Cómo es graduarse en el LAUSD como un estudiante no tradicional

Cómo es graduarse en el LAUSD como un estudiante no tradicional

Destin Thompson asistió a cinco preparatorias en dos estados.

Muchos estudiantes del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD) se graduaron el jueves, pero Thompson fue uno de los cientos de alumnos de más de dos docenas de preparatorias alternativas que cambiaron de lado la borla en su birrete el miércoles.

La ceremonia, realizada en el East Los Angeles College, incluyó a la mayoría de las escuelas con opciones en programas educativos del distrito, que atienden a estudiantes que necesitan recuperar créditos, aprender en horarios flexibles o que no se han graduado a tiempo.

La mayoría de los graduados del miércoles llegaron a la meta de formas no tradicionales. Thompson y su madre se mudaron a un sitio donde ella pudiera encontrar trabajo, pero mantenerse al día con las diferentes demandas de todas esas escuelas fue difícil. Thompson comenzó la preparatoria en Compton; luego él y su madre vivieron en Nevada, hasta que ella perdió el trabajo.

Más tarde, en 2015, se trasladaron a Los Ángeles, en donde encontraron Patton High School, una escuela alternativa que permitía que Thompson compensara los créditos que le faltaban y tomara las clases que necesitaba para graduarse a tiempo.

La historia de Thompson era familiar para muchos de los graduados. Jaileene Flores, quien llevaba un birrete inspirado en Ravenclaw, asistió a tres escuelas preparatorias de Texas y Los Ángeles antes de graduarse en Youth Opportunities Unlimited Alternative High School, en el sur de Los Ángeles.

Es difícil realizar un seguimiento de los créditos, asegurarse de la transferencia y mantenerse al día con diferentes clases cuando se está en movimiento, concordaron los estudiantes. Las escuelas alternativas y de continuación son más propensas a aceptar los créditos de otros estados, y permitir a los estudiantes tomar más clases en un semestre.

Esta es una lucha que Walter Webb y Chandra McPherson conocen bien; ellos se sentaron entre la multitud el miércoles para ver a su hijo, Christopher Webb, graduarse de Henry David Thoreau Continuation High School, en Woodland Hills.

Christopher, de 17 años, asistió a tres preparatorias en tres estados diferentes: Illinois, Carolina del Norte y California. Fue educado en casa por dos años mientras sus padres estaban en negociaciones de custodia. A mitad de este año escolar, mientras vivía con su padre en Carolina del Norte, Christopher se dio cuenta de que no sería capaz de graduarse a tiempo, relató McPherson. Por ello se trasladó a Los Ángeles, donde vive su madre, y se inscribió en Thoreau. Terminó 12 clases en ocho semanas para poder graduarse el miércoles.

“El hizo todo rápido”, afirmó McPherson, quien detalló que Christopher estudió desde las 8 a.m. hasta la medianoche durante muchos días. “No estaba jugando”, señaló. Ella sabe que su hijo no pasó tanto tiempo con los materiales como los estudiantes de las escuelas tradicionales, y que podría tener una educación preparatoria de una calidad inferior a raíz de ello, pero está de acuerdo con la decisión de graduarse a tiempo, porque el chico asistirá a un colegio por dos años con planes de transferirse a una universidad para hacer una carrera de cuatro años. “En algún momento tienes que decir: ‘Tengo que hacer esto’”, aseguró McPherson.

Al igual que muchos otros graduados de la escuela preparatoria (y la universidad), los estudiantes de último año de continuación fueron creativos con la tapa del birrete. Durante la ceremonia, el miembro de la Junta Escolar del LAUSD, Ref Rodríguez, recordó a los estudiantes el mensaje que vio en algunos de esos birretes. “Cuando eres el primero”, dijo Rodríguez a los graduados, “tú abres la puerta y ésta nunca se cierra detrás de ti”.

Traducción: Diana Cervantes.

Si desea leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°