Los niños cautivos sufrieron años de abuso, inanición y crueldad por parte de sus padres

Los niños cautivos sufrieron años de abuso, inanición y crueldad por parte de sus padres

Una pareja en Perris golpeó, estranguló y encadenó a sus hijos durante años, y el abuso pasó con el tiempo de la negligencia a la tortura, dijo la fiscalía el jueves.

Los 13 hermanos que fueron descubiertos esta semana y que vivían cautivos en una casa de Perris fueron torturados y maltratados por sus padres durante años, viviendo en condiciones que con el tiempo se volvieron más terribles, dijeron los fiscales el jueves.

David Turpin, de 56 años, y Louise Turpin, de 49, cuyos 13 hijos de entre 2 y 29 años fueron descubiertos el domingo después de que uno de ellos escapó y llamó al 911, castigaron a sus hijos golpeándolos y ahogándolos, atándolos a camas durante semanas o meses a la vez , los privaban de comida y los obligaban a permanecer despiertos toda la noche y dormir durante el día, dijo el fiscal del condado de Riverside,  Mike Hestrin.

No se les permitió ducharse más de una vez al año.

El presunto abuso y negligencia comenzó hace décadas, cuando la familia vivía en Fort Worth, Texas, y solo empeoró cuando se mudaron a Murrieta en 2010 y luego a Perris en 2014, dijo Hestrin al anunciar múltiples cargos de felonía contra la pareja.

El trato fue tan extremo que les causó desnutrición, deterioro cognitivo y daño nervioso en las víctimas, dijo.

 

"Este es un abuso emocional y físico severo", dijo Hestrin. "No hay forma de negar eso. Esta es una conducta depravada".

El fiscal del distrito dijo que los padres compraban comida para ellos y la dejaban para que sus hijos la vieran. Aunque a los niños no se les permitía jugar con juguetes, la pareja tenía numerosos juguetes sin abrir por toda la casa, dijo.

A uno de los niños se le permitió asistir a clases en la universidad fuera del hogar, Louise Turpin lo acompañaba y lo esperaba fuera del salón de clases, dijo el fiscal del distrito.

"Cuando terminaba la clase, ella lo llevaba a casa", dijo Hestrin.

Los cargos incluyen, en contra de cada uno de los acusados, 12 cargos de tortura y 12 cargos de encarcelamiento falso, siete cargos de abuso de un adulto dependiente y seis cargos de abuso infantil. David Turpin también fue acusado de un cargo de acto lascivo en un niño menor de 14 años.

 

Aunque hubo 13 niños, los padres fueron acusados de 12 cargos de tortura porque el niño de 2 años estaba comiendo lo suficiente, dijo Hestrin.

Si son declarados culpables, enfrentarán hasta 94 años de prisión.

El jueves por la tarde, la pareja compareció brevemente en el Tribunal Superior del condado de Riverside y se declaró inocente de todos los cargos. Llevaban blazers negros proporcionados por la oficina del defensor público y se sentaron separados por sus abogados.

"Se presume que nuestros clientes son inocentes, y esa es una presunción muy importante", dijo a los periodistas el defensor público adjunto, David Macher, que representó a David Turpin, ante la audiencia.

Los hijos de la pareja fueron descubiertos la madrugada del domingo después de que uno de ellos, una joven de 17 años, escapó de la casa por una ventana y llamó a la policía.

Ella había planeado escapar durante aproximadamente dos años, dijeron los fiscales, y al principio salió de la casa con un hermano. Pero ese hermano se asustó y regresó a casa, dijo Hestrin.

Cuando los agentes llegaron a la casa en Muir Woods Road, tres de los niños estaban amarrados y "extremadamente sucios", dijo el capitán del sheriff del condado de Riverside, Greg Fellows, en una conferencia de prensa el martes. Había un hedor fuerte dentro del hogar, dijo.

 

Aun así, Louise Turpin pareció sorprendida de ver a las autoridades, dijo Fellows.

"Parecía que la madre estaba perpleja de por qué estábamos en la residencia", dijo.

Los agentes del Sheriff no tuvieron contacto previo con los Turpins o llamadas desde su casa, dijo Fellows. La policía en Murrieta tampoco tuvo interacciones con ellos, dijo un portavoz de la agencia.

Al principio, los agentes asumieron, a partir de las apariencias frágiles y desnutridas de los niños, que todos eran menores de edad, pero luego determinaron que siete de ellos eran adultos, según el Departamento del Sheriff.

Los niños no habían visto a un médico en cuatro años, dijeron los fiscales. Ninguno de ellos había estado con un dentista.

Aunque los niños supuestamente fueron educados en el hogar, carecen de un conocimiento básico sobre la vida cotidiana, dijo Hestrin.

Muchos de ellos no sabían lo que era un policía, y la joven de 17 años que escapó no sabía qué eran los medicamentos o las pastillas, dijo. Su desnutrición era tan grave que el adulto de 29 años pesó solo 82 libras cuando llegaron los agentes, dijo  Hestrin. Una víctima de 12 años pesaba lo mismo que un niño promedio de 7 años.

La fiscalía cree que el horror comenzó cuando la pareja vivió en Fort Worth durante varios años en la década de 1990.

En un momento durante ese tiempo, los padres vivían separados de sus hijos y dejaban la comida de vez en cuando, dijo Hestrin. El fiscal del distrito pidió ayuda al público para reconstruir lo que sucedió cuando la familia vivía en Texas. "Alguien debe tener visto algo. Alguien debe haber notado algo. Necesitamos su ayuda ", dijo.

Según los registros públicos, la familia también parece haber vivido en comunidades rurales al sur de Fort Worth durante varios años antes de mudarse a California. Dos funcionarios en las comunidades de Rio Vista y Blum, Texas, cerca de donde los Turpins parecen haber vivido durante un tiempo, dijeron en entrevistas telefónicas esta semana que no recordaban a la familia.

Jeff Sanders, superintendente del Distrito Escolar Independiente de Blum, dijo que no tenía constancia de que los niños de Turpin estuvieran inscritos en las escuelas locales. Y el alcalde de Río Vista, William "Keith" Hutchison, dijo que no recordaba a la familia y que no se había encontrado con nadie que lo hiciera. "En nuestra área, si alguien vive en el condado, es posible que nunca vengan a nuestra ciudad porque no hay un "tienda de comestibles de servicio o cosas así", dijo Hutchison. "Puede que nunca conozcas a alguien o veas a alguien viviendo en nuestra área si no vienen a la ciudad por algún motivo específico".

A pesar de sus años de aislamiento y abuso, una cosa que se les permitió a los niños fue escribir en diarios, dijo Hestrin. Los fiscales han recuperado cientos de esos diarios y planean usar los detalles en ellos para construir el caso contra la pareja.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
52°