Mauricio Ochmann y Fernanda Castillo muestran un apasionado mensaje de unión familiar en la cinta 'Ya veremos'

Hace casi un año, durante el terremoto de México, Fernanda Castillo perdió a sus primos Florencia Lombardi Castillo y Martín Vélez Tenorio. Y en medio de esa lamentable pérdida, la joven actriz mexicana tuvo que lidiar con su dolor y concentrarse en el rodaje de una nueva película. Pero afortunadamente para ella, el trabajar resultó ser toda una terapia, pues la historia, dirigida por Pitipol Ybarra, hablaba de la union familiar que tanto necesitaba sentir.

“Y fue un bálsamo porque me permitió ver qué podía hacer con este proyecto como ser humano, para ayudar y hacerlo en honor a mis primos que ya no estaban aquí y la mejor manera de honrarlos fue hacer una historia que habla de esperanza y de unión”, comienza contándonos Fernanda Castillo en nuestro encuentro en Los Ángeles.

Esta actriz mexicana que tuvo la oportunidad de debutar en el cine hace muchos años con Mauricio Ochmann, ahora regresa a las salas con esta cinta titulada ‘Ya veremos”, una producción que le permite marcar su consolidación en la gran pantalla.

Se trata de una nueva comedia familiar en la que la protagonista de series como “El Señor de los Cielos” y “Enemigo Intimo” nos muestra su versatilidad como histriona más allá del encasillamiento, mientras que su compañero Mauricio Ochmann le da rienda suelta a su camaleónica personalidad interpretativa.

En “Ya veremos”, Fernanda le da vida a Alejandra y Mauricio a Rodrigo. Sus personajes son una pareja divorciada que tienen un hijo de 12 años de edad llamado Santiago (Emiliano Aramayo). Ambos se han preocupado por atender sus profesiones y se ha olvidado de las prioridades que conlleva la vida adulta. Ninguno se ha dado cuenta de que Santiago padece de problemas en la vision (glaucoma juvenil), aunque ambos tratan de darle lo mejor a su hijo.

Las cosas comienzan a florecer cuando Alejandra tiene entre sus planes un viaje con su novio millonario (interpretado por su pareja en la vida real Erik Hayser) a Japón y Rodrigo se queda con su hijo Santiago en casa. Rodrigo es médico obstetra y en medio de sus labores en el hospital se percata de que algo anda mal con la vision de Santiago. Al examinarlo con un colega, se entera de que su hijo necesita ser operado bajo el riesgo de quedarse ciego. Preocupado, Rodrigo se comunica con Alejandra y ésta se regresa de inmediato. Al llegar se encuentra con que  Santiago tiene una lista de cosas que quiere cumplir en caso de perder  la vista para siempre. Lo interesante es que Santiago quiere cumplirlo  al lado de sus padres.

“Y fue una muy bonita experiencia de contar una historia entrañable, que entre la risa y una que otra lagrimita, se cuentan cosas tan importantes como el valor de la familia, el voltear a ver a los hijos, a la pareja, a los seres que amamos”, comenta Mauricio Ochmann en un encuentro con Hoy Los Ángeles en un hotel de Beverly Hills.

Por su parte, Fernanda, quien debutó en el cine con la cinta “Corazón Marchito” (2007) al lado de Ochmann y luego hizo “Déficit”, la ópera prima de Gael García Bernal, es una actriz que se ha ido metiendo en el septimo arte y desde entonces no ha querido salir.  “Mi primera película fue al lado de él (Ochmann) en una escena tratando de seducirlo en un café. Entonces quien me dio la oportuinidad y la patada de la buena suerte fue él y estoy en el cine gracias a Mauricio Ochmann”, comenta sentada sonriente al lado de su compañero de años.

Con”Rumbos Paralelos” (2016), Fernanda ganó el reconocimiento de la crítica y el premio Diosa de Plata en 2017 como Mejor Papel de Cuadro Femenino.  Después hizo “No Manches Frida”,  también la vimos en “Una Mujer Sin Filtro” y a finales del 2018 lanzará “Pequeño Gran Hombre”. Sin duda, una temporada bastante productiva para la actriz nacida en Hermosillo, Sonora.

“Y la verdad, nunca he trabajado tanto como lo he hecho con Mauricio. Nos gusta esta diversificación de mostrar que somos más que un sólo personaje, más que un sólo género, escenario o set. Somos lenguaje para la familia o para los más grandes y ya que me dieron la oportunidad de entrar al cine, me colé y ya nadie me saca, han sido (películas) cada cuatro meses”, confiesa Fernanda con entusiásmo y una sonrisa dibujada en el rostro.  

Para Mauricio, el cine también ha sido una constante. De hecho lo acabamos de ver en “Hazlo como hombre” y también en “A la mala”, donde compartió con su hoy esposa Aislinn Derbez con quien procreo a su segunda nena Kailani. En el pasado hizo “Entrenando a mi papa” y siendo un niño hasta actuó al lado de Kevin Costner en “Message in a bottle”. “Sí esa fue hace unos cuantos años, para no decir la edad”, bromea el actor de 41 años.

“Esa fue mi primera oportunidad en el cine y me la dió (el director mexicano) Luis Mandoki. Era un papel relativamente chiquito (mensajero), pero la expertiencia de estar ahí y de sentir la atmósfera de cine fue como la espinita, tenia como 19 años. Y desde ahí ha sido una carrera en la que me siento contento”, comenta el actor que también le dio vida a El Chema, en la serie del mismo nombre que transmitió Telemundo.

Mauricio quien tiene una productora de cine junto a Aislinn, fue invitado a participar en esta cinta producida por Pantelion. “Aquí nos invitaron a ahacer como una colaboración que la aceptamos con los ojos cerrados, porque habla de todos estos errores que está muy lindo contar. Y la verdad, me subí no solo como actor, sino como para checar desde el inicio y esto me tiene muy contento y ahi vamos creando contenido tanto como para televisión como para el cine”, agrega.

Padre de una adolescente, Mauricio pudo mostrar en esta cinta su faceta paternal, la diferencia es que en la vida real tiene dos niñas y en ‘Ya veremos” lo hizo como padre de un jovencito. “Lo sentí muy divertidísimo. Siempre he tenido como buen espina como niñero y la verdad relacionarme con ‘Nano’ (Emiliano) fue relativamente sencillo por su disposición porque él también llegó con sus manos arriba y confiando en nosotros, en Fer, en mí, en el director. Y nos jaló a recorder el por qué somos actors y por qué nos apasiona tanto”, explica.

“Es una película que hace conciencia acerca de la importancia de la familia”, agrega Fernanda, quien está soltera, pero con mucho instinto maternal, el cual se ve en esta cinta y que también vimos en su papel de Mónica Robles “El señor de los Cielos” como madre de Isidrito.

Está soltera, pero mantiene una relación de noviazgo con el actor Erik Hayser, con el que no tiene planes de matrimonio por el momento. “Cuando Erik veía la película decía ‘que se quede con Rodrigo’. Y sí es un llamado a corto plazo como una pareja muy sólida y estamos muy contentos. Y sí creemos mucho que mientras más trabajemos en nosotros como seres humanos y cumplamos nuestras metas como artistas, podremos llegar más preparados (al matrimonio) y más sueltos y contentos de poder crear una familia en ese momento y la verdad, le estamos dando el tiempo justo”, explica la actriz, quien pretende seguir diversifiandose.

“Y mientras siga trabajando con él va a estar muy bien. Creo que cada vez el escalón se va poniéndo más alto y uno tiene que ir creciendo como artista al lado de los escalones”, agrega.

Por su lado, Ochmann dice que seguirá trabajando. “A mi no me importa el país ni el idioma (en el que lo haga). Yo desde niño siempre quise actuar y estar en un escenario interpretando persoanjes y se me ha dado. Y me siento muy agradecido y afortunado de poder seguir contanto historias”.

“Ya veremos” se estrena este 31 de agosto en salas de Estados Unidos y Mauricio le dice a la audiencia el por qué la tiene que ir a ver. “Porque es una película que une, que abraza, así como nos pasó a nosotros haciéndola en un momento fuerte en el que acababa de pasar lo del terremoto de México y cuando estábamos a punto de filmar nos unió porque fue una terapia para sobrepasar la tragedia”, explica Ochmann que en ese entonces pusieron un lugar de acopio apara ayudar a sus compatriotas necesitados.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
78°