Un callejón, un extraño y un golpe en la puerta. Una historia de amor que no podría suceder hoy en día

Un callejón, un extraño y un golpe en la puerta. Una historia de amor que no podría suceder hoy en día

Siempre he sido una firme creyente en el destino: cómo estar en el lugar correcto, en el momento correcto y tomar las decisiones que a veces tomamos está de alguna manera determinado por una mayor influencia que por ahora solo llamaré el Universo.

La primera vez que me di cuenta de esta influencia fue cuando estaba en tercer año en Troy State University, en Alabama, en 1972. Mientras estaba sentada en mi dormitorio con rulos en la cabeza bajo una secadora de pelo, decidí abandonar la escuela en ese mismo momento, terminar con mi prometido y convertirme en asistente de vuelo. Y lo hice un año después, lo que me lleva a esta historia y cómo elegir simplemente abrir una puerta cambió mi vida para siempre.

Estaba viviendo en Hermosa Beach, en un pequeño apartamento justo en la playa detrás de Perry’s Pizza. El olor a pepperoni y pizza prevalecía siempre, pero el alquiler mensual de $150 era todo lo que podía pagar con el salario de una azafata. Era un espacio pequeño, pero tenía una pared de ventanas y puertas francesas que conducían al exterior.

Era un día soleado, acababa de limpiar mi apartamento, y salí a tirar la basura al contenedor en el callejón detrás del edificio. Cuando me di la vuelta para entrar, un elegante Jaguar XKE plateado pasó junto a mí y, mientras lo veía pasar, pude ver que el hombre en el asiento del conductor me estaba mirando a través del espejo retrovisor. Nuestros ojos se encontraron.

Cuando regrese a mi apartamento todavía podía escuchar el estruendo del Jaguar justo afuera de mi ventana trasera. De repente alguien llamó a la puerta y, de alguna manera, supe que era el hombre misterioso del Jaguar.

Ahora, debes recordar. Esto fue antes de los teléfonos inteligentes y el correo electrónico y la cobertura de noticias 24/7 sobre las cosas malas que pueden suceder cuando un extraño aparece en la puerta de una mujer soltera que vive sola.

Tuve que tomar una decisión: ¿ir a esconderme en el baño hasta que se fuera o abrir la puerta a un completo desconocido? Abrí la puerta.

El apuesto hombre que estaba parado frente a mí con una chaqueta rompevientos azul marino, sonrió y preguntó casi con tono de disculpa: ¿Alguna vez has visto a alguien y luego lo has pasado de largo y sabías que lamentarías no haber intentado nunca conocerlo y ahora se ha ido para siempre?

Me entregó su tarjeta de presentación y me pidió mi número de teléfono. Se lo di, sin saber muy bien por qué, pero estaba intrigada por el gesto audaz y romántico.

Le expliqué que me iba al día siguiente de vacaciones y que no regresaría durante dos semanas. Me pidió que llamara cuando volviera. No estaba tan inclinada a hacerlo, ya que me iba de vacaciones con mi novio, que vivía en Illinois.

La verdad era, sin embargo, que la relación a larga distancia con mi novio no iba bien y durante las vacaciones subsiguientes discutimos y peleamos, y mis pensamientos comenzaron a volverse hacia el guapo tipo del Jaguar que estaba en casa. Cuando llegué a casa, todavía no tenía intención de llamarlo como él me había pedido, pero no tardó en llamarme.

Nuestra primera cita fue un paseo en bicicleta por lo que entonces era el carril para bicicletas recién instalado a lo largo de las playas de Manhattan, Hermosa y El Segundo, seguido de unas cervezas en el Poopdeck en Hermosa Beach y un feroz partido de futbolito. Me llamó la atención su simple acto de caballerosidad, cargar mi bicicleta por las partes cubiertas de arena del carril para bicicletas, y me encantó que todo en él fuera tan físico.

Las cosas se intensificaron desde allí y antes de que nos diéramos cuenta nos mudamos juntos. Y luego, en un valiente momento mientras estábamos sentados en la playa frente a nuestro apartamento en Manhattan Beach, solo tres meses después de que nos conocimos, le propuse matrimonio. Dijo que lo pensaría. Unos meses más tarde, nos casamos en una bahía en la playa de Malibu.

Entonces la pregunta sigue siendo: ¿fue el destino lo que nos unió? Una persona tomando un atajo por un callejón en su camino a la oficina, la otra decidiendo tirar la basura en el contenedor de ese callejón en ese mismo momento.

Creo que el destino tuvo algo que ver en esto.

Nuestro romance era poco probable.

Él era judío y 15 años mayor que yo, con una hija de 4 años. Yo era católica y solo tenía 21 años. Pero de alguna manera todo funcionó.

Cuarenta y cuatro años después, sigo enamorada del tipo del Jaguar, su nombre es David, y estoy tan feliz de que el Universo interviniera cuando lo hizo.

Personalmente, no le aconsejaría a nadie que le abriera la puerta a un extraño hoy en día. Pero estoy tan agradecida de haber encontrado al hombre de mis sueños y la maravillosa vida que siguió.

 

La autora, y el hombre del Jaguar, viven en Silver Lake. L.A. Affairs narra la búsqueda de amor en Los Ángeles y sus alrededores. Si tienes comentarios o una historia real que contar, envíanos un correo electrónico a LAAffairs@latimes.com.

Si quieres leer este artículo en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
75°