Trump se siente "increíblemente solo", y el mundo entero lo está viendo

Trump se siente "increíblemente solo", y el mundo entero lo está viendo

Mientras el presidente Trump se enfrentaba a un torrente de cargos hechos de manera anónima por alguien dentro de su administración, sobre su autoridad y aptitud para gobernar, buscó la validación en uno de los autócratas más infames del mundo.

"Kim Jong Un de Corea del Norte declara su fe inquebrantable en el presidente Trump", escribió el Trump el jueves 6 de septiembre por la mañana. "Gracias presidente Kim. ¡Lo haremos juntos!"

El tweet subraya uno de los peligros que una presidencia caótica de Estados Unidos podría representar para el país: que los adversarios extranjeros aprovechen la situación para explotar la sensación de que Trump está siendo socavado desde adentro.

El momento en la presidencia de Trump tiene ecos de los días más difíciles de los presidentes Nixon y Clinton, cuando muchos vieron sus decisiones de política exterior a través del lente del escándalo interno.

El presidente reconoció públicamente que estaba en desacuerdo con los principales líderes de su gobierno, incluso antes de que el New York Times publicara el miércoles un artículo de opinión anónimo y poco frecuente, de una persona identificada solo como un alto funcionario de la administración.

El funcionario anónimo afirmó que los principales asesores habían considerado invocar la Enmienda 25 de la Constitución para destituir a Trump y habían trabajado desde el inicio de la administración para frenar algunas de sus decisiones.

"Sorprendentemente solo", se describió Trump en una entrevista el martes con el Daily Caller, un noticiario conservador con sede en Washington, que alabó sus esfuerzos por persuadir a los generales de la nación a seguir su ejemplo enfrentando agresivamente a sus aliados para gastar más en su defensa.

"Muchos generales no lo entienden. Mucha gente no lo entiende", dijo Trump. "Sorprendentemente solo. Pero he convencido a mucha gente en el último un año. Pero empecé increíblemente solo".

El comentario de Trump pareció reconocer una realidad ampliamente conocida entre los miembros de la Casa Blanca y sus alrededores: gran parte de su propio personal ha estado en conflicto con sus posiciones administrativas, esperando servir al país, y también contener a un presidente irascible.

Un cabildero republicano bien relacionado con la Casa Blanca dijo que el Secretario de Defensa James N. Mattis y John F. Kelly, el jefe de gabinete del presidente, han descrito sus trabajos dentro de la administración como un esfuerzo para "mantener unida a la nación".

"Eso no era lo que pensaban que estarían haciendo inicialmente, pero es cómo han racionalizado su decisión de permanecer en esos trabajos", dijo el cabildero, quien habló bajo condición de anonimato al revelar las discusiones internas de la administración. "El hilo común es la inestabilidad potencial del tipo en la [Oficina] Oval. Ese es el problema, y parece ser una constante".

Esa mezcla de motivaciones, que ha sido un secreto a voces en Washington durante muchos meses, ganó mayor prominencia pública esta semana cuando Trump respondió enojado y enérgicamente al artículo de opinión, así como revelaciones similares en un próximo libro del periodista Bob Woodward. El libro incluye relatos de altos funcionarios que ignoran las órdenes presidenciales y del ex asesor económico superior Gary Cohn, que removió una carta del escritorio del presidente que habría retirado a EE.UU. de un acuerdo comercial con Corea del Sur, por lo que Trump no pudo firmarla.

Otra revelación es que, de acuerdo con Woodward, Mattis ignoró la orden de Trump de asesinar al presidente sirio Bashar Assad.

"Simplemente tenemos que aguantar los próximos dos años", dijo un alto funcionario del Senado republicano. "Va a ser una época tensa. Los demócratas convertirán al Congreso en un centro de acusación, y el presidente tomará represalias y atacará".

Las crecientes sospechas entre el personal de la Casa Blanca, junto con la especulación de los medios y el público sobre quién escribió el artículo de opinión del Times, provocaron una ola de negaciones de la administración, incluyendo una declaración pública extraordinaria del director de comunicaciones del vicepresidente Mike Pence, quien dijo que "el artículo de opinión era falso, ilógico y sin sentido".

"Nuestra oficina está por encima de tales actos de aficionados", tuiteó Jarrod Agen, el director de comunicaciones de Pence.

El vicepresidente también publicó un video de sí mismo haciendo una declaración improvisada a reporteros en un aeropuerto de Florida en la que llamó al autor del artículo de opinión para que renunciara.

"El editorial anónimo publicado en @nytimes es vergonzoso. El autor debe renunciar", escribió en Twitter.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, twitteó el número de teléfono de las oficinas del New York Times, instando a los seguidores a llamar y solicitar la "identidad del cobarde".

Presidentes extranjeros ya habían visto el liderazgo de Trump con confusión y, en algunos casos, preocupación, según diplomáticos extranjeros, analistas de políticas y funcionarios de administraciones anteriores, que han notado la desconexión entre la retórica de Trump y las acciones de su gabinete y sus principales asesores.

Las afirmaciones adicionales de que está siendo socavado activamente solo han intensificado la reputación de la administración de que vive en un mundo de intrigas tumultuarias y palaciegas, dijo Mara Karlin, que trabajó para cinco secretarios de defensa bajo los presidentes George W. Bush hasta Obama, y más recientemente como principal estratega del Pentágono.

La gente "debería saber que nuestros enemigos están tratando de aprovechar este caos y la disfuncionalidad tanto como sea posible", dijo Karlin. "Sería tonto no hacerlo".

Señaló que el secretario de Estado, Michael R. Pompeo, Mattis y Joseph Dunford, presidente del Estado Mayor Conjunto, llegaron a Nueva Delhi el 6 de septiembre para una importante cumbre de estrategia con líderes de la India, la democracia más grande del mundo y un aliado crucial. Mattis pasó la primera parte de la semana negando aseveraciones en el libro de Woodward, que compara la comprensión de Trump de la amenaza nuclear de Corea del Norte con la de un alumno de quinto o sexto grado.

Las principales controversias políticas internas también abren a los presidentes a preguntas sobre sus motivaciones de política exterior, complicando las respuestas a las crisis.

En 2000, en los últimos meses de un segundo mandato empañado por escándalo y juicio político, el presidente Clinton optó por no responder enérgicamente a un ataque mortal contra el destructor de la marina estadounidense Cole, a pesar de la información de inteligencia de que Osama bin Laden estaba detrás de él.

El historiador presidencial Michael Beschloss señala el inútil esfuerzo del presidente Nixon para negociar el control de armamentos con los soviéticos en 1974, durante la agonía de Watergate. Los soviéticos, dijo Beschloss, "básicamente mantuvieron su carrera armamentista y no hizo nada".

"[El entonces Secretario de Estado Henry] Kissinger escribió más tarde que los soviéticos trataron a Nixon con la solicitud que le dedicarían a alguien que padece una enfermedad terminal", continuó Beschloss. "Trump no está en ese punto, pero siempre es una consideración para los líderes extranjeros. Si un líder está negociando con Trump, tienen que tener en cuenta que puede perder la Cámara e incluso que podría ser obligado a renunciar".

Según el nuevo libro de Woodward, el presidente egipcio Abdel Fattah Sisi ya estaba expresando su preocupación en julio de 2017, sobre la nube de investigaciones sobre la presidencia de Trump.

Jim Hanson, un aliado de Trump que es presidente del Grupo de Estudios de Seguridad, un grupo de expertos en Washington, considera que se está exagerado. Pero admite que los adversarios pueden tratar de explotar la percepción de inestabilidad.

"Pero creo que se ve socavado por el hecho de que su administración es mucho más efectiva de lo que se le atribuye", dijo, señalando la dura reputación de Pompeo y John Bolton, asesor de seguridad nacional de Trump.

La continua popularidad de Trump entre los republicanos y los logros de su administración en las prioridades del partido -desde reducciones de impuestos hasta el desmantelamiento de las regulaciones y el nombramiento de un número récord de jueces conservadores en el tribunal federal- han ayudado al presidente a evitar que la mayoría de los legisladores republicanos lo abandonen.

Los republicanos, dijo el jefe de gabinete del Senado republicano, "en privado dicen que no les gusta Trump, pero la mayoría ama sus políticas y han decidido que eso es más importante que sus preocupaciones sobre su comportamiento".

Pero después de las últimas dos semanas, dijo el asistente, ese cálculo está siendo reconsiderado.

"Es posible que en algún momento más republicanos comiencen a decir que estas políticas no valen la pena", continuó el asesor. "No sé si sucederá, pero parece más probable ahora".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°