Trump amenaza a sus socios del TLCAN: dan mejor trato a EE.UU o enfrentarán aranceles al acero

and Contact Reporter

El presidente Trump lanzó el lunes una fuerte amenaza en lasconversaciones de comercio regional largamente estancadas, diciendo que México y Canadá podrían evitar los nuevos aranceles sobre aluminio y acero si aceptaban hacer concesiones a Washington en las negociaciones sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Trump ha amenazado frecuentemente con retirarse del TLCAN si sus dos socios del pacto no acceden a las demandas de los EE. UU. por un trato más favorable.

Pero el lunes, el presidente sugirió que Canadá y México podrían evitar los aranceles si hicieran concesiones en las negociaciones para reescribir el acuerdo de casi un cuarto de siglo. Los tres lados cerraron la séptima ronda de conversaciones en la Ciudad de México el lunes con pocos avances en los puntos clave.

"Las tarifas de acero y aluminio solo se detendrán si se firma un acuerdo NAFTA nuevo y justo", tuiteó Trump. "Además, Canadá debe tratar a nuestros agricultores mucho mejor. México debe hacer mucho más para evitar que las drogas ingresen a los Estados Unidos. No han hecho lo que se necesita hacer. Millones de personas son adictas y están muriendo".

El progreso en las conversaciones del TLCAN ha sido lento, los negociadores lo admiten, y el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, advirtió que el tiempo para un acuerdo estaba disminuyendo a medida que se acercan las elecciones en las tres naciones.

"Ahora nuestro tiempo es muy corto", dijo Lighthizer a los periodistas el lunes al concluir la última ronda de conversaciones en Ciudad de México. "Mientras más avancemos, más obstáculos políticos sentiremos".

Siete meses de negociaciones han resultado en el cierre de solo seis de los 30 capítulos del acuerdo, dijeron funcionarios, y muchos de los problemas comerciales más espinosos permanecen sobre la mesa.

Si un acuerdo resultara imposible, advirtió Lighthizer, Washington estaba "preparado para avanzar de forma bilateral”en los pactos comerciales.

"Estamos en el punto en el que tenemos que tomar decisiones políticas muy importantes", dijo el representante comercial de EE. UU.

Los comentarios de Trump que vinculan los nuevos aranceles propuestos con el progreso en las conversaciones del TLCAN arrojaron un nuevo factor en las complejas negociaciones entre las tres naciones. Los comentaristas mexicanos y canadienses en general vieron el anuncio de Trump como una táctica para obtener términos favorables para Estados Unidos en un acuerdo comercial reformado.

Trump dijo el jueves que impondría aranceles del 25% sobre el acero importado y el 10% sobre el aluminio, pero proporcionó pocos detalles durante lo que parecían ser observaciones improvisadas en respuesta a la pregunta de un periodista en una reunión en la Casa Blanca con ejecutivos de fabricación de acero y aluminio.

El anuncio del presidente sorprendió a gran parte de su propio personal y provocó una respuesta inmediata de Canadá y otros gobiernos, así como de legisladores republicanos y empresas que usan los metales.

El lunes, la canciller canadiense, Chrystia Freeland, reiteró la oposición de su gobierno a las tarifas y advirtió que Canadá responderá enérgicamente a tal acción. Canadá es el principal exportador de acero y aluminio a los Estados Unidos, y México se encuentra entre los cinco primeros. Canadá y México también son los dos principales compradores de aluminio y acero producidos en los Estados Unidos.

 

"Canadá consideraría absolutamente inaceptables las restricciones comerciales al acero canadiense y al aluminio", dijo Freeland en Ciudad de México, donde se presentó al final de la última ronda de conversaciones del TLCAN. "En caso de que se impongan restricciones a los productos canadienses de acero y aluminio, Canadá tomará las medidas de respuesta apropiadas para defender nuestros intereses comerciales y a nuestros trabajadores".

El presidente de la Cámara, Paul D. Ryan (R-Wis.), Rompió públicamente con Trump, por temor a que los aranceles propuestos pudieran desencadenar una guerra comercial.

"Estamos extremadamente preocupados por las consecuencias de una guerra comercial y estamos instando a la Casa Blanca a no avanzar con este plan", dijo AshLee Strong, la portavoz de Ryan. "La nueva ley de reforma fiscal ha impulsado la economía y ciertamente no queremos poner en peligro esas ganancias".

Trump respondió dejando de lado las críticas a una posible guerra comercial, y el lunes pareció reforzar su determinación sobre las tarifas a los metales.

"No, no estamos retrocediendo", dijo Trump al responder la pregunta de un periodista sobre las tarifas. "Tuvimos un trato muy malo con México, tuvimos un trato muy malo con el TLCAN".

"En este momento, 100%, pero podría ser parte del TLCAN", dijo, abriendo la puerta a la posibilidad de que Canadá y México pudieran quedar exentos de las tarifas.

Trump dijo que Estados Unidos había sido "estafado" por otros países en el comercio. "Perdimos $ 800 mil millones en el comercio... vamos a ocuparnos de eso".

Durante el fin de semana, el asesor comercial del presidente, Peter Navarro, quien ha sido el vocero de la administración sobre los aranceles, le dijo a Fox News que el anuncio de Trump era en términos generales. "Esa es la dirección en que se dirige", dijo. Y Navarro dijo en CBS News que "esperamos que para el final de la semana se firmen", una vez que hayan sido revisados por el departamento legal.

La administración está justificando los aranceles aduciendo que una oleada de acero y aluminio importados representa una amenaza para la seguridad nacional del país.

Trump ha convertido las políticas comerciales de Estados Unidos en una parte clave de su plataforma económica, y los funcionarios del gobierno han estado en conversaciones con sus contrapartes canadiense y mexicano para revisar el TLCAN desde agosto en un intento de revertir los déficits comerciales de mercancías con ambos países. Las tres partes han logrado algunos avances, aunque varios asuntos importantes siguen sin resolverse, incluidas las controvertidas normas de origen de los materiales que contiene el sector automotriz, compras del sector público y resolución de conflictos.

Al vincular los aranceles de metales propuestos con el TLCAN, Trump aparentemente pretendía ejercer presión sobre los negociadores, pero los analistas dijeron que la táctica probablemente sería contraproducente.

"Es otro intento de intimidación", dijo William Reinsch, veterano experto en comercio y asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.

"No lo comprarán y no tiene sentido", agregó. "Son dos cosas separadas”.

Las tarifas de los metales se pueden imponer esta semana o la próxima, indicó la Casa Blanca, pero Reinsch y otros analistas esperan que las renegociaciones del TLCAN se prolonguen durante algunos meses. Además, las conversaciones podrían retrasarse por razones políticas a medida que se acerque la elección presidencial mexicana este verano, y luego las elecciones de mitad de período en los Estados Unidos.

Ildefonso Guajardo, el secretario económico de México y su principal negociador del TLCAN, respondió a la última presión de Trump con un tweet moderado suyo:

"México no debería incluirse en las tarifas de acero y aluminio. Es la forma incorrecta de incentivar la creación de un NAFTA nuevo y moderno", dijo.

Respondiendo a la declaración de Trump en Twitter de que México debe "hacer mucho más" para evitar que ingresen drogas ilícitas a los Estados Unidos, el canciller mexicano, Luis Videgaray, dijo que el contrabando de drogas era una "responsabilidad compartida" entre las dos naciones.

"Este principio aceptado guía nuestra cooperación con las agencias de los EE. UU.", tuiteó el máximo diplomático de México. "Solo trabajando juntos y abordando la oferta y la demanda podemos detener el flujo ilegal de drogas, efectivo y armas en ambos sentidos".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group