Mujer atropellada por un camión que se dio a la fuga, fue la protagonista de una boda como de cuento

Mujer atropellada por un camión que se dio a la fuga, fue la protagonista de una boda como de cuento

Cynthia Szukala soportó las dificultades y la falta de vivienda antes de que un conductor que se dio a la fuga la arrollara y le diera muerte. Pero familiares y amigos dicen que su vida se definió más por una brillante actitud y una generosidad a toda prueba.

La mujer de 69 años también logró una breve notoriedad como la novia de skid row

Szukala murió cuando un camión la golpeó frente a su casa rodante en Boyle Heights. Esta semana, los detectives pidieron la ayuda del público para encontrar al conductor, que salió huyendo de la escena.

"Podías darle 20 dólares y ella se los daría a alguien más", dijo Richard Ilizaliturri, líder de la iglesia mormona a la que asistía Szukala en Monterey Park. "Ella siempre te recibía en la iglesia y siempre tenía una sonrisa en la cara".

 

Szukala, que tenía el sobrenombre de "Granny", trabajaba tres turnos de ocho horas a la semana como voluntaria en la tienda de segunda mano y despensa de la iglesia, donde a menudo ayudaba a personas que tenían más que ella.

"Era muy extrovertida", dijo su hija Marie Tavis, residente de Garden Grove, a quien le resultó difícil hablar en tiempo pasado de su madre. "A ella le encanta hablar. A ella le gusta hablar contigo sin importar quién eres o de qué color o nacionalidad eres”.

En 1989, la boda de Cynthia Arellano y Raymond Szukala se convirtió en un punto brillante en medio de la desesperación y fue reportada por Los Angeles Times.

Los dos se habían hecho amigos ocho años antes, cuando ambos trabajaban como guardias de seguridad en el centro de la ciudad. Eran refugiados de vidas imperfectas. El había tenido un matrimonio fallido. Ella tuvo cuatro hijas pero nunca se casó.

Incapaces de trabajar debido a problemas de salud, padecieron por un periodo la falta de vivienda antes de casarse. Para cuando se casaron, la pareja había logrado mudarse a una habitación de $ 240 por mes en el Hotel Harold.

 

La ceremonia de boda fue una fiesta que costó $300 frente al hotel en San Julian Park, un lugar frecuentado por la gente desamparada. La novia resplandecía con un vestido confeccionado con $25. Dos anillos de oro fueron colocados sobre una almohadilla hecha de material reciclado.

Los Szukalas prosperaron poco a poco. Los registros públicos muestran que compraron una casa pequeña en East Los Ángeles por $ 98,000 en 1997.

Un álbum de fotos grueso rebosa de imágenes de una ceremonia posterior donde renovaron los votos con un pastel de bodas.

Cuando la salud de Raymond Szukala desmejoró, la propiedad cayó en ejecución hipotecaria.

Cynthia Szukala y su hija Aileen Kemper fueron desalojadas poco después de la muerte de Raymond en 2007.

"Se llevaron la casa ", dijo Kemper. " Después de que mamá perdió la casa, nos quedamos sin hogar de nuevo”.

Esa odisea duró la mayor parte de un año. Vivieron en un garaje por cerca de cuatro meses. Luego en una casa desocupada. Szukala se había convertido recientemente a la religión mormona, y la iglesia local las ayudó a conseguir un departamento.

Un incendio en julio de 2015 destruyó casi todo lo que tenían. De las cenizas sacaron el álbum dañado por el agua de la segunda ceremonia.

Szukala, Kemper y su novio se unieron a las miles de personas que viven en casas rodantes.

Las leyes de la ciudad requieren que las casas rodantes se muevan cada 72 horas, pero Kemper dijo que la policía ha sido indulgente con ellos y les habían permitido estacionarse en el largo tramo industrial donde se encontraban.

Hace poco se habían visto obligados a moverse dos veces. Una vez que los residentes se quejaron de las casas rodantes y una segunda vez cuando los agentes limpiaron una zona industrial cerca de las líneas de alta tensión.

Szukala pagó $ 1,400 por el viejo RV Rockwood y podría haber pagado en exceso. El vehículo no se movía solo; sus amigos de la iglesia lo remolcaron hasta su ubicación actual.

En ese lugar a pesar de todo, Szukala tuvo una vida rica. Tenía amigos por todas partes, incluso en el banco donde tenía una cuenta.

Ella cocinaba pollo a la naranja y arroz frito y lo colocaba en una mesa de vapor cercana para sus amigos y la semana pasada instaló una estación de alimentación para gatos callejeros a una cuadra de su casa rodante.

Podía caminar distancias sorprendentemente largas para una mujer con diabetes y un desfibrilador cardíaco, y que a veces necesitaba un bastón debido a las rodillas en mal estado.

Ella navegaba hábilmente el sistema de autobuses para ir a Target y a las instalaciones de la iglesia, donde se duchaba. "Todos los conductores de autobuses la conocían", dijo Tavis. "Cuando hacía frío, la dejaban sentarse en el autobús para que se mantuviera caliente".

Algunos familiares le pedían a Szukala que se mudara de la casa rodante y que se fuera clon ellos a su casa, pero disfrutaba de su independencia, dijeron.

Ella se negaba a dejar East LA, donde creció, e insistía en quedarse con Kemper.

Union Pacific Avenue parece un amplio callejón, pero hay tráfico pesado constantemente que lleva y trae mercancías hacia los almacenes y fábricas.

 El ruido de los camiones y la actividad industrial puede ser casi ensordecedor durante el día. Mientras por la noche, los camiones avanzan velozmente a través de la obscuridad. Kemper está segura de que su madre estaba barriendo la acera alrededor de la casa rodante, -otro ritual diario que tenía- , cuando el vehículo de 18 ruedas la golpeó en algún momento después de las 9:30 p.m. el 21 de diciembre.

Una escoba yacía cerca del cuerpo de su madre.

 

Con la esperanza de obtener pistas, los investigadores publicaron esta semana imágenes de una cámara de seguridad que pudo haber fotografiado el tráiler. El incidente pudo haber sido un accidente, pero el conductor cometió un crimen al abandonar la escena y no hacer ningún intento de ayudar o pedir ayuda, dicen las autoridades.

Su amiga de la iglesia, Eskkala, Ilizaliturri, dijo que la vio el sábado anterior a su muerte diciendo que los camiones están conduciendo por esa calle muy rápido y que algún día iban a atropellar a alguien", dijo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°