Más estados aprueban leyes de ‘alerta roja’ para retirar armas a personas que pueden ser "una amenaza"

Más estados aprueban leyes de ‘bandera roja’ para retirar armas a personas percibidas como amenazas

Desde el tiroteo fatal de 17 personas en una escuela secundaria del sur de la Florida, cinco estados (Delaware, Florida, Maryland, Rhode Island y Vermont) aprobaron leyes que permiten a las autoridades retirar temporalmente armas de una persona que ha mostrado un patrón de violencia.

Si bien la mayoría de las propuestas legislativas para abordar la violencia armada se estancan, las llamadas leyes de "bandera roja" han pasado con apoyo bipartidista y la colaboración de activistas de ambos lados del debate sobre el control de armas. El impulso de estas leyes se produce después de que las investigaciones revelaron que los tiradores a menudo mostraban señales de advertencia de que cometerían actos de violencia.

Nueve estados ahora tienen tales leyes en los libros y docenas de otros están considerando tales propuestas.

La ley más reciente fue en Delaware, donde el gobernador John Carney firmó el 30 de abril la Ley de Prevención de la Violencia con Armas de Fuego. Esta ley permite a los profesionales de la salud mental informar a las autoridades de personas potencialmente peligrosas y confiscar sus armas mediante una orden judicial.

En su tuit, @JohnCarneyDE dice: Tuve el honor de firmar el Acta de Prevención de la Violencia con Armas de Fuego y ayudar a continuar con el legado de Beau y su compromiso de proteger a los habitantes de Delaware. 

El proyecto de ley falló en 2013, pero ahora, después de la masacre en Marjory Stoneman Douglas High School en Parkland, el 14 de febrero, en el estado de Florida, la Asamblea General aprobó la ley por unanimidad.

"Tuvimos reuniones donde la Coalición de Delaware contra la violencia armada se reunió con miembros de la NRA local", dijo el representante estatal David Bentz. "Nos sentamos en una habitación y hablamos sobre el problema. Parecían ser sinceros en sus esfuerzos".

Se espera que los legisladores de Delaware aprueben una segunda ley similar a la mayoría de las leyes de bandera roja, que permite a los familiares y agentes del orden, solicitar a un tribunal que confisque armas a personas que exhiben señales de peligro de daño a ellos mismos o a otros. En Maryland, el gobernador Larry Hogan firmó un proyecto de ley en abril.

"Creo que pudimos elaborar una ley realmente efectiva aquí en Maryland porque fue un gran esfuerzo de cooperación, entre todas las organizaciones", dijo Jen Pauliukonis, presidenta de Maryland para prevenir la violencia armada.

Bajo las leyes de la bandera roja, las armas se retiran de una persona temporalmente. El tiempo que se retienen las armas varía de estado a estado. En California y Florida, por ejemplo, estas leyes permiten que las armas de fuego sean removidas por hasta un año.

Las leyes abordan una preocupación de la policía: cómo actuar cuando aún no se ha cometido un delito, dijo William Rosen, subdirector jurídico de Everytown for Gun Safety. "La ley de la bandera roja entra en esa brecha", dijo.

"Necesitamos detener a las personas peligrosas antes de que actúen. Por lo tanto, el Congreso debe proporcionar fondos para que los estados adapten las órdenes de protección de riesgos", dijo en un video de YouTube Chris Cox, director ejecutivo del Instituto de Acción Legislativa de la NRA.

La postura de la NRA se sintió como una traición para algunos. "El punto clave para las leyes de la bandera roja es que alguien puede ser acusado y confiscarse sus armas. Es una propuesta antiamericana", dijo Dudley Brown, presidente de la Asociación Nacional para el Derecho a las Armas.

Las leyes de la bandera roja equivalen a una "eliminación del debido proceso", dijo. "Te quitarán tus derechos civiles porque creen que puedes hacer algo malo".

Un estudio nacional realizado por Everytown for Gun Safety mostró que el 42% de las veces el sospechoso de disparos en masa mostró señales de advertencia antes del incidente.

Una persona que llamó anónima le contó al FBI sobre los inquietantes patrones de comportamiento de Nikolas Cruz un mes antes del tiroteo en Stoneman Douglas High School. En un comunicado, el FBI dijo que la persona que llamó le dijo a las autoridades sobre "la cantidad de armas de Cruz, el deseo de matar personas, el comportamiento errático y las publicaciones inquietantes en las redes sociales". El FBI había admitido que los protocolos adecuados no se tomaron a pesar de las preocupaciones de la persona en torno a Cruz.

Los defensores de las leyes de la bandera roja señalan que antes de que se pueda ejecutar una orden judicial, debe haber evidencia de un historial de violencia o amenazas documentadas de cometer daños a sí mismos o a otros.

"Hacer una amenaza no cuenta como evidencia convincente", dijo Jennifer Lynch, miembro de la junta de la Alianza de Oregon para la Seguridad contra Armas. "El estatuto exige pruebas múltiples y comprobables de intervención de la policía".

Las leyes de la bandera roja piden al tribunal que considere, entre otras cosas, la historia documentada de violencia o intento de violencia de una persona, el uso ilegal de sustancias controladas o armas letales y la compra reciente de armas letales.

Después de que se retiren las armas de una persona, él o ella tienen tiempo para rescindir la orden. Cada estado permite una ventana para que el peticionario tenga una cita en la corte y defienda sus armas de fuego.

Antes de que se aprobara una ley de bandera roja en Rhode Island en abril, los simpatizantes de las libertades civiles querían enmiendas significativas para abordar las preocupaciones sobre el debido proceso. Steven Brown, director ejecutivo del capítulo de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles en Rhode Island, dijo que debería haber "un peligro significativo de daño inminente" antes de que se pueda presentar una petición para retirar las armas de una persona.

Una evaluación obligatoria de salud mental también fue eliminada de la ley de Rhode Island porque estaba "promoviendo la salud mental de una persona como la base para emitir estas órdenes", dijo Brown. "Hay muchos criterios que un juez debe considerar, independientemente de su salud mental o enfermedad".

En algunos estados, los esfuerzos anteriores para aprobar los proyectos de ley de bandera roja fallaron. Dicha legislación murió en Oregon, en 2016. Ese invierno, James Tylka compró una pistola de 9 milímetros en la víspera de Navidad para matar a su esposa, Katelynn Armand-Tylka. También le disparó a un policía estatal de Oregón, que sobrevivió. Más tarde, la policía disparó a Tylka varias veces y también recibió una herida de bala autoinfligida. El hombre murió.

Armand-Tylka había planeado presentar una orden de restricción contra Tylka, quien tenía antecedentes documentados de violencia doméstica, incluidos mensajes de texto que amenazaban su vida. Más tarde se aprobó una ley de bandera roja y, desde que entró en vigor en Oregón el 1 de enero, el estado ha recibido 19 pedidos en 15 condados, según Phillip Lemman, del Departamento Judicial de Oregón.

Los profesionales de la salud mental creen que las leyes de la bandera roja equilibran la seguridad pública con los derechos personales al enfocarse en el comportamiento, no en el diagnóstico de salud mental.

"No se trata solo de enfermedad mental. Se trata de la historia y la capacidad de la persona para ser un propietario responsable de armas", dijo Dominic Sisti, director del Programa Scattergood para Ética Aplicada de Behavioral Healthcare.

Si los estándares para una bandera roja no fueran tan altos, sería una gran preocupación. "Creo que eso es totalmente razonable. Si un individuo está en crisis, me parece de sentido común que [la persona] no tenga acceso a armas de fuego", dijo Sisti.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°