Las torres y las cámaras, no una pared, es lo que impide que migrantes crucen la frontera en Arizona

Las torres y las cámaras, no una pared, es lo que impiden que los inmigrantes crucen la frontera en Arizona

En el alto desierto, al este de Nogales, las colinas cubiertas de mezquite y paloverde son la imagen clara de la desolación.

Pero hay destellos de movimiento: entre los arbustos hay cinco inmigrantes que acababan de cruzar a Arizona y se encuentran no muy lejos de una carretera en la que podrían subirse a un automóvil para continuar su viaje.

No hay un agente de la Patrulla Fronteriza a la vista. Pero el grupo ya ha sido visto y su intento de cruzar ilegalmente ha sido frustrado.

Desde una torre a kilómetros de distancia, una cámara explora kilómetros de terreno, proporcionando una vista clara a un agente que se encuentra sentado frente a un monitor en una oscura sala de control.

El operador gira la cámara para encontrar el grupo que se esconde detrás de un árbol. Momentos después, se dan por vencidos.

"Ya no los volví a ver", dijo el operador, cuya identidad no fue revelada por razones de seguridad. "Corrieron de regreso a México".

En el libro de estadísticas de la frontera, se considera como un éxito la retirada de los migrantes. Pero esta victoria no implicó una barrera física, mucho menos una pared de 30 pies.

Lo que les bloqueó el camino fue una torre de vigilancia rebosante de cámaras de alta tecnología y sistemas de radar. Cuando la cámara se enfocó en el grupo, un observador de los contrabandistas que manejaba unos binoculares desde México, se dio cuenta que habían sido detectados y por teléfono celular les ordenó a los migrantes evadir el arresto y regresar a México.

A lo largo de gran parte de la frontera entre Arizona y México, las autoridades han erigido 23 Torres como parte del último intento, mayormente desapercibido, de crear un sistema fronterizo más cercano a la era espacial en la que vivimos, que uno de la Edad Media.

Instaladas principalmente en las colinas de áreas rurales, las torres de 80 a 180 pies, cada una equipada con radar y un par de cámaras de día y de noche, pueden escanear cientos de millas cuadradas de terreno.

Un esfuerzo similar fracasó hace una década, pero la agencia, ayudada por consultores de seguridad y tecnología en evolución, ha continuado experimentando y probando el sistema.

Los agentes y los expertos ahora dicen que es lo suficientemente efectivo como para expandirse a otras áreas fronterizas remotas con terreno llano o accidentado. Y también se ha avanzado con otros sistemas de vigilancia mejor adaptados a las ciudades y áreas con vegetación densa. La red de vigilancia incluye sistemas de cámaras móviles montadas en camiones y cámaras operadas por control remoto ubicadas sobre torres en áreas urbanas.

Pero el enfoque impulsado por la tecnología no es una prioridad en una era de políticas de aplicación impulsadas por una retórica dura y un simbolismo crudo.

El presidente Trump ha enfocado su estrategia en un muro "gigante" que, según él, evitará que los inmigrantes y las drogas crucen la frontera. La solicitud de presupuesto de la administración para el año 2019 incluyó $ 1.6 mil millones para el financiamiento del muro, en comparación con $ 200 millones para mejoras tecnológicas.

Críticos y agentes han cuestionado el desequilibrio. En un esfuerzo por impulsar el debate hacia otros enfoques, los senadores demócratas del Senado del Comité de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales publicaron un informe en marzo que defendía la necesidad de más tecnología.

"Este informe refuerza lo que escuché de los agentes fronterizos y los funcionarios de [Aduanas y Protección Fronteriza], que las prioridades para abordar las vulnerabilidades a lo largo de nuestra frontera son más personal y mejor tecnología", dijo la senadora Claire McCaskill (D-Mo. ).

En una audiencia en el Senado en abril de 2017, David Aguilar, ex comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza, dijo que la tecnología es la "principal" necesidad de la Patrulla Fronteriza. "Te proporciona conciencia situacional, te da análisis de inteligencia... y te da la capacidad de responder de manera efectiva y segura".

Una frontera "virtual" primero evolucionó durante la administración del presidente George W. Bush, que reveló con gran fanfarria en 2006, el plan llamado Secure Border Initiative Networ. Bush visualizó una red de torres de radar y cámaras conectadas a sensores de tierra que proporcionarían vigilancia constante y la capacidad de coordinar con los agentes de la Patrulla Fronteriza en el terreno para interceptar a los inmigrantes.

Pero el programa de $ 1 mil millones - plagado de problemas- se detuvo en 2011. La investigación continuó en niveles de financiación más bajos, y para 2015 los nuevos sistemas, diseñados por Elbit Systems of America, la filial con sede en Fort Worth de Elbit de Israel Sistemas, comenzaron a ser utilizados nuevamente.

Las mejoras han sido extraordinarias, según expertos y agentes, algunos de los cuales han viajado a Israel para estudiar el sistema.

El radar de nueva generación puede distinguir entre personas y otros desencadenantes de movimiento, como vacas e incluso ramas que crujen en el viento.

Esa es una actualización clave porque borra muchas alertas falsas en los monitores, lo que hace que sea más fácil para los operadores centrarse en las operaciones de contrabando.

Los operadores ya no tienen que recorrer el paisaje para detectar a las personas; un doble clic en la pantalla apunta automáticamente la cámara hacia cualquier movimiento o sensor de tierra que haya sido activado.

En ninguna parte es más evidente la rápida evolución que en la sala de control de la estación de la Patrulla Fronteriza de Nogales, que se encuentra entre las más avanzadas tecnológicamente a lo largo de la frontera.

Equipos de hasta siete agentes vigilan 50 transmisiones de video en vivo de docenas de cámaras. Algunas cámaras son parte de un sistema de vigilancia separado y reducido que monitorea la actividad en áreas urbanas como el centro de Nogales.

Silbidos, pantallas parpadeantes y una voz femenina que llena la habitación con cada intrusión fronteriza - "Alert One", anuncia la voz - la habitación adquiere la sensación de un videojuego de la vida real, mientras los operadores escanean el icono lleno pantallas mientras que los agentes en el campo reciben direcciones precisas para interceptar a los migrantes.

"Él está en plena acción", dice un operador acerca de un agente al que se le puede escuchar respirando con dificultad, mientras corre para arrestar a un inmigrante.

"Alert Five", anuncia la voz momentos después, lo que provocó que otro operador dirigiera su cámara hacia un sensor que se había disparado al este de la ciudad.

Otro agente, mientras tanto, enfoca una cámara en la cima de una colina al otro lado de la frontera en México, donde un vigía con binoculares ayuda a los migrantes a tratar de eludir a la Patrulla Fronteriza.

Las preocupaciones sobre la privacidad -las cámaras son tan poderosas que pueden acercarse a las ventanas y los automóviles en México y Estados Unidos- provocaron algunas protestas en años anteriores, pero pocas recientemente.

En la ciudad de Arivaca, a unas 10 millas al norte de la frontera, donde se alza una torre frente a la carretera principal que sale de la ciudad, algunos residentes dicen que la vigilancia ha provocado una dramática reducción de la actividad ilegal.

Beth Lusby, una agente del sheriff jubilada, de 78 años que se describió a sí misma como una persona a favor de la patrulla fronteriza, dijo que la torre junto con los puestos de control en las carreteras, son opciones preferibles que la construcción de un "feo" muro.

"No tenemos problemas con la torre", dijo. "Tenemos que renunciar a un poco de nuestra libertad para mantenerlo".

Un día, en marzo, cuando los periodistas del Times visitaron la zona, los operadores de las cámaras ayudaron en muchos de los 17 arrestos de personas sospechosas de cruzar y en la persecución de vehículos durante la mañana y la tarde.

"Esto es 1000 veces mejor", dijo un operador que trabajó en las generaciones anteriores del sistema. "Podemos ver áreas que no podíamos ver antes. Es mucho más fácil de usar".

Pero la efectividad sigue siendo desigual.

Cuando el operador intenta enfocarse en otro grupo que ha cruzado la frontera, no puede encontrarlos porque se han deslizado por debajo de la línea más allá de la vista de su cámara.

Es un problema común: los migrantes se esconden dentro de los barrancos y se sumergen en el terreno durante horas. Y debido a que no hay una torre con una cobertura adecuada de la cámara en el otro lado de la cresta, el operador tiene problemas.

"Es por eso que necesitamos dos [torres], una a cada lado", dijo el operador.

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°