Trump podría visitar California para conocer los prototipos para el muro fronterizo

Trump podría visitar California para conocer los prototipos para el muro fronterizo

El presidente, que raramente cruzó el río Misisipi durante sus primeros 13 meses en el cargo, visitará California a mediados de marzo para ver prototipos de posibles muros fronterizos y conocer más sobre la construcción, según funcionarios de la administración involucrados en la planificación.

También visitará Los Ángeles para asistir a una recaudación de fondos del Comité Nacional Republicano, una de las recaudaciones de fondos que se espera que encabece en los próximos dos meses.

El viaje del presidente a California ha sido planificado varias veces pero al final no se ha llevado a cabo. Trump prefiere dormir en su propia cama por la noche, y algunos de sus ayudantes  no han apoyado un posible viaje a la frontera debido a posibles protestas en medio del debate sobre el apoyo del presidente a nuevos límites en inmigración.

Trump ha criticado a los funcionarios de California en los últimos días, amenazando con sacar a las autoridades de inmigración del estado más grande del país en retribución por lo que él considera un "pésimo trabajo administrativo". También se ha quejado de las "ciudades santuario" en California, donde las municipalidades locales no cooperan con las autoridades federales.

Trump no es exactamente una persona popular en California: perdió el estado con Hillary Clinton en 2016 por 4 millones de votos.

Ocho prototipos de paredes fronterizas están en exhibición en un lote cerca de la frontera al este de San Diego. Las barreras de 30 pies de alto usan configuraciones variadas de acero, concreto e incluso púas para crear defensas mucho más grandes que casi cualquier cosa en el lugar a lo largo de la frontera de 2.000 millas con México. Las pruebas realizadas por el Departamento de Seguridad Nacional han descubierto que los prototipos son casi imposibles de escalar o romper.

Trump ha abandonado su insistencia en que la nueva estructura sea un muro, en lugar de una valla, ya que los agentes fronterizos estadounidenses prefieren algo que les permita ver a través del territorio mexicano. Trump dijo el año pasado que una estructura completamente sin visibilidad dejaría a los agentes en riesgo de ser golpeados por sacos de drogas lanzados a Estados Unidos.

"Tan horrible como suena, cuando arrojan los sacos grandes de drogas, y si tienes gente al otro lado de la pared, no los ves, te golpean en la cabeza con 60 libras de drogas ", dijo Trump a los periodistas el año pasado. "Por más loco que suene, necesitas visibilidad a través de esa pared. Pero tenemos algunos diseños increíbles".

Se ha especulado que Trump podría tratar de usar la visita a la frontera, para presentar al prototipo ganador, en un espectáculo estilo reality show. Pero los analistas dicen que el Departamento de Seguridad Nacional probablemente seleccionará varios de los prototipos, porque ningún modelo puede ser perfectamente adecuado para una frontera que abarca montañas, desiertos, márgenes de ríos y barrios urbanos.

La administración Trump busca $ 18 mil millones para la construcción del muro fronterizo en los próximos 10 años, una cantidad que pagaría por aproximadamente 300 millas de nuevas barreras donde actualmente no existen y permitirá al gobierno reemplazar otras 400 millas de cercas más antiguas.

California se ha unido a varios grupos ambientales y de defensa en juicios que desafían la decisión de DHS de acelerar sus planes de construcción. Están tratando de obligar a la administración a seguir procedimientos estándar de revisión ambiental, mientras que el gobierno argumenta que tiene la autoridad para eludirlos como una cuestión de seguridad nacional.

Las demandas están siendo revisadas por el juez de distrito de los Estados Unidos, Gonzalo Curiel, a quien Trump caracterizó durante su campaña como "un mexicano" y por lo tanto parcial en su contra. Se espera que Curiel, quien nació en Indiana de padres inmigrantes mexicanos, anuncie una decisión en los próximos días.

Sería la primera visita de Trump a la frontera con México como presidente, y él siempre ha hablado del área como un lugar peligroso y sin ley. En realidad, las tasas de delincuencia en varias ciudades fronterizas de los Estados Unidos, incluido San Diego, se encuentran entre las más bajas del país.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°