La ciudad de California que no sabe qué hacer con las bicicletas incautadas

Gustavo Solis
Contact ReporterSan Diego Union-Tribune

La ciudad de Coronado, California, ha incautado más de 100 bicicletas desde marzo. Ahora, planea reciclar las bicicletas que llevan almacenadas más de 90 días.

Las bicicletas de renta han invadido todo el condado de San Diego. Se pueden alquilar usando una aplicación de teléfono inteligente por tan solo 1 dólar y no tienen que ser devueltos a una tienda o estación. En cambio, se bloquean cuando no están en uso.

El código municipal de Coronado requiere que las empresas que usan las calles obtengan un permiso. Debido a que las compañías de bicicletas sin estación —Lime, ofo, Mobike— no tienen un permiso, la ciudad puede incautar sus propiedades.

Hasta la semana pasada, Coronado había recolectado 106 bicicletas, según Clifford Maurer, director de servicios públicos e ingeniería.

Las compañías tienen que pagar una tarifa de incautación de 45 dólares y una tarifa de almacenamiento de 1 dólar por día para recoger sus bicicletas. La mayoría de las bicicletas en las instalaciones de almacenamiento de la ciudad pertenecen a Lime, dijo Maurer.

“En su mayor parte, ofo y Mobike han estado recogiendo las suyas, han estado pagando sus tarifas y llevándoselas”, dijo durante una visita al patio de almacenamiento. “Pero LimeBike, hasta donde yo sé, no ha recogido una”.

Lime no respondió preguntas sus bicicletas confiscadas. El gerente general de la compañía en San Diego, Zack Bartlett, emitió la siguiente declaración:

“Nos gustaría trabajar con la ciudad para explorar un enfoque más productivo. Lime nunca ha implementado bicicletas en Coronado, nuestra aplicación para teléfonos inteligentes advierte activamente a los pasajeros sobre el estacionamiento en Coronado, y recolectamos y redistribuimos la mayoría de nuestras bicicletas todas las noches".

"En lugar de destruir buenas bicicletas, podemos trabajar para encontrar soluciones reales que beneficien tanto a los residentes como a los pasajeros”, detalló el comunicado.

Un representante de Ofo dijo que la ciudad debería donarlas en lugar de tirarlas.

Coronado consideró donar las bicicletas o venderlas en una subasta. Sin embargo, las bicicletas son inutilizables en su estado actual debido a un bloqueo electrónico de la rueda trasera y por estar rotuladas como propiedad comercial.

Además, la ciudad no quiere que las compañías de bicicletas sin estación puedan comprar sus propiedades en una subasta.

“Tampoco queremos recompensar a las compañías que no han reclamado sus propiedades para permitirles comprar las bicicletas a precios de chatarra y evitar pagar las tarifas de incautación”, dijo el administrador de la ciudad, Blair King.

Las bicicletas sin estación y los patines eléctricos se han hecho populares en todo San Diego, incluyendo Imperial Beach y National City, pero ha habido retrocesos.

La Asociación Little Italy intentó que San Diego prohibiera las bicicletas. Cuando la ciudad negó su solicitud, la asociación hizo que los trabajadores de mantenimiento retiraran físicamente las bicicletas de la zona comercial del vecindario.

Solís escribe para el U-T.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°