Con el avance de las clases de matemáticas generales, Álgebra I le dice adiós a octavo grado

Con el avance de las clases de matemáticas generales, Álgebra I le dice adiós a octavo grado

Las matemáticas que se imparten en el octavo grado están cambiando: en lugar de poner énfasis en Álgebra I, donde sólo algunos estudiantes progresan, numerosas escuelas están colocando a todos los estudiantes en la misma clase general de matemáticas, que cubre varios conceptos.

Los estándares básicos comunes (o Common Core) para octavo grado demandan que todos los estudiantes aprendan los mismos conceptos de matemáticas, alejándose del hincapié en Álgebra I que las escuelas secundarias pusieron durante la década de 1990 y comienzos de los años 2000. Los estándares básicos comunes son una serie de pautas de inglés y matemáticas adoptados por la mayoría de los estados, con objetivos más rigurosos y uniformes que los anteriores.

Un nuevo estudio del Brown Center en el Brookings Institution, una organización de investigación no lucrativa, descubrió que el porcentaje de estudiantes en clases de matemáticas avanzadas ha disminuido, mientras que la cifra de alumnos en matemáticas generales se ha incrementado.

Esto no significa que las clases ‘generales’ sean menos difíciles que Álgebra I. En cambio, se supone que estas clases incluyen conceptos de álgebra, geometría y estadística. Pero en el estudio, el autor -Tom Loveless- consideró que las clases avanzadas incluyen Álgebra I, y las clases de matemáticas generales incluyen los objetivos propuestos por los estándares básicos comunes.

El cambio es aún más riguroso en California desde 2013, cuando el estado se libró de los incentivos para que las escuelas secundarias ofrezcan Álgebra I, cambiando su foco hacia la implementación de matemáticas según el Common Core.
 
El hecho de que más estudiantes tomen un curso general de matemáticas de octavo grado podría también ayudar a solucionar otro problema: la segregación que tiene lugar dentro de las escuelas y entre las aulas, cuando los estudiantes de raza negra y latinos quedan fuera de las clases de niveles más altos.
 
Todavía hoy, los estudiantes son separados en distintas clases –incluso hay algunos en clases de preálgebra, los cuales no aparecen en los resultados-. Aun dentro de los estándares básicos comunes, los distritos escolares pueden implementar ‘un patrón acelerado’ de alto rendimiento para estudiantes de secundaria, tal como lo ha hecho el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD, por sus siglas en ingles).
 
Pero los cambios indicaron a Loveless que, a medida que los estándares básicos comunes ganan terreno, menos estudiantes se ven incentivados por el estudio de álgebra.
 

El año pasado, la legislatura de California aprobó una ley que exige a los distritos escolares dar a conocer su política de nivelación de matemáticas por escrito, un reconocimiento de que dicha materia –en particular álgebra- es una de las clases más difíciles de aprobar y responsable de muchas deserciones.
 
Pero para Tyrone Howard, profesor de educación de UCLA, registrar estas políticas en la escuela preparatoria podría ser demasiado tarde.
 
En el año escolar 2011-2012, los estudiantes negros estaban representados por igual en Álgebra I en la escuela secundaria, mientras que los estudiantes latinos estaban insuficientemente representados. Los alumnos blancos y asiáticos estaban sobrerrepresentados.
 
Para el momento en que los estudiantes debían tomar Álgebra II, los alumnos negros y latinos tenían muy poca representación, mientras que los estudiantes blancos y asiáticos aún mantenían el exceso de representación en estas clases.
 
Esto es importante para los estudiantes de California , que necesitan completar Álgebra II -o su equivalente- para ser admitidos en la Universidad de California o en Cal State, las opciones universitarias más económicas y de mayor calidad para los residentes.
 
En 2014, pocos años después de que algunos de esos estudiantes tomaran -o reprobaran- Álgebra II, el ingreso de los alumnos blancos y asiáticos a UC y CSU fue más probable que el de sus homólogos latinos, afroamericanos y nativos americanos.
 
Más allá de las matemáticas, algunos distritos escolares, como los de Long Beach y Los Ángeles, se han manifestado en contra de la práctica de seguimiento, poniendo clases avanzadas (conocidas como AP) a disposición de todos los estudiantes.
 
En los últimos ocho años, el porcentaje de estudiantes latinos en las clases AP ha aumentado, aunque la representación de estudiantes latinos y negros aún es insuficiente.

Encuentre a Sonali Kohli en Sonali.Kohli@latimes.com, o en Twitter, @Sonali_Kohli.

Traducción: Diana Cervantes

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°