La Corte Suprema dio este año un adelanto de lo que vendrá: victorias para Trump, los empleadores y los republicanos

La Corte Suprema dio un adelanto de lo que vendrá: victorias para Trump, los empleadores y los republicanos

El término de la Corte Suprema que finalizó en la última semana de junio, dio un adelanto de la nueva era que se avecina, cuando el presidente del máximo tribunal, John G. Roberts Jr., finalmente liderará una mayoría conservadora sólida que no incluirá un juez impredecible, dispuesto a veces a seguir su propio camino.

En los últimos dos meses, los jueces reforzaron el poder del presidente Trump para hacer cumplir los controles fronterizos, otorgaron a los empleadores el poder de bloquear los reclamos salariales de grupos de trabajadores y se negaron a bloquear la manipulación partidista de los distritos, que ayudó a los republicanos a controlar el Congreso y muchas legislaturas estatales.

También defendieron la campaña de un estado liderado por republicanos para purgar a los votantes ocasionales de las listas, y efectivamente hicieron un gran recorte presupuestario a los sindicatos del sector público que tienden a apoyar a los demócratas.

En casi todas las decisiones clave, los cinco candidatos republicanos fueron mayoría, mientras que los demócratas discreparon.

Una excepción fue en el área de privacidad. Roberts tiene una veta libertaria, y le preocupa el poder del gobierno para acumular enormes cantidades de información de casi todos. El presidente del tribunal habló por la corte en una decisión importante sobre la privacidad de los teléfonos celulares. Sin embargo, esa fue la única decisión de final de mandato que tanto liberales como conservadores pudieron alentar.

Este 2018, a diferencia de términos anteriores, el juez Anthony M. Kennedy, de 81 años, no mantuvo la posición intermedia. En lugar de ello, votó con los conservadores en cada caso dividido y luego anunció su retiro, el último día del mandato. Así, abrió el camino para que Trump y el Senado controlado por los republicanos lo reemplacen por un conservador joven y más confiable.

Ahora Roberts tiene un camino claro para perseguir varios objetivos de larga data del movimiento legal conservador. Estos incluyen poner fin a la acción afirmativa basada en la raza en las escuelas, universidades y posiblemente en el trabajo.

"La forma de detener la discriminación por motivos raciales es dejar de discriminar por motivos raciales", escribió Roberts, poco después de unirse a la corte. Es probable que ahora tenga una mayoría para poner su punto de vista en la ley. Hace dos años, Kennedy se unió a los liberales para mantener un plan de acción afirmativa limitado en la Universidad de Texas; el presidente del tribunal estuvo en desacuerdo.

Roberts también actuó para que sea mucho más difícil -y tal vez imposible-, para los abogados de derechos civiles desafiar a los distritos electorales sobre la base de que socavan el poder de voto de los latinos y afroamericanos. A finales de junio, en una decisión por 5-4, la corte rechazó tal reclamo en un caso de larga data en Texas.

Por otro lado, los reclamos de libertad religiosa recibirán una nueva audiencia. Kennedy se desmoronó este 2018 por el caso del panadero de Colorado que citó sus creencias cristianas como motivo para negarse a hacer un pastel de bodas para una pareja del mismo sexo (Masterpiece Cakeshop vs. Colorado). Su opinión terminó eludiendo el tema más amplio y, en su lugar, expresó su apoyo tanto a los derechos de los homosexuales como a la libertad religiosa.

También a finales de junio, los jueces de la Corte Suprema devolvieron a los magistrados estatales de Washington un caso similar que involucra a un florista (Arlene's Flowers vs. Washington). Es probable que la disputa regrese al tribunal superior en 2019. Y con un quinto voto conservador es casi seguro que la reivindicación de la libertad religiosa prevalecerá.

El movimiento legal conservador creció en la década de 1980 durante la administración Reagan, y el objetivo principal, entonces como ahora, era el derecho al aborto establecido en Roe vs. Wade. Roberts era un joven abogado en la Casa Blanca de Reagan y luego se desempeñó como viceprocurador general con el presidente George H.W. Bush. Era parte del equipo legal que buscaba una anulación paso a paso del derecho al aborto.

Pero ese movimiento terminó en una sorpresiva derrota en la primavera de 1992, cuando tres personas nombradas por Reagan-Bush -Kennedy y los jueces Sandra Day O'Connor y David H. Souter-, se unieron para defender el derecho al aborto como una cuestión de precedentes. Los conservadores, encabezados por el difunto juez Antonin Scalia y el juez Clarence Thomas, prometieron que algún día esa decisión en Planned Parenthood vs. Casey sería anulada. Mientras Kennedy permaneció en la corte, los feroces enemigos del aborto no tuvieron ninguna posibilidad de triunfar.

Pero en los próximos años, es probable que el presidente del tribunal tenga con él a cuatro conservadores que puedan lograr esa meta, largamente buscada.

Al presidir un tribunal dividido, Roberts a menudo propició fallos modestos y estrechos. Pero en su mayor parte, esto ha sido más sobre tácticas que principio. Cuando Kennedy estuvo totalmente de acuerdo con los conservadores, el presidente del tribunal se movió con audacia para cambiar la ley.

Por ejemplo, Kennedy había apoyado ampliamente la idea de que en política, el dinero es discurso. Y en el caso Citizens United de 2010, Roberts asignó a Kennedy una opinión que eliminó los límites legales posteriores a la Segunda Guerra Mundial sobre el gasto de campaña independiente, incluidas las corporaciones. El flujo de dinero importante ha transformado las campañas para la Cámara y el Senado, y ayudó a los republicanos a tener una ventaja.

Desde hace tiempo, Roberts ha expresado su desdén por la Ley de Derechos Electorales de 1965, aunque mantuvo un apoyo casi unánime en la Cámara de Representantes y el Senado. Tres años después de abrir la puerta para un aumento en el gasto político con Citizens United, Roberts escribió una resolución por 5-4 que anuló la disposición clave de la Ley de Derechos Electorales, liberando a los estados del sur de la supervisión.

El presidente del tribunal también se ha opuesto firmemente a los esfuerzos por limitar la manipulación de distritos de los partidos. Él ha argumentado que dibujar mapas electorales es una tarea política que la Constitución dejó a los políticos, no a los jueces. Hace tres años quiso revertir las medidas aprobadas por los votantes en Arizona y California, que ponían a comisiones no partidistas a cargo del trazado de los distritos electorales, pero Kennedy se negó a proporcionar el quinto voto (Legislatura estatal de Arizona vs. Comisión independiente de redistribución de distritos de Arizona).

Esa opción sigue abierta para los estados, muchos de los cuales tienen medidas en las urnas este otoño que crearían cuerpos no partidistas para dibujar las circunscripciones electorales.

En 2018, los reformadores políticos esperaban que el alto tribunal se pronunciara contra los manipuladores partidistas extremos. En Wisconsin, un tribunal federal anuló un mapa republicano que aseguraba que ese partido controlara el 60% de los escaños en la Cámara estatal, incluso cuando los demócratas obtuvieran la mayoría de los votos. Pero Roberts logró acallar el caso por razones de procedimiento (Gill vs. Whitford). Ahora, con la partida de Kennedy, hay pocas posibilidades de que el tribunal se interponga en el camino de los políticos que dibujan distritos electorales sesgados para mantener a su partido en el poder durante una década.

Fue un fin de año especialmente desalentador para los liberales de la corte. A finales de junio, se turnaron para leer apasionadas discrepancias. "La historia no verá con buenos ojos la decisión de la corte de hoy”, afirmó la jueza Sonia Sotomayor, en respuesta a la defensa de la prohibición de viaje del presidente. La jueza Elena Kagan acusó a sus colegas de "militarizar la Primera Enmienda" para castigar a los sindicatos y anular las leyes de divulgación, como la medida de California que exigía que los religiosos centros de embarazo notificaran a los pacientes si tenían profesionales médicos con licencia.

Fuera del tribunal, la jueza Ruth Bader Ginsburg, a la edad de 85 años, disfruta de un estado de celebración tardío que le resulta sorprendente. La película "RBG", que muestra su espíritu indomable, ha sido un sorpresivo éxito de taquilla. La rutina diaria en la corte ha sido menos alentadora en los últimos tiempos.

Todos los días, después de que se anuncian los fallos y suena el martillo, la audiencia reunida se pone de pie. Luego hay una pausa larga y dolorosa, que dura hasta un minuto, mientras que Ginsburg se levanta de su asiento, camina muy lentamente unos pocos pasos y desaparece detrás de la gruesa cortina roja.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°