Hallan alta concentración de mercurio en delfines de costas de los Eveglades

Científicos de la Universidad Internacional de Florida (FIU) hallaron una gran concentración de mercurio en los delfines hocico de botella de las costas de los Everglades, en el sur del estados, lo que hace temer por la salud de sus poblaciones, informó hoy el centro docente.

Los expertos dijeron que no solo hallaron "altos niveles" del químico en estos delfines, mayor que cualquier otra población de su especie en el mundo, sino en números "récords" nunca antes registrados.

"Los resultados obtenidos en delfines hocico de botella de los Everglades fueron sorprendentes, pero ahora necesitamos evaluar el efecto del mercurio sobre la salud de delfines y otras especies de los Everglades", manifestó Jeremy Kiszka, uno de los autores del estudio.

Aseguró que se trata de una cuestión "crítica" para entender los efectos de los contaminantes en los ecosistemas acuáticos, pero también en los seres humanos, como parte de estos ecosistemas.

"El mercurio puede interrumpir el sistema inmune y la reproducción de los delfines, haciendo a los animales más vulnerables a la infección y la enfermedad", expresaron los expertos.

Los científicos consideraron que este tipo de contaminantes tóxicos y las algas tóxicas son los principales responsables durante las últimas décadas de varias mortandades de una gran variedad de mamíferos marinos en el mundo, entre ellos los delfines hocico de botella, en la costa sureste de Estados Unidos.

Los científicos de FIU también examinaron delfines de los Cayos de Florida y la Bahía de Florida, pero fueron los de las costas del Parque Nacional Everglades, considerada la mayor reserva subtropical en Estados Unidos, los que presentaron más altas concentraciones de mercurio en su piel y otros tejidos.

Precisaron que las fuentes potenciales de mercurio son tanto naturales, como los manglares, así como artificiales.

La comunidad científica cree que los manglares son la fuente principal de esta amenaza, pues cuando sus hojas caen en aguas saladas, el mercurio de los manglares interactúa con las bacterias y se convierte en metilmercurio, altamente tóxico.

El equipo de investigación planea ampliar el estudio para examinar la contaminación por mercurio en otras especies, incluyendo tiburones, caimanes y peces.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
44°