Jeff Sessions ataca a la alcaldesa Oakland y a Gavin Newsom en su discurso para demandar a California por la ley 'santuario'

Jeff Sessions ataca a Oakland y a Gavin Newsom en su discurso para demandar a California por la ley santuario

Un día después de que la administración Trump anunciara planes para demandar a California por sus leyes para proteger a los inmigrantes indocumentados que viven en el estado, el procurador general Jeff Sessions acusó a California de impedir que los funcionarios federales de inmigración hagan su trabajo y dijo que utilizaría todos los poderes que tiene para resolver esa disputa.

Hablando en el Día Legislativo anual de la Fuerza Pública, celebrado por la Asociación de Oficiales de Paz de California, Sessions una vez más atacó a la alcaldesa de Oakland, Libby Schaaf por alertar a las comunidades inmigrantes sobre inminentes redadas en el Área de la Bahía, y al vicegobernador Gavin Newsom por elogiar sus acciones.

"Así que aquí está mi mensaje para la alcaldesa Schaaf: ¿Cómo te atreves?" dijo. "Contrario a lo que puede escuchar de los radicales que piden fronteras abiertas, no le estamos pidiendo a California, a Oakland ni a nadie, que aplique de manera activa y efectiva las leyes de inmigración".

Más de 100 jefes de policía, sheriffs y otros oficiales de la ley dieron la bienvenida a Sessions en un hotel de Sacramento con aplausos. Afuera, una coalición estatal de grupos de derechos de inmigrantes se reunió para protestar contra su llegada.

La demanda y la visita de Sessions son los últimos acontecimientos en una batalla creciente entre la administración Trump y los líderes demócratas en California, donde se aprobaron leyes para extender el cuidado de la salud, licencias de conducir y educación a algunos de los más de 2.3 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el estado.

El evento suele ser un momento para que los agentes de la ley se mezclen con los legisladores y ejerzan presión para legislar. Pero la reacción a las noticias del martes sobre la presencia de Sessions fue rápida y desvió la atención.

"En un momento de agitación política sin precedentes, Jeff Sessions ha venido a California para dividir aún más y polarizar a Estados Unidos. Jeff, estas acrobacias políticas pueden ser la norma en Washington, pero no funcionan aquí. TRISTE", dijo el el gobernador Jerry Brown en un tweet el martes, imitando el tono del presidente Trump en la plataforma de redes sociales.

El presidente de la Asamblea, Anthony Rendon, de Paramount, y la asambleísta Eloise Gómez Reyes (D-Grand Terrace) exhortaron el martes a la asociación de las fuerzas del orden público a revocar su invitación a Sessions.

"Invitar al Sr. Sesiones a Sacramento y proporcionarle una plataforma para lanzar su retórica antiinmigrante y dañina no es útil para las comunidades en nuestro estado", escribió Reyes en una carta a la asociación.

La asambleísta Lorena González Fletcher calificó la idea de "felonía estúpida", sugiriendo que la agenda legislativa del grupo podría verse amenazada.

ICE Out of California Coalition, una coalición estatal de grupos por los derechos de los inmigrantes, comenzó a organizar una manifestación.

Hay mucho en jueg: la agenda de la administración Trump está llena de odio, es racista y xenófoba", decía un comunicado emitido por la organización." Y esta demanda es un ataque a los valores de igualdad y compasión de nuestra nación”.

Las tres leyes administrativas intentan desafiar las leyes que indican que los dueños de negocios deben ayudar, de manera voluntaria a los agentes federales para encontrar y detener a trabajadores indocumentados, prohibir que las autoridades locales alerten a los agentes de inmigración cuando los detenidos son liberados y crear un programa de inspección estatal para ICE en centros de detención.

Funcionarios de la administración dijeron que las leyes, aprobadas por la Legislatura el año pasado y firmadas por Brown, obstruyen flagrantemente la ley federal de inmigración y violan la cláusula de supremacía de la Constitución, que da prioridad a la ley federal sobre las promulgaciones estatales.

El procurador estatal  Xavier Becerra se ha comprometido a defender las medidas ante los tribunales, diciendo que trabajan en conjunto con las leyes federales. "No estamos haciendo nada para inmiscuirnos en el trabajo del gobierno federal para hacer cumplir la ley de inmigración", dijo el martes.

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley han estado divididos sobre el tema. La más disputada de las leyes, la llamada ley del "estado santuario", limita a las agencias estatales y locales de aplicación de la ley, los recursos para retener, cuestionar o compartir información sobre personas detenidas con agentes federales de inmigración, a menos que tengan condenas penales graves o violentas.

Para muchos oficiales en todo el estado, eso no cambiará gran parte de su trabajo diario. Algunas agencias policiales y del Sheriff ya han desarrollado restricciones similares sobre el trabajo con agentes de inmigración, ya sea a través de sus propias políticas o bajo las reglas locales de la "ciudad santuario".

La Asociación de Jefes de Policía de California movió su posición oficial de opuesta a neutral, después de los cambios finales al proyecto de ley, pero la Asociación de Sheriffs del estado, siguen oponiéndose.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°