LA Times Español

Los desamparados de Los Ángeles no son lo que usted cree

Mucha gente piensa que la falta de vivienda es un problema de personas que abusan de sustancias y personas con enfermedades mentales, de personas que viven en la calle por resbalones crónicos en sus vidas. Que empujan carritos del mercado. Pero cada vez más, la crisis en Los Ángeles se trata hoy de un grupo menos visible (pero más numeroso) de personas "económicamente sin hogar". Estas son personas que han sido empujadas a las calles o a refugios en tiempos difíciles, debido al fracaso irresponsable de California para abordar sus propias necesidades de vivienda.

Considere a Nadia, cuya historia se ha vuelto típica. Cuando decidió que tenía que poner fin a su matrimonio abusivo, sabía que sería difícil encontrar un lugar asequible para vivir con sus tres hijos pequeños. Con su esposo, había pagado $ 2,000 al mes por un condominio de tres dormitorios en el Valle de San Fernando, pero los precios subían rápidamente, y ahora los apartamentos de dos habitaciones en el área estaban a $ 2,400, una renta imposible para una madre soltera que trabajaba medio tiempo en Magic Mountain.

Durante meses, tuvo que quedarse con familiares y amigos. Ella calificó para una unidad en un proyecto de vivienda para personas de bajos ingresos, pero la lista de espera era de dos años. Obtuvo un comprobante federal de la Sección 8 para subsidiar el alquiler en un departamento a precio de mercado, pero el arrendador se negó a aceptar la Sección 8, o cobraba una renta demasiado alta para cumplir con el límite poco realista del gobierno federal.

Nadia y sus traviesos niños pequeños, eventualmente agotaba la paciencia en las casas donde se alojaban. Pronto se encontraron con pocas opciones, sin un lugar propio ni un amigo al que recurrir. El verano pasado, fueron al refugio de la Misión de Rescate del Valle de San Fernando para familias sin hogar.

Arriba, Nadia le lee un cuento antes de dormir a su hijo, Sebastián. Abajo, , los niños de Nadia en el comedor del refugio de la Misión de Rescate del Valle de San Fernando para familias sin hogar. (Los Angeles Times)
A la izquierda, Nadia le lee un cuento antes de dormir a su hijo, Sebastián. A la derecha, los niños de Nadia en el comedor del refugio de la Misión de Rescate del Valle de San Fernando para familias sin hogar. (Los Angeles Times)(Los Angeles Times)

Nadia y sus hijos se encuentran entre los desamparados económicamente: hombres, mujeres y, a menudo, familias que no tienen un lugar donde vivir debido a algún tipo de revés o crisis inmediata: un divorcio, una enfermedad a corto plazo, una pérdida de trabajo, un desalojo. En muchas ciudades en todo el país, estos no son necesariamente problemas que podrían sumir a una persona en la falta de vivienda. Pero aquí sí. ¿Por qué? Por el costo sorprendentemente alto de la vivienda en Los Ángeles.

Durante décadas, el sur de California - atrapado en una mentalidad de baja densidad urbana, no ha logrado construir suficientes viviendas para mantenerse al día con el crecimiento y la demanda de la población. Los alquileres están en su punto más alto. Los ingresos estancados y la escasez de trabajos de la clase media significan que hay más personas que luchan. La red de seguridad del gobierno no ha crecido para ayudar a todas las personas necesitadas, ni la empatía del público ha estado de su parte. En 2006, los votantes de Los Ángeles rechazaron un bono de mil millones de dólares para crear 10,000 unidades residenciales para personas de bajos ingresos y sin hogar, lo que agravó la escasez de viviendas.

Sin hogar

Ellos son parte del paisaje urbano de Los Ángeles, tan familiar como las palmeras que se mecen y el tráfico. Viven bajo las autopistas, junto a los lechos de los ríos y en las laderas de los cañones. Los enfermos mentales, los drogadictos, los económicamente desfavorecidos, muchos con sus pertenencias de vida en una mochila o en carrito de compras. En esta serie en curso, Sin hogar, The Times está examinando la crisis de la falta de vivienda en nuestra región. Cobertura completa

Hoy estamos pagando el precio: Se estima que las personas sin hogar por razones económicas, representan más de la mitad de las personas sin hogar de L.A., y son sus crecientes números los que están impulsando el crecimiento sin precedentes de esa población. Más de la mitad de las personas encuestadas por la Autoridad de Servicios para Personas sin Hogar de Los Ángeles el año pasado, dijeron que no tenían hogar debido a un desalojo, ejecución hipotecaria, desempleo o "razones financieras".

En solo seis años, la renta media de un apartamento de una habitación en el condado de Los Ángeles aumentó un 67%, de alrededor de $ 1,200 a $ 2,000, según el índice de alquiler de Zillow. El ingreso familiar promedio durante el mismo período aumentó solo un 23%, de $ 52,280 en 2011 a $ 64,300 en 2017.

Actualmente, 1 de cada 3 personas que rentan en el área metropolitana de Los Ángeles paga una renta demasiado elevada, lo que significa que gastan al menos la mitad de sus ingresos en vivienda. El condado de Los Ángeles es la región más inasequible del país para los inquilinos más pobres, según el Departamento de Vivienda y Urbanismo de los EE. UU. Para entender qué tan delgada es la línea entre aquellos con un lugar para vivir y los que no, considere un estudio realizado por Zillow que estima que un aumento de renta del 5% en el condado de Los Ángeles provocaría que 2,000 personas se quedaran sin vivienda.

Guadalupe Linares es un ejemplo de alguien que se tambalea en ese borde. Ella y sus dos hijos se mudaron de un garaje convertido en estudio por el que pagaban 600 dólares mensuales después de que una rata mordiera a su hijo. Pero el apartamento de una habitación que encontró costó el doble, lo que la obligó a tomar más horas en múltiples trabajos, incluyendo la limpieza de casas y el trabajo en restaurantes. Su hija de 17 años, Mariana, que había estado pensando estudiar medicina, comenzó a faltar a la escuela para ayudar a su madre a limpiar casas de 7 a.m. a 11 p.m. - lo que requirió su transferencia a un programa de estudio independiente a través del distrito escolar. Aprendió rápidamente que el programa está lleno de niños que ponen sus sueños en espera mientras trabajan para ayudar a mantener a sus familias.

Este no puede ser el futuro de Los Ángeles.

Arriba, Guadalupe Linares Guadalupe Linares reza con sus hijos antes de acostarse. Abajo, su hija de 17 años, Mariana, limpia una casa para obtener ingresos adicionales. (Los Angeles Times)
A la izquierda, Guadalupe Linares reza con sus hijos antes de acostarse. A la derecha, su hija de 17 años, Mariana, limpia una casa para obtener ingresos adicionales. (Los Angeles Times)

Para terminar con la escasez de viviendas que está impulsando las rentas a niveles inasequibles, el Condado de Los Ángeles y sus ciudades deben permitir la construcción. No estamos hablando, en este caso, de vivienda de apoyo permanente para personas sin hogar crónico: ese tipo de vivienda (que incluye acceso a servicios sociales y abuso de sustancias y tratamiento de salud mental) es absolutamente esencial y se está construyendo conforme a la Medida HHH en Los Ángeles. Los desamparados económicos necesitan algo más: viviendas asequibles que ofrecen rentas inferiores a las del mercado para personas de bajos ingresos. Y la vivienda regular a precio de mercado también aumentará el suministro y ayudará a reducir los alquileres para todos.

Desde 1980, se han construido muchas menos viviendas de las necesarias para satisfacer el crecimiento de la población en el condado, según la Asociación de Gobiernos del Sur de California, el condado tiene un déficit de casi 1 millón de unidades de vivienda. La gran mayoría de las 88 ciudades del condado no están agregando suficientes viviendas asequibles y de bajo costo para cumplir con crecimiento de población de la región.

Claro, hay algunas excusas legítimas: los costos de la tierra son altos y las preocupaciones ambientales han ralentizado el desarrollo. Pero con demasiada frecuencia, los residentes y los funcionarios electos actúan según sus peores instintos para bloquear o restringir la vivienda a fin de evitar el tráfico y la densidad demográfica y proteger el carácter de los vecindarios. Un concejal de la ciudad de Torrance argumentó en contra de la construcción de nuevas viviendas, diciendo: "Una ciudad debería poder decir que ya no hay espacio, que estamos llenos".

No, una ciudad no puede decir que está llena. Demasiadas personas se aferran a una vieja visión del sur de California, cuando se plantaron naranjos para casas unifamiliares, avenidas anchas y autopistas. Hoy en día, esas casas cuestan $ 1 millón y más, las carreteras están congestionadas y las familias de clase trabajadora pueden terminar viviendo en sus automóviles. La región debe permitir construcciones con mayor densidad demográfica y edificios más altos para dejar espacio a las personas que ya están aquí. Eso no requiere rascacielos al estilo Dubai; puede significar más casas en los mismos terrenos y edificios de apartamentos de cuatro pisos y rascacielos cerca de las estaciones de transporte público.

Una ciudad no puede decir que está llena. La región debe construir más densa y más alta para dejar espacio a las personas que ya están aquí".

El año pasado, el estado aprobó nuevas leyes para presionar a las ciudades para acomodar más viviendas y simplificar las aprobaciones en las comunidades que no han podido mantenerse al ritmo del crecimiento de la población. Los legisladores de California también aprobaron nuevos fondos para viviendas asequibles y otorgaron a las ciudades la autoridad para promulgar leyes de zonificación inclusivas, que requieren que se construyan unidades asequibles en desarrollos de vivienda a precio de mercado. Estos son pasos positivos, pero el estado debería adoptar mandatos aún más agresivos si las ciudades continúan colocando obstáculos. En muchos casos, esto cambiará la apariencia, el ambiente y el carácter de las ciudades. Pero ese es un resultado inevitable del crecimiento de la población.

Por supuesto, llevará años ponerse al día con la construcción de viviendas. Mientras tanto, las alzas de alquiler y los desalojos continuarán. Es por eso que los legisladores deben hacer de la prevención de la falta de vivienda una piedra angular de sus esfuerzos. Con ese fin, el Condado de Los Ángeles planea usar los fondos de la Medida H para proporcionar asistencia temporaria de alquiler para ayudar a las personas que están a punto de perder un apartamento. Es más fácil y más barato mantener a la gente dentro de una vivienda que ayudarlos en la calle después.

El condado también está financiando servicios legales para ayudar a los inquilinos pobres a luchar contra el desalojo o para ayudarlos a calificar para la asistencia de reubicación. Menos del 1% de los inquilinos que enfrentan el desalojo tienen abogados. Las ciudades también deberían considerar aprobar leyes para exigir que los propietarios demuestren "una causa justa o válida" para desalojar.

En última instancia, debe reconocerse que cada nueva unidad de apartamento rechazada es una familia a la que se le niega un lugar asequible para vivir. Así como los votantes de Los Ángeles estuvieron dispuestos a aceptar los impuestos más altos para vivienda y servicios para personas sin hogar, tienen que estar dispuestos a decir sí a la construcción de viviendas en sus vecindarios. Eso, con el tiempo, aliviará la escasez.

Nadia and her children head back to their room in San Fernando Valley Rescue Mission.
Nadia y sus hijos regresan a su habitación en la Misión de Rescate del Valle de San Fernando. Los Angeles Times

Nadia señala que no es la pereza o el abuso de alcohol o drogas lo que está sumiendo a tantas personas en la falta de vivienda. Es la falta de viviendas asequibles.

Después de mudarse al refugio, comenzó a trabajar a tiempo completo en una gran compañía de seguros para ahorrar dinero para un departamento. Pocos compañeros de trabajo sabían que ella estaba viviendo en un refugio. Nadia dijo: "Probablemente nadie me mire y me diga: 'Esa mujer no tiene hogar'. Y estoy dispuesta a apostar que muchos se sorprenderían".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Este es el segundo artículo de una serie.


More in this series:

1. A national disgrace

2. The economically homeless

3. NIMBYISM


Read more from the Times' “Without a Home” series

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles
61°