La Universidad Estatal de San Diego decide mantener el nombre Aztec

San Diego Union-Tribune

La Universidad Estatal de San Diego (SDSU) mantendrá la palabra Aztec como apodo, pero creará una versión más culturalmente sensible de su mascota en una decisión que refleja casi 20 años de un debate altamente racial sobre cómo la escuela trata a los pueblos indígenas.

“El guerrero azteca... se mantendrá, pero como líder espiritual, no como mascota”, dijo al Union-Tribune la presidenta interina de SDSU, Sally Roush.

“Esperamos una actitud mucho más digna y apropiada de esa persona”, dijo Roush. “No verás al guerrero azteca haciendo flexiones en la zona de anotación. No verás al guerrero azteca bailando con las porristas”.

La decisión forma parte de un movimiento más grande en los Estados Unidos en el que las instituciones, desde pequeñas escuelas secundarias hasta grandes universidades y equipos de Grandes Ligas, han modificado o eliminado los apodos y las mascotas que se consideraban culturalmente inaceptables.

Roush basó en gran medida su decisión en un informe producido por un grupo de trabajo compuesto por 17 miembros de la facultad, estudiantes, exalumnos y líderes comunitarios que exploraron si el uso de Aztec por parte de la escuela es culturalmente insensible o racista.

Muchos críticos han usado ese argumento, incluido un profesor de SDSU que señaló que los aztecas nunca vivieron en el suroeste de los Estados Unidos. Eran del centro de México.

Dos miembros del grupo de trabajo crearon un informe que decía: "Ningún humano debería ser una mascota".

El informe del grupo de trabajo llevó a Roush a decidir que las palabras Monty y Zuma ya no se usarán en nombre de ciertos premios otorgados por la universidad. Esos apodos representan la ruptura del nombre Montezuma, que Roush dijo es "muy irrespetuoso para el emperador de la civilización azteca".

Adela de la Torre, quien se convertirá en la presidenta de SDSU a fines de junio, leyó el informe y está de acuerdo con las decisiones de Roush, dijo la universidad.

El problema está resuelto, por ahora. Roush dijo que la universidad podría decidir retomar el tema en el futuro.

“Este es un tema muy difícil con fuertes sentimientos encontrados”, dijo Adam Day, egresado de SDSU quien esta semana fue nombrado presidente de la junta de fideicomisarios del sistema de la Universidad Estatal de California.

“La presidente Roush fue muy deliberativa e inclusiva en su alcance”, dijo Day. “Las recomendaciones del informe son muy reflexivas. Respeto el proceso y sus decisiones”.

El grupo de trabajo realizó una encuesta que encontró que la universidad, sus egresados y el público quieren mantener el nombre Aztec, que se usa desde 1925. Pero el informe también contiene disentimiento y ansiedad.

Mientras discutía el nombre, el grupo de trabajo señaló que, "en el clima político actual en relación con la frontera entre Estados Unidos y México, la eliminación del apodo puede leerse como discriminatorio y un intento de borrar nuestra relación con México y otros países latinoamericanos".

Pero el grupo de trabajo también consideró el punto de vista opuesto, diciendo que deshacerse del apodo es razonable.

“El cambio está justificado por el clima político actual que se inclina hacia la discriminación racial y étnica”, dijo.

El nuevo informe dice que se enviaron más de 200 mil encuestas a egresados, profesores y personal, estudiantes y la comunidad, preguntando si Aztec debería usarse como un apodo y como el nombre de la mascota de la escuela.

Casi 13 mil personas respondieron. Entre ellos, casi nueve de cada 10 apoyaron mantener el apodo y casi 8 de cada 10 respaldaron a una mascota humana de un guerrero azteca.

Robbins escribe para el U-T. 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°