Alejandro Sanz se abraza a los "dreamers" en los Grammy Latino

en defensa de los jóvenes inmigrantes indocumentados en Estados Unidos conocidos como "dreamers

El cantante español Alejandro Sanz, que en el marco de los Grammy Latino ha recibido el premio Persona del Año por su exitosa trayectoria, salió hoy en defensa de los jóvenes inmigrantes indocumentados en Estados Unidos conocidos como "dreamers".

"Viven en este país desde hace muchos años y aún así están todavía en una situación ilegal. Son los 'dreamers' y esos niños son nuestros niños, de nuestra comunidad", afirmó Sanz.

"Cuando uno es padre, es padre de todos los niños del mundo", aseguró el cantante.

Posteriormente, y tras recibir de manos de Juan Luis Guerra el premio Persona del Año, Sanz interpretó sus éxitos "Cuando nadie me ve", "No es lo mismo" y "Corazón partío", y estuvo acompañado en el escenario y en los coros por un grupo de "dreamers" con camisetas negras en las que se leían lemas como "tenemos un sueño" y "proteger a nuestras familias".

"Sois unos valientes, os queremos", finalizó el español, antes de fundirse en un abrazo con todos estos jóvenes frente al público del MGM Grand Garden Arena de Las Vegas.

La permanencia en el país de los "dreamers", jóvenes en situación irregular que llegaron a EE.UU. como niños, está en el limbo después que la Casa Blanca, tras la llegada al poder de Donald Trump, eliminase el programa que les amparaba.

Minutos más tarde, Alejandro Sanz compareció ante los medios de comunicación para explicar su compromiso con los "dreamers" y lo que quiso transmitir con su actuación.

"Me enteré hace algún tiempo y vi la problemática de ellos. Me parece una cosa increíble que pueda pasar en este país, en este siglo, y que no haya sensibilidad con las personas", señaló el cantante al asegurar que a veces las leyes se hacen en los despachos "y no se piensa" en los afectados.

Sanz destacó además que estos jóvenes están esperando una reforma migratoria que les permita quedarse en EE.UU., ya que "no conocen otra cosa" porque llegaron al país cuando apenas eran unos niños.

"Me parece algo muy poético, en el fondo. Son chicos que tienen la valentía de decir: 'Una frontera no me va parar'", indicó.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°