Última hora

Las abejas pueden vivir mejor en el lugar menos esperado: la ciudad

Las abejas pueden vivir mejor en el lugar menos esperado: la ciudad

Imagina que eres una abeja reina del tipo bumblebee, en Inglaterra. Es febrero y acabas de despertar de tu hibernación. Estás hambrienta, embarazada y lista para encontrar el lugar más prometedor para comenzar una nueva colonia.

Entonces, ¿dónde eliges construir tu nido? ¿Debería estar cerca de tierras de cultivo rural, en un pueblo suburbano o en el centro de la ciudad?

Si eligió tierras de cultivo, eligió mal. Según un estudio publicado en Proceedings of the Royal Society B, el 26 de junio, las colonias de abejas bumblebee tienen significativamente más éxito en ciudades y suburbios que en el campo.

Los investigadores encontraron que las colonias de abejas en la ciudad y los suburbios gozaban de varias ventajas sobre las tierras de cultivo cercanas. Eran más grandes, tenían más tiendas de alimentos, una vida más larga y producían más descendientes sexualmente activos que aquellas en áreas rurales.

"Suena contradictorio, porque las abejas no evolucionaron para vivir en entornos urbanos, pero tampoco lo hicieron en el paisaje agrícola moderno", dijo Ash Samuelson, un candidato doctoral en Royal Holloway de la Universidad de Londres, quien dirigió el estudio.

Idealmente, las abejas bumblebee preferirían vivir en praderas en los Estados Unidos o rodeadas de flores silvestres en Europa, donde una gran variedad de plantas viven una junto a la otra, dijo.

Sin embargo, como estas áreas naturales se han convertido en paisajes agrícolas o urbanos, Samuelson y sus colegas piensan que los parques y jardines suburbanos pueden ofrecer a las abejas una gama más diversa de flores para recolectar polen y néctar que los campos agrícolas.

"Uno de los problemas con la mayoría de los cultivos comerciales es que florecen durante un corto período y luego no hay absolutamente nada para mantener la colonia", dijo Samuelson.

Para llegar a estas conclusiones, el investigador y sus colegas comenzaron recolectando 176 abejas reinas de los parques locales y tierras de cultivo en marzo y abril de 2016, ya que los insectos buscaban comida antes de colocar su primer lote de huevos.

"Son fáciles de detectar", dijo Sameulson. "Si vas a las plantas con flores verás estas abejas realmente grandes con huevos en elas. Esas son las reinas ".

Estas fueron llevadas al laboratorio y colocadas en cajas de plástico transparente donde comenzaron a criar nuevas colonias.

Una vez que las establecieron, los científicos dispersaron las cajas de plástico en los patios traseros y granjas de voluntarios en todo el sureste de Inglaterra. Un total de 38 colonias fueron ubicadas en ambientes que los autores clasificaron como ciudad, aldea y rural.

Durante el verano, Samuelson y sus colegas registraron una vez a la semana cada colonia, siempre de noche.

"Hicimos eso porque todas las abejas están adentro por la noche, por lo que podemos obtener un conteo preciso", dijo Samuelson.

Otro beneficio de los controles nocturnos es que las abejas no pueden volar en la oscuridad, dijo.

"Usualmente, cuando trabajo con ellas, uso un traje especial, pero por la noche no tengo que hacerlo", dijo. "Fue fácil abrir la tapa y tomar las muestras porque las abejas no pueden volar".

Los controles semanales incluían contar el número en la colonia, señalando si la reina estaba viva, muerta o ausente, y registrando la cantidad de polen y néctar en el nido.

Los investigadores también pesaron el nido, recogieron datos climáticos, contaron el número de abejas reproductivas en el nido, incluidos machos y futuras reinas, y llevaron cada semana tres abejas obreras estériles de cada colonia al laboratorio para detectar cualquier parásito que hubiera llegado a la colonia.

Diez semanas después del experimento, todas las colonias habían desaparecido, que es la esperanza de vida habitual de las abejas, dijo Samuelson.

Trabajos previos habían sugerido que ellas son más felices y más abundantes en las zonas urbanas que en las rurales, pero Samuelson dijo que aún estaba sorprendida por los resultados de la investigación después de haber analizado los datos.

"Fue la magnitud de la diferencia lo que nos sorprendió", dijo.
Por ejemplo, todas las reinas de las colonias rurales murieron o desaparecieron después de cinco semanas de comenzado el estudio, mientras que la mayoría de las reinas en las áreas urbanas y suburbanas todavía estaban vivas después de la semana seis.

Además, todas las colonias del campo se extinguieron en la semana seis, mientras que en la ciudad y las colonias suburbanas todavía se encontraban fuertes.

Los investigadores ofrecen un par de explicaciones potenciales para sus hallazgos. Además de que las abejas urbanas tienen acceso a una variedad más diversa de flores, Samuelson dijo que también podrían beneficiarse de tener menos exposición a los pesticidas. Pero esa idea aún necesita ser probada en el trabajo futuro.

"Tenemos registros de los pesticidas que se utilizan en la agricultura, pero no sabemos cuándo un jardinero privado va a la ferretería local para comprar pesticidas allí", dijo.

Mientras tanto, Samuelson dijo que el nuevo trabajo sugiere que a medida que las poblaciones rurales de abejas disminuyan, las áreas de la ciudad podrían servir como un refugio improbable para estos polinizadores, convirtiéndolas en una de las pocas especies que pueden beneficiarse de un entorno urbano.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
86°