Wadsworth Elementary, en el sur de Los Ángeles, viajó en el autobús de Parent Revolution. La mujer declaró ante la Junta que las nuevas puntuaciones del sistema “no dan un punto de partida sobre el desempeño general de mi escuela. Los padres no pueden ser compañeros en la educación de sus hijos si el estado los mantiene en la oscuridad”.

La organización California Parent Teacher Association (PTA) explicó que obtuvo distintas reacciones en los grupos de debate realizados para los padres. “La mayor parte de los comentarios fueron: ‘Pensé que era mucho más complicado que esto. Ahora lo entiendo’”, detalló Celia Jaffe, vicepresidente de educación del grupo.

Pero PTA firmó una carta integrada por muchos grupos defensores, respecto de lo que ellos consideran el problema central de la nueva herramienta. Una vez que el tablero comience a incluir una medida de preparación para la universidad, la primera página de una escuela no mostrará resultados de los exámenes de los estudiantes de preparatoria (la Junta no quiso hacer un conteo doble de los puntajes de los estudiantes de onceavo grado, que se utilizan para determinar su grado de preparación para la universidad).

Los defensores afirman que no mostrar las puntuaciones hace que sea más difícil para los padres de esos alumnos ver la información que necesitan.

“Para el onceavo grado, solamente los niños con más alto rendimiento contarán (para el tablero), porque sólo ellos tendrán crédito por estar listos para la universidad”, afirmó Samantha Tran, directora en jefe de políticas de educación de otro de los peticionarios, Children Now, un grupo que cabildea y organiza a activistas en asuntos infantiles.

Los alumnos que se consideran listos para ir a la universidad son los que muestran un mejor desempeño. A Tran también le preocupa que el estándar para obtener un color positivo en temas académicos sea muy bajo y que haya recompensa para los pobres índices de mejoría.

El estado aún no ha decidido cómo utilizar el tablero para vigilar o controlar las escuelas, tal como lo requiere la ley federal. Esa es otra razón -además de proporcionar información a los padres- por la cual se necesita un buen sistema de clasificación.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí:

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group