LeBron James llega sin ruido para apoyar a su equipo portando los colores de Lakers por primera vez

La puerta se abrió sin tanto ruido y por ahí pasó LeBron James.

Vestía una gorra negra, una camiseta blanca con un short amarillo con morado que decía “Lakers” al frente. Fue la primera vez que James vistió algo de los Lakers en público, la primera imagen concreta de la gran adquisición de este verano.

Después de aparecer en el Thomas and Mark Center de Las Vegas, James se apuró para acomodarse al lado de la duela segundos antes que el equipo de la liga de verano de los Lakers empezara su juego ante los Pistons de Detroit. Poco a poco los aficionados que fueron llegando se dieron cuenta de su presencia y lo vitorearon.  

James se acercó a Josh Hart cerca de la línea de tres y compartió un abrazo con su nuevo compañero. Los fotógrafos hicieron un semicírculo alrededor de James y sus asociados, pero un empleado de la liga de inmediato los devolvió a su sitio.  

El juego tenía que empezar.  

Los Lakers vencieron a los Pistons y avanzaron a las semifinales de la Liga de Verano de Las Vegas, en el que el novato Svi Mykhailiuk anotó 19 puntos y Hart 18.

“Nada extra”, dijo Hart, uno de los mejores jugadores en la liga. “Al final del día juego en un área de 94 por 50 pies. Obviamente que él estuviera ahí. Antes del juego y después del juego. Pero durante el juego, si ese tipo de jugador no está en la duela, no presto atención a eso”.

Esa no fue la primera vez que James asistía a un juego de Lakers en la liga de verano.

Durante la temporada pasada, él se sentó en primera fila para ver a los Cavaliers de Cleveland en ese entonces. James causó muchas especulaciones, especialmente porque vistió de color morado.  

En esta ocasión, James llevaba varios días en Las Vegas por varios días, pero con los Lakers descansando viernes y sábado, tuvo que esperar hasta el domingo para verlos en acción.  El equipo no estaba en la ciudad cuando James aceptó ser parte de Lakers el primero de julio.  Firmó el contrato de cuatro años el 9 de julio en su casa en Brentwood, con su agente Rich Paul y el gerente general Rob Pelinka presentes.

Después de eso, James evitó la fanfarria.  No se presentó en una conferencia de prensa mostrando su nueva camiseta, anunciando su llegada.  No habló con los reporteros acerca de por qué tomó esa decisión. No planea hablar hasta el 30 de julio cuando su escuela “I Promise” abra en Akron, Ohio.

Su presencia en el juego del pasado domingo marcó su primera aparición públicamente como jugador de Lakers.

Brandon Ingram llegó justo antes del final de la primera mitad y se acercó a James para saludarlo.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
76°