Malibu prohíbe a los restaurantes que distribuyan pajillas, agitadores y utensilios de plástico

Malibu prohíbe a los restaurantes que distribuyan pajillas, agitadores y utensilios de plástico

Durante cada visita a la playa, Sheila Morovati, su esposo y sus dos hijos recogen al menos 10 artículos de basura. Casi siempre, cada artículo está hecho de plástico: pajillas, tapas de botellas, tapas, tenedores.

Así que el año pasado, Morovati ayudó a liderar una campaña para deshacerse de pajillas de plástico en la ciudad de Malibu. El esfuerzo culminó la noche del lunes con el Concejo Municipal prohibiendo a los aproximadamente 65 restaurantes y vendedores de alimentos de la ciudad costera ofrecer o vender pajillas de plástico, agitadores y utensilios a los clientes.

"Esta es una comunidad basada en sus océanos y playas y queremos protegerlos", dijo Craig George, director de sostenibilidad ambiental de la ciudad.

"Las ciudades individuales tienen que decidir cómo van a proteger sus recursos", dijo. "Tenemos que comenzar en alguna parte. Si podemos comenzar localmente, ese es el mejor lugar para comenzar".

Las empresas tienen hasta el 1 de junio, cuando la prohibición surta efecto, para realizar el cambio, sustituyendo los artículos de plástico por papel, madera o bambú. A los comensales también se les recomienda usar pajillas y cubiertos reutilizables de metal o vidrio.

"Esto es lo correcto", dijo el alcalde Rick Mullen. Incluso si la gente tiene que "pagar un poco más por algo para hacer lo correcto".

La nueva ley marca el último movimiento de la ciudad costera para tomar medidas enérgicas contra la distribución de plásticos desechables. Malibu fue de las primeras ciudades en adoptar una prohibición de compra de bolsas de plástico, aprobando una ordenanza en 2008 para evitar que las bolsas se desplacen al océano y maten a la vida marina.

Los Angeles hizo lo mismo cinco años después, y finalmente la prohibición de la bolsa fue en todo el estado. Los partidarios de las últimas restricciones sobre los artículos de plástico en Malibú esperan que arraigue de manera similar.

"Si Malibu lo hace, muchas otras ciudades harán lo mismo", dijo Morovati.

Los críticos dicen que la prohibición tendrá un impacto de largo alcance en los propietarios de negocios que pueden tener dificultades para encontrar, y pagar, alternativas viables, que son más caras, en grandes cantidades.

En un informe de la ciudad sobre la nueva ley, los funcionarios citaron una cifra ampliamente utilizada por los ecologistas cuando abogan por que las personas abandonen las pajillas de plástico: 500 millones de pajitas de plástico de un solo uso se desechan por día en todo el país.

Resulta que ese número se basa en investigaciones realizadas por un adolescente que, en 2011, cuando tenía 9 años, preguntó a los fabricantes cuántas pajitas producen al día. No está claro cuán válida es su cifra, pero los ambientalistas dicen que probablemente no esté lejos.

"Dar o tomar un par de cientos o miles, sigue siendo una increíble cantidad de pajillas por día", dijo George.

Los activistas ambientales dijeron que el plástico es especialmente dañino cuando termina en el océano porque no es biodegradable.

"Se rompe en pedazos cada vez más pequeños y más pequeños, pero no desaparece", dijo Harlin Savage, director de comunicaciones de la empresa de reciclaje sin fines de lucro Eco-Cycle. "Toda la basura plástica se está acumulando en los vertederos, ensuciando los océanos".

Esta puede no ser la última prohibición de plásticos de un solo uso en el enclave costero. Como siguiente paso, Malibu tiene en mente otro elemento que a menudo se recolecta durante las limpiezas de playas: las tapas de plástico.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°