Más estadounidenses eligen retrasar la jubilación aunque encontrar trabajo les sea más difícil

Con una maestría en informática y 30 años de experiencia trabajando para compañías de tecnología, Tom Middleton tenía pocas dudas de que pronto encontraría un nuevo empleo después de perder su trabajo hace una década como gerente de ingeniería de software en Kyocera, en San Diego.

Qué equivocado estaba.

Después de dos años de presentar más de 300 solicitudes y de obtener una entrevista cara a cara ocasionalmente, Middleton, que entonces tenía 59 años, se convenció de que su edad era un obstáculo. Oía comentarios como "estás sobrecalificado" y "no podemos pagarte lo que estás acostumbrado".

A medida que el dinero se desvanecía, incumplió los pagos de la casa y se agotaron los ahorros 401 (k), tomó trabajos que pagaban salario mínimo en Target y Walmart, y probó suerte como preparador de impuestos. Para ver qué pasaba, solicitó un trabajo como conductor de autobús, y fue contratado, ahora gana menos de la mitad de su salario anterior de seis cifras.

"Tuve algunos días en los que quería meterme a un hoyo", dijo Middleton, ahora de 66 años, sobre su búsqueda de trabajo. "Pensé que yo sería todo un ‘regalo’ para alguna compañía, pero no lo vieron de esa manera".

Una creciente proporción de los conocidos ‘baby boomers’ está optando por trabajar en lo que tradicionalmente serían sus años de jubilación, pero los desafíos de permanecer empleados o reincorporarse a la fuerza de trabajo a una edad más avanzada, incluso en el apretado mercado laboral, no necesariamente han disminuido.

Incluso cuando los datos del Departamento del Trabajo muestran que más personas de 55 años están empleadas que en ningún otro momento de la historia y que tienen una menor tasa de desempleo (3.1%, comparado con 3.9% del resto de los trabajadores), permanecen sin trabajo más tiempo que sus compañeros más jóvenes cuando pierden un trabajo.

En promedio, están desempleados durante aproximadamente 37 semanas, en comparación con las 25 semanas para los trabajadores de 35 a 44 años, según los datos de 2017 de la Oficina de Estadísticas Laborales.

Su salario por hora también comienza a disminuir a medida que ingresan a los 60 años, independientemente de la educación que tengan.

"Estamos viviendo más tiempo. Estamos viviendo más saludables. Queremos trabajar", dijo Susan Weinstock, vicepresidenta de resiliencia financiera de AARP. "Tenemos disminución de mano de obra, y escuchamos sobre la escasez de habilidades. Los trabajadores mayores pueden satisfacer esas necesidades si los empleadores se abren a la idea".

¿Por qué trabajar más tiempo?

Los cambios demográficos y la compensación para los estadounidenses mayores han estado cambiando el panorama de la jubilación desde mediados de los años noventa.

En una reversión de una tendencia de décadas hacia la jubilación anticipada, los trabajadores de 55 años y más representaron el 22.4% de la fuerza de trabajo de EE.UU. en 2016, frente a solo el 12% dos décadas antes, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. Para el año 2026, cuando los ‘baby boomers’ tengan entre 62 y 80 años, se espera que esa proporción aumente al 25%.

La participación de la fuerza de trabajo también ha aumentado marcadamente, con cerca del 40% de personas mayores de 55 años trabajando o buscando trabajo activamente hoy en día, en comparación con el 30% en 1996.

En una encuesta de 2018, realizada por el Centro Transamérica para Estudios de Retiro, más de la mitad de las personas consultadas dijeron que planean trabajar después de los 65 años o que no planean jubilarse.

Los economistas ofrecen múltiples teorías sobre lo que está impulsando a las personas a trabajar por más tiempo, incluida la mejora de la salud, la educación superior y un cambio hacia empleos menos exigentes físicamente.

La eliminación gradual de las pensiones tradicionales de los empleadores y un aumento más volátil en los planes 401 (k) también han desalentado las jubilaciones anticipadas. Al mismo tiempo, un aumento en la edad de jubilación total de la Seguridad Social (ahora 66 y en aumento) ha inducido a las personas a permanecer en la fuerza de trabajo por más tiempo al recompensarlas con pagos mensuales más altos.

"Hay un grupo completo de personas que nunca se han recuperado realmente de la Gran Recesión", dijo Weinstock de AARP. "Si sus cuentas de jubilación recibieron un golpe en ese momento, solo han pasado 10 años, y lleva una vida construir esas cuentas".

Los trabajadores de 55 años o más han sido el segmento de más rápido crecimiento de la fuerza de trabajo de EE.UU. desde 1996, y se espera que esa tendencia continúe hasta el 2026, según la Oficina de Estadísticas Laborales. Al mismo tiempo, no se prevé que las tasas de crecimiento de los grupos de edad más jóvenes aumenten demasiado en la próxima década.

Y como observó Gary Burtless, investigador senior en estudios económicos de Brookings Institution, también hay personas a las que simplemente les gusta su trabajo y no están listas para dejarlo.

Salarios más bajos, independientemente de la educación

Después de 35 años en la industria de la construcción, David Sapper, ahora de 64 años, dijo que sintió como un "golpe en el estómago" cuando perdió su trabajo administrativo altamente remunerado como parte de una reducción de personal hace siete años.

Reconociendo que tendría que conformarse con una remuneración muy por debajo de su salario anterior de seis cifras, pasó casi un año buscando trabajo antes de aceptar uno que no había imaginado para sí mismo, y que paga mucho menos que el anterior.

Los datos salariales reunidos por el Banco de la Reserva Federal de Atlanta, muestran el salario promedio por hora para los trabajadores a tiempo completo, que comienzan a disminuir después de los 60 años en todos los grupos educativos.

Sin embargo, esas estadísticas son solo para empleados a tiempo completo y, por lo tanto, no reflejan el trabajo a tiempo parcial que suelen realizar muchos trabajadores de más edad, ya sea por elección o por necesidad.

Durante los últimos seis años, Sapper ha sido un conductor de caravanas del Zoológico Safari Park de San Diego, acompañando a los visitantes en recorridos que incluyen vistas de primer plano de jirafas, rinocerontes y antílopes. Desde que se unió al parque, ha trabajado hasta casi 40 horas a la semana, ganando entre $ 45,000 y $ 50,000 al año, dijo.

Sapper reconoció que el trabajo de su esposa como administradora de una escuela le permitió sacrificar un recorte salarial significativo, pero también dijo que trabajar en Safari Park ha significado mucho menos estrés en su vida.

"Ahora puedo finalmente dormir por la noche e irme a trabajar feliz y no estar caminando por la puerta temiendo cómo voy a compensar el exceso de medio millón de dólares en un trabajo de construcción", dijo.

Ellyn Terry, especialista en política económica del Atlanta Reserve Bank, conjetura que una de las razones de la caída en el sueldo que experimentan algunos trabajadores a medida que envejecen, puede tener que ver con la reducción de la productividad.

"Hay una teoría económica que dice que la productividad máxima disminuye casi al final de nuestras carreras", dijo. "La productividad generalmente se asocia con los salarios; es decir, cuanto más pueda producir, más le pagarán. Los salarios más bajos entre las personas mayores también pueden reflejar que las personas cambien a trabajos menos intensivos".

Sin embargo, está menos convencida de que los datos sugieran discriminación por edad.

"Un economista argumentaría que la discriminación por edad no debería existir, que cuando un empleador quiere la mejor persona al mejor precio, no debería pensar en la edad", señaló Terry.

Probar la discriminación es difícil

Greg Locke, de 60 años, dice que vio señales de discriminación mientras buscaba trabajo recientemente. Después de 21 años en la Infantería de Marina, Locke obtuvo una maestría en administración de negocios de la Universidad Estatal de San Diego y comenzó una segunda carrera trabajando para el Condado de San Diego, a principios de la década de 2000.

En junio de 2018, se retiró como gerente de Proyectos de desarrollo de telecomunicaciones de bienes raíces, se tomó unos meses de descanso y luego comenzó a buscar trabajo nuevamente. Durante algunas de las seis entrevistas que tuvo, dijo Locke, se le preguntó cómo interactuaría con los trabajadores más jóvenes.

"Me pregunto si a los trabajadores más jóvenes también se les preguntó cómo interactuarían con los trabajadores mayores", dijo. Eventualmente consiguió un trabajo en una compañía que no hizo esa pregunta.

Probar la discriminación es difícil, especialmente en los casos en que alguien no es contratado para un trabajo y se sospecha que existe un sesgo de edad.

La investigación realizada por un trío de economistas en 2015, envió unas 40,000 solicitudes con currículos ficticios para unos 13,000 puestos en gran medida poco calificados, como empleados de ventas minoristas, conserjes y asistentes administrativos, a menudo citados como evidencia de discriminación por edad. Los curriculums vitae eran casi idénticos a excepción de edad y género.

Resultó que las tasas de devolución de llamadas eran más altas entre los solicitantes más jóvenes que sus contrapartes mayores, proporcionando "evidencia convincente de que los trabajadores mayores experimentan discriminación por edad en la contratación de los tipos de trabajos menos calificados que abarca el experimento", dijeron los autores.

Los casos de discriminación por edad fueron más notorios entre las mujeres mayores de edad, dijo el coautor David Neumark, profesor de economía en la Universidad de California en Irvine y profesor visitante en el Banco de la Reserva Federal de San Francisco.

Aún así, Neumark reconoce que la prueba de discriminación sigue siendo esquiva. "Mi punto es simple, es complicado", dijo. "Es mejor ser un trabajador de mayor edad ahora que en 2010, y es mejor ser un trabajador negro y un ex delincuente porque los empleadores tienen menos trabajadores para elegir. Pero se trata del ciclo de empleo, por lo que ahora es un poco más fácil para estas personas encontrar trabajo, pero estamos al final de una recuperación muy larga".

Sigue habiendo una fuerte percepción entre la fuerza de trabajo de mayor edad de que su edad está en contra de ellos. Una encuesta de 2017 encargada por AARP encontró que 3 de cada 5 trabajadores mayores de 45 años han experimentado o visto discriminación por edad en el lugar de trabajo.

Laurie McCann, abogada de la Fundación AARP, dijo que los empleadores en estos días son lo suficientemente inteligentes como para "no dejar señal alguna" que mostraría claramente la discriminación por edad, pero eso no significa que no haya casos más sutiles de discriminación en el proceso de contratación.

"Algunas indicaciones son que las personas sean recién graduadas. También estamos viendo algunos trabajos donde la gente tiene que ser un ‘nativo digital’, que es alguien que creció usando Internet", describió McCann.

Las quejas por discriminación de edad presentadas ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo totalizaron más de 18,000 en 2017, aunque el número ha estado tendiendo a la baja desde la recesión, cuando alcanzaron un máximo de 24,000. No es atípico que tales quejas vayan y fluyan con el ciclo económico.

El sesgo potencial contra los trabajadores de más edad podría descarrilar las políticas destinadas a alentar a los "baby boomers" a trabajar más tiempo, una de las mejores opciones para mantener viva la fuerza de trabajo de la nación.

Eso es importante porque la participación de la fuerza de trabajo entre las personas de 16 a 24 años ha disminuido desde los años noventa. Además, el empleo para los trabajadores de 25 a 54 años se estancó la mayor parte de la última década. No fue sino hasta este 2018 que los trabajos en este grupo de edad finalmente regresaron a los niveles previos a la recesión.

Mientras tanto, la vanguardia de la generación del baby boom, unos 76 millones de personas nacidas entre 1946 y 1964, tiene ahora 72 años. "Diez mil 'baby boomers' se jubilan todos los días", dijo Weinstock de AARP. "Ese es el conocimiento institucional de una empresa saliendo por la puerta".

El cambiante proceso de búsqueda de trabajo

Para algunos trabajadores de más edad, particularmente aquellos que trabajaron para una compañía por muchos años, tratar de encontrar un nuevo trabajo es desalentador.

El proceso de búsqueda de empleo se ha movido online, con bolsas de trabajo como Indeed y ZipRecruiter que hacen que sea fácil encontrar y solicitar todo tipo de trabajos. Pero a menudo estos esfuerzos resultan infructuosos, sin retroalimentación alguna para los solicitantes.

Kim Selznick, de 64 años, trabajó como contador/administrador de una empresa de inversión alternativa durante los últimos 21 años. En abril, fue despedida, y está luchando por encontrar otro trabajo.

"Se me sugirió que me conectara con LinkedIn, buscara personas con quienes conectarme y luego encontrara personas con las que estuvieran conectadas", dijo. "Ahí es cuando me cuesta mucho pedirles ayuda y hacer esas conexiones".

Sin embargo, eso es lo que se necesita para llamar la atención de un empleador en una era de aplicaciones online, dijo Kyle Houston, gerente de la sucursal de San Diego para la firma de servicios y consultoría Robert Half Technology.

"Mi primer consejo es dejar de postularme a través de bolsas de trabajo", dijo. "Ese refrán que dice que, 'no es lo que sabes sino a quién conoces', sigue siendo cierto".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group