Berkeley se prepara para protestas con disturbios, incluso sin Ann Coulter

Berkeley se prepara para protestas con disturbios, incluso sin la participación de Ann Coulter

Después de semanas de debate, la comentarista conservadora Ann Coulter finalmente no hablará en UC Berkeley. 

Sin embargo, aún se espera que los manifestantes acudan en masa. Esto es lo que podría suceder:

Extremistas buscando problemas 

El capitán de la Policía de UC Berkeley, Alex Yao, señaló que las autoridades esperan que grupos de extremistas se acerquen al campus “para iniciar actos de violencia contra otros”. Yao mencionó que los estudiantes deben esperar una fuerte presencia policial este jueves y “muy, muy poca tolerancia hacia la violencia”. 

Entre aquellos que evalúan realizar sus propios eventos en Berkeley el jueves se encontraban el fundador de Proud Boys, Gavin McInnes, y la bloguera canadiense de derecha alternativa Lauren Southern, según esta última.

Más repercusiones por la cancelación de Coulter

“Que pena que la libertad de expresión esté [siendo] aplastada por matones”, Coulter publicó en Twitter al anunciar que había abandonado los esfuerzos para hallar un lugar en el campus donde pudiera hablar este jueves. 

La comentarista había sido invitada por dos grupos estudiantiles para hablar sobre la política de inmigración como contrapunto a un asesor de la administración de Clinton. El discurso se convirtió en un punto de encuentro de las libertades en el campus para los grupos conservadores cuando los administradores cancelaron por primera vez la visita, y luego la reprogramaron para una fecha impopular.

Los administradores citaron amenazas no especificadas de violencia al limitar la presencia de Coulter a un evento durante el día y fuera del campus principal. El campus de Berkeley y el centro adyacente de la ciudad desde febrero pasado han sido escenarios de tres enfrentamientos violentos entre manifestantes de derecha alternativa y nacionalistas blancos, de un lado, y los grupos anarquistas y antifascistas por otro. 

Coulter había prometido presentarse de todos modos, incluso contemplando efectuar un discurso al aire libre. Pero el miércoles descartó esa idea frente a las continuas amenazas, la negativa de la universidad para encontrar un edificio donde realizar el evento y el retiro de sus patrocinadores.

Coulter está ganando apoyo inesperado 

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) planteó sus propias preocupaciones este miércoles. David Cole, el director legal nacional, se mostró inquieto por la forma en cómo las amenazas de violencia silenciaron efectivamente a Coulter. 

“Si el gobierno consigue decidir qué discurso cuenta como incitación al odio, los poderes fácticos más tarde pueden sentirse libres de censurar cualquier discurso que no les guste”, remarcó Cole en un comunicado. “Por el futuro de nuestra democracia, debemos proteger el discurso intolerante de la censura del gobierno. En los campus universitarios, eso significa que la mejor manera de combatir el discurso de odio es a través del contradiscurso, las protestas vigorosas y creativas, y el debate, no mediante amenazas de violencia o de censura”, expuso.

El canciller de UC Berkeley, Nicholas Dirks, dio a conocer una declaración pública que hizo hincapié en el “compromiso a la libertad de expresión” de la universidad, y atribuyó el riesgo de disturbios y desafíos de libre expresión “a grupos externos”. “Esto es una universidad, no un campo de batalla”, dijo Dirks. “Las estrategias necesarias para abordar estas amenazas cambiantes también están evolucionando, pero la visión simplista de algunos -que sostienen nuestro departamento de policía puede simplemente intervenir y detener los enfrentamientos violentos cuando se produzcan- ignora la realidad”.

Traducción: Diana Cervantes

Para leer este artículo en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°