50 escuelas de Los Ángeles recibirán $151 millones de dólares durante los próximos tres años

El Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, por sus siglas en inglés) destinará $151 millones a un grupo de 50 escuelas para resolver una demanda sobre cómo el sistema escolar gasta el dinero destinado a algunos de sus estudiantes más necesitados.

Los fondos, que serán distribuidos durante un período de tres años, se destinarán a escuelas en vecindarios de bajos ingresos, en su mayoría en el sur y el este de Los Ángeles, y pagarán por tales esfuerzos como una mayor tutoría, apoyo de salud mental, consejería, la participación de los padres y la justicia restaurativa.

Se supone que la ayuda adicional beneficiará a tres grupos de estudiantes: aquellos de familias de bajos ingresos, los aprendices de inglés y aquellos en el sistema de cuidado de crianza.

Los distritos reciben fondos adicionales del estado para beneficiar a esos alumnos. En el LAUSD, donde la mayoría de los estudiantes caen en por lo menos una de esas categorías, el dinero suma más de $1,000 millones anuales.

Casi todos los alumnos en los 50 campus mencionados en la resolución están en estos grupos.

El acuerdo “mejorará inmediatamente la vida de los estudiantes”, dijo Alberto Retana, director ejecutivo de Community Coalition, una organización sin fines de lucro local enfocada en temas de educación y del vecindario.

Mucho tiempo en proceso

Este acuerdo marca el final de una demanda presentada en el 2015 por Community Coalition y un padre de familia local que acusó al distrito de malgastar hasta $450 millones por año, usando ese dinero para operaciones generales en lugar de beneficiar a esos estudiantes.

Los defensores también presentaron una queja ante el estado, pidiéndole que obligará al LAUSD  a cumplir con las reglas estatales para el uso de la financiación. Si se le permitiera al LAUSD gastar el dinero indebidamente, otros distritos harían lo mismo, advirtieron.

Los activistas persiguieron posteriormente una queja similar contra el Distrito Escolar Unificado de Long Beach, alegando que también estaba malgastando los fondos estatales.

Ambos distritos escolares negaron cualquier acto ilícito.

El Departamento de Educación de California buscó un punto medio con el LAUSD en una decisión tomada el año pasado. Se alió con los defensores, pero no exigió que el distrito revirtiera las acciones pasadas. En cambio, ordenó al distrito a proporcionar evidencia de que sus gastos pasados llevaron a mejores servicios para los estudiantes, y dejó claro que el sistema escolar tendría que trabajar con los defensores para desarrollar un proceso para gastar el dinero en el futuro.

A principios de este año, el LAUSD presentó una contrademanda como parte del litigio, desafiando la interpretación del estado de la ley de fórmula de financiación. Como parte del acuerdo de esta demanda, el Departamento de Educación del estado estuvo de acuerdo en que el distrito ha cumplido con su resolución del 2016.

Sin embargo, las discusiones sobre cómo gastar el dinero de manera diferente ocurrieron en las negociaciones de liquidación de la demanda, a las que los funcionarios del distrito dijeron que estaban completamente comprometidos.

“Realmente estamos abrazando la idea de que la forma en que hacemos nuestro trabajo está cambiando”, dijo Pedro Salcido, director de política financiera del distrito. “Estamos siendo más decididos. Este acuerdo es el resultado de reevaluar lo que estamos haciendo hoy para que podamos hacerlo mejor mañana”.

La Junta de Educación de Los Ángeles aprobó los lineamientos de un acuerdo durante una sesión cerrada celebrada en julio, pero los detalles necesitaban ser resueltos.

“Estamos enviando un poderoso mensaje a las juntas escolares de todo el estado de que serán responsables”, dijo John Affeldt, abogado de servicios legales en la firma legal de interés público con sede en San Francisco, Public Advocates, que trabajó en la demanda junto con la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) de California y la oficina de Los Ángeles de Covington y Burling.

Las partes casi llegaron a un acuerdo en junio. Fueron detenidas en parte por la presión de los defensores para que el distrito pague los honorarios legales de ambos lados. El LAUSD se negó.

Una de las preocupaciones de los defensores es que las escuelas puedan no ser capaces de obtener la financiación hasta meses después de haber iniciado el año escolar. Bajo el acuerdo, los directores deben presentar planes de dos años para finales de octubre, y el superintendente tiene hasta el 28 de noviembre para aprobarlos o pedir cambios.

“Ciertamente hubiéramos esperado que el acuerdo fuera finalizado antes del comienzo del año escolar”, dijo Sylvia Torres-Guillén, directora de equidad educativa del ACLU de California.

El consejero general del LAUSD, David Holmquist, dijo que los directores han sabido desde el verano que sus escuelas estarían recibiendo la financiación y han tenido tiempo para preparar sus planes.

El último de muchos intentos para ayudar a los estudiantes marginados

La estrategia de financiamiento del estado y la demanda para hacerla cumplir están entre los muchos esfuerzos realizados durante décadas para dedicar más recursos a las escuelas que sirven a los estudiantes que se enfrentan a los mayores desafíos.

Estos incluyen el Título I, el programa federal contra la pobreza que se remonta a 1965.

El LAUSD también ha recibido cientos de millones de dólares estatales anualmente para combatir los daños de la segregación. Este financiamiento condujo a la estrategia magneto del distrito, diseñada para aumentar la diversidad en el campus.

Las escuelas magneto han demostrado ser populares, pero sólo han realizado un modesto progreso hacia la integración.

En los años ochenta, el distrito creó el Programa Diez Escuelas (Ten Schools Program), inundando 10 escuelas primarias en vecindarios de alta pobreza con un millón de dólares adicionales al año en financiamiento.

El esfuerzo registró algunas mejoras, pero el enfoque, la financiación y el impacto disminuyeron durante la década siguiente.

Las demandas subsecuentes resultaron en veredictos o acuerdos que también condujeron a aumentos de financiamiento en campus específicos durante periodos de tiempo.

Sin embargo, los estudiantes negros y latinos en áreas de alta pobreza han sido incapaces de alcanzar a sus compañeros blancos y asiáticos más prósperos.

Aunque el acuerdo “es una victoria prometedora, también sirve como un importante recordatorio de que las comunidades de color y de bajos ingresos siguen siendo ignoradas en Los Ángeles”, dijo Aurea Montes-Rodríguez, vicepresidenta ejecutiva de Community Coalition, en un comunicado. “Debemos continuar la lucha por nuestros niños”.

El dinero para el acuerdo se sacará de las reservas del distrito. Para el futuro, la superintendente de las escuelas de Los Ángeles, Michelle King, se ha comprometido a desarrollar un sistema más refinado para determinar qué escuelas necesitan más servicios adicionales.

Los defensores esperan que algunas de las medidas del acuerdo, tales como el tomar en cuenta las puntuaciones de matemáticas y las tasas de suspensión, se utilicen más ampliamente en el distrito.

“El monto en dólares del acuerdo es decepcionante, en comparación con la suma mucho mayor indebidamente desviada de los estudiantes objetivo”, dijo Bruce Fuller, profesor de UC Berkeley, quien ha realizado investigaciones tanto para el LAUSD como para los grupos de defensa involucrados en la disputa.

Sin embargo, agregó que entiende la disposición a alcanzar un compromiso “ante el doloroso recorte fiscal del distrito”.

Reyna Frias, la madre del este de Los Ángeles mencionada en la demanda, dijo que el acuerdo significa que los estudiantes actuales obtendrán más recursos de los que necesitan. Dijo que espera que los fondos adicionales lleven a una mayor asistencia, mejores tasas de reclasificación para los aprendices de inglés y mayores tasas de graduación.

Pero Frias también dijo que deseaba que hubiera más fondos prometidos. Sus dos hijos siguen siendo alumnos del LAUSD, y ninguna de sus escuelas recibirá dinero del acuerdo.

Traducción: Diana Cervantes

Si quiere leer esta historia en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group