Trump envía una delegación de alto nivel a reunión con López Obrador

Trump envía una delegación de alto nivel a reunión con López Obrador

Después de un año y medio de altos y bajos, la administración Trump está tratando de reparar las relaciones con su aliado cercano enviando una delegación de alto nivel a México para reunirse con el próximo presidente del país.

El secretario de Estado Michael R. Pompeo encabezó al equipo en la Ciudad de México para reunirse con el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, así como con su actual presidente, Enrique Peña Nieto, y otros altos funcionarios del gobierno.

Se esperaba que la delegación estadounidense ofreciera una mejor relación y apoyo financiero a la vez que exigió que México expandiera sus esfuerzos para reducir el flujo de centroamericanos que viajan a través de México hacia la frontera con Estados Unidos.

Pompeo estuvo acompañado por el yerno y asesor principal del presidente Trump, Jared Kushner, quien está nominalmente a cargo de la cartera de México. La secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, una diplomática de línea dura en inmigración, y el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, cuya oficina maneja las sanciones económicas.

Esta delegación de trabajo indicaba que la reunión tendría un fuerte énfasis en la inmigración.

Hay señales de que la problemática relación entre los dos países, que no figuraba significativamente en la reciente campaña electoral mexicana, podría mejorar, al menos temporalmente. López Obrador fue elegido para el cargo por una población harta de corrupción oficial y altas tasas de homicidios.

Hasta el momento, los funcionarios mexicanos han estado satisfechos, o aliviados, de que el tono de Trump con López Obrador haya sido cordial e incluso amistoso. En un tweet, Trump felicitó a López Obrador por su victoria.

"Espero con ansias trabajar con él", tuiteó Trump. "¡Hay mucho por hacer que beneficiará tanto a Estados Unidos como a México!"

Los dos también hablaron por teléfono a través de traductores durante media hora poco después de las elecciones. Ambos gobiernos describieron la conversación como positiva.

Aun no están muy lejanos los ataques de Trump contra los mexicanos tachándolos como violadores y criminales que llevan drogas y violencia a los Estados Unidos, y su insistencia de que Estados Unidos construiría un muro y de que México lo pagaría.

Peña Nieto canceló una visita planeada a la Casa Blanca en febrero después de que él y Trump chocaran en una llamada telefónica sobre la demanda de Trump, de que México pague por el muro. Hasta el momento, ni el Congreso ni México han aceptado proporcionar el dinero.

Se dice que a Trump le gusta López Obrador, al menos desde una cierta distancia, al parecer en la creencia de que el populista mexicano es como él. Los dos han cultivado una imagen como políticos no convencionales -López Obrador se postuló sin éxito para presidente dos veces y es ex alcalde de la Ciudad de México- y ambos desafían el ‘status quo’.

Según los informes, Trump ha apodado a López Obrador como "Juan Trump".

La composición de la delegación de EE.UU. refleja un "enfoque de todo el gobierno y subraya la importancia de nuestra relación", agregó el funcionario, hablando a los periodistas bajo condición de anonimato.

Los intereses de Trump y López Obrador pueden converger por un tiempo. Ambos expresan su preocupación por el estancamiento de los salarios de los trabajadores y buscan proteger sus economías nacionales.

Ambos son populistas, aunque mientras Trump viene de la derecha, López Obrador viene de la izquierda y no ha adoptado el tono xenófobo y antiinmigrante de Trump.

Pero la luna de miel puede terminar rápidamente. Es probable que sus políticas e intereses diverjan una vez que López Obrador asuma el cargo el 1 de diciembre, y establezca planes concretos.

"El presidente Trump ha sido admirablemente moderado" con el nuevo líder en México, dijo Michael Shifter, un veterano observador de la política latinoamericana y presidente de Interamerican Dialogue, con sede en Washington.

"Pero la moderación no es su fuerza", agregó. "La buena voluntad que hoy se debe celebrar, podría ser de corta duración".

La arrolladora victoria de López Obrador, que llevó a la izquierda al poder presidencial por primera vez desde que se instauró la democracia, le otorga un mandato mucho más fuerte que el de Trump.

Tanto Trump como López Obrador dan prioridad a la seguridad y la inmigración. Pero sus estrategias son muy diferentes. Trump está a favor de la fuerza, de una frontera semi militarizada, detenciones y deportaciones de inmigrantes que cruzan ilegalmente y prohibiciones de viaje en ciertos países.

Peña Nieto, en la mayoría de los casos, cooperó con esas tácticas, López Obrador quiere aliviar la pobreza, expandir el empleo y sacar a los militares de la lucha contra el narcotráfico.

El miércoles, dijo que cancelaría una compra programada de $ 1.3 mil millones de ocho helicópteros estadounidenses para la armada mexicana. También quiere que se completen las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que parece ser una prioridad que se desvanece rápidamente en la Casa Blanca.

Lo que sostuvo la relación entre la ciudad de Washington y México bajo Trump, a pesar de las tensiones, fue un canal de apoyo que Kushner creó con el poderoso ministro de relaciones exteriores de México, Luis Videgaray. 

"Con López Obrador Estados Unidos no tendrá un gobierno mexicano complaciente como el de Peña Nieto", dijo Roberta Jacobson, la última embajadora de Estados Unidos en México, que abandonó el 5 de mayo en protesta por la política de administración de Trump.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°