Se dieron a conocer los resultados de los exámenes estandarizados estatales, ¿pero qué significan?

Se dieron a conocer los resultados de los exámenes estandarizados estatales, ¿pero qué significan?

Los resultados de los exámenes estandarizados en todo el estado de California fueron dados a conocer el miércoles. Aquí brindamos algunos antecedentes como contexto.

¿Cuáles son estos exámenes?

Oficialmente, estos exámenes son conocidos como la ‘evaluación del rendimiento y progreso de los estudiantes de California’ (California Assessment of Student Performance and Progress). A algunos administradores escolares les gusta llamarlo "CAASPP"; otros lo llaman “Smarter Balanced”, por el nombre del grupo que los creó.

¿Qué miden éstos exámenes?

Estas pruebas deben medir si los estudiantes en los diferentes grados están en buen camino para ir a la universidad o seguir sus carreras profesionales después de terminar la escuela preparatoria. El examen se toma entre niños de tercero a octavo grado, y a los del grado 11. Las pruebas cubren las áreas de inglés y matemáticas y son relativamente nuevas; éste es apenas el segundo año que los alumnos reciben calificaciones. Con dos años de datos, esta es la primera vez que se puede comparar de año a año para revisar el progreso logra cada estudiante, o su escuela.

¿En qué se basan las pruebas o exámenes?

Las pruebas se basan en los Estándares Básicos Comunes (Common Core State Standards), un conjunto de objetivos de aprendizaje en las áreas de inglés y matemáticas que deben preparar a los estudiantes para la universidad; son más difíciles que los estándares estatales anteriores y requieren un método interactivo de aprendizaje y más pensamiento crítico.

“Esta evaluación se centra mucho más en las habilidades de pensamiento de orden superior que la antigua prueba de California”, aseguró Linda Darling-Hammond, profesora de educación de Stanford, quien ayudó a desarrollar las evaluaciones.

En las pruebas anteriores, por ejemplo, se le podría haber pedido al estudiante que respondiera  una pregunta de matemáticas de selección múltiple que involucrara una operación de multiplicación, explicó Darling-Hammond. En las nuevas pruebas, se le puede solicitar que utilice las matemáticas para diseñar una huerta que requiera una cierta cantidad de espacio entre uno y otro vegetal.

 ¿Cómo le fue a mi hijo?

Aunque las puntuaciones se conocerán públicamente esta semana en todo el estado, dependerá de los distritos escolares enviar por correo los resultados a las casas de los estudiantes. Los padres deben recibir un documento con los puntajes de sus hijos en las áreas de inglés y matemáticas, así como los resultados del año pasado. 

 Cada estudiante recibe una puntuación en inglés y en matemáticas, entre 2,200 y 2,700 aproximadamente (los números son ligeramente diferentes dependiendo del grado y la asignatura). Los puntajes se clasifican en cuatro categorías: estándar no cumplido, estándar casi satisfecho, estándar cumplido y estándar excedido.

Pero no hay que alarmarse si un estudiante no ha logrado los objetivos. “Los estándares son muy elevados”, afirmó Darling-Hammond. “Pero no significa que su hijo se está cayendo por un precipicio. Lo que uno debe buscar es el progreso del niño en determinado tiempo; si su rendimiento aumenta y si se va acercando cada vez más al objetivo del estándar”.

 También hay que tener en cuenta que estas pruebas son apenas algunos de los indicadores de éxito de un estudiante en la escuela. Los padres que tengan dudas o estén preocupados, deben hablar del desempeño dentro del aula con los profesores y los directores de sus hijos, y encontrar áreas específicas donde puedan mejorar, sostuvo Jo Ann Isken, directora interina y profesora del programa de educación para maestros de UCLA. También deben preguntar a sus escuelas qué otros recursos, tales como programas de tutoría o clases después de la escuela, podría estar disponibles para ayudarlos a mejorar.

¿Cómo le fue a la escuela?

Los expertos advierten que estos estándares son muy altos y que la prueba es relativamente nueva, por lo cual es importante observar el crecimiento a través del tiempo. Sabemos que los resultados anuales de toda la escuela no son tan útiles para comparar como los resultados de los alumnos, la escuela no necesariamente examina y mide a los mismos alumnos cada año.

¿Para qué sirven estos resultados?

No sirven para mucho, todavía. En algún momento, posiblemente en el próximo año, será un componente de un sistema más grande de rendición de cuentas de las escuelas, encaminado a determinar cuán bien éstas preparan a los estudiantes. El estado ha hablado de este sistema, pero aún no ha dicho como funcionará exactamente.

Se supone que los distritos escolares también deberán tener en cuenta estos resultados al momento de decidir cómo gastar el dinero, y para distribuir recursos adicionales. Los padres, por cierto, son una parte importante de ese proceso de toma de decisiones. Así que, quienes vean un área en particular que necesite mejorar en la escuela de sus hijos, pueden llevar sus sugerencia a la administración y, si es necesario, a la Junta Escolar.

Traducción: Diana Cervantes.

Si desea leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
70°