Incluso en el exilio, Harvey Weinstein mantiene un estilo de vida exclusivo, pero sus gastos aumentan vertiginosamente

Harvey Weinstein mantiene un estilo de vida exclusivo, pero sus gastos aumentan vertiginosamente

Para los visitantes de este lujoso suburbio de Phoenix, uno de los principales atractivos es Praying Monk (monje en oración), la formación rocosa natural a la sombra de Camelback Mountain, que se asemeja a un religioso arrodillado, en reposo contemplativo.

En los últimos meses, sin embargo, otro hombre ha venido al área en busca de su propio aislamiento: Harvey Weinstein.

El magnate del cine caído en desgracia huyó hace cuatro meses de sus guaridas, en Nueva York y Hollywood, hacia este tramo del desierto, mientras lidia con las acusaciones de más de 80 mujeres que afirman haber sido acosadas o agredidas sexualmente por él. El otrora todopoderoso empresario enfrenta múltiples pleitos e investigaciones criminales, en Los Ángeles, Nueva York y Londres.

Weinstein ya no es parte del glamoroso círculo interno de Hollywood, pero su exilio es indiscutiblemente costoso y consta de escondites de lujo, restaurantes de primer nivel, e incluso sesiones de hipnoterapia.

El productor, ganador de premios Oscar por "Shakespeare in Love", "Chicago" y "The King's Speech”, se internó en una clínica de adicciones en Arizona, donde el tratamiento puede costar decenas de miles de dólares, según los expertos.

Esas son solo algunas de sus facturas más pequeñas. Sumado a ello, ha contratado a un batallón de abogados para que lo represente contra las acusadoras, así como contra su propia compañía, que lo despidió en octubre pasado. Además está enfrentado contra su exmujer y contra su esposa actual, de la cual está separado, por cuestiones financieras que incluyen la manutención de menores.

Weinstein también contrató a la firma de relaciones públicas especializada en gestión de crisis Sitrick and Co., cuyos servicios cuestan un estimado de $50,000 al mes como mínimo, de acuerdo con una figura prominente en la industria. Sitrick disputó esta cifra, pero se negó a proporcionar otro detalle.

El excopresidente de Weinstein Co. no estuvo disponible para hacer comentarios en este artículo. Un vocero de Sitrick también se rehusó a hacer declaraciones, citando "razones de privacidad y seguridad para nuestro cliente y otras personas que todavía están bajo tratamiento o trabajando en estas instalaciones".

Weinstein negó repetidamente todas las acusaciones de sexo no consensual, así como las afirmaciones de que tomaba represalias contra las mujeres que se negaban a sus avances. El exproductor expresó remordimiento por su comportamiento pasado y, en un comunicado dado a conocer a fines del año pasado, aseveró: "Entiendo que la forma en que me he comportado con mis colegas en el pasado haya causado mucho dolor, y sinceramente me disculpo por ello”.

Desde que el escándalo estalló, en octubre, después de que la noticia fuera publicada en el New York Times, Weinstein ha residido al menos temporalmente en un complejo de apartamentos de lujo en las cercanías de Scottsdale, según dos personas que trabajan allí pero que no están autorizadas para hablar. Optima Sonoran Village es una instalación moderna de edificios múltiples, con exteriores coloridos y balcones con follaje colgante.

Entre los servicios del complejo se incluyen una piscina deportiva cubierta, un gimnasio abierto las 24 horas con cancha de básquetbol cerrada, spas y servicio de conserjería. Los representantes de Optima no respondieron a una solicitud de comentarios por parte de este periódico.

Weinstein mantuvo un bajo perfil en el lugar, de acuerdo con las fuentes que trabajan en el complejo. De vez en cuando se lo vio comprando galletas de almendras en Kaleidoscope Juice, una cadena local de snacks y bebidas saludables, en el nivel inferior del Optima, según una empleada que lo describió como cordial y respetuoso, aunque aseguró no haberlo visto más desde finales de 2017.

El personal de Optima afirmó que Weinstein había recibido sesiones de hipnoterapia en el complejo. Pattie Freeman, directora del Arizona Hypnotist, cuya oficina se encuentra en el Optima, expresó que no puede discutir si trató a Weinstein, debido a la confidencialidad del paciente. La mujer detalló que mediante la hipnosis trata una variedad de cuestiones, como manejo de la ira y adicciones al alcohol, las drogas y el sexo. “Esos son hábitos en la mente, y corregimos ese hábito", indicó. Freeman, que también tiene oficinas en Nueva York, cobra $150 por sesión, que generalmente dura 90 minutos y puede incluir meditación y varias formas de hipnosis.

"La mente subconsciente toma el control y corrige o libera lo que sea necesario cambiar en el estilo de vida [del consultante]”, detalló Freeman. Un portavoz de Weinstein negó que el exproductor se haya alojado en Optima o que hubiera sido tratado con hipnoterapia.

Una forma más costosa de tratamiento se puede encontrar en Meadows, un centro de adicciones en Wickenburg, a una hora en coche al noroeste de Phoenix.

La ciudad rural es famosa por el rodeo de ganado y sus "Gold Rush Days", un evento anual de esa práctica. Meadows es popular entre las celebridades que buscan rehabilitarse alejadas del público, y cuenta con un centro exclusivo para tratar la adicción al sexo, llamado Gentle Path at the Meadows.

Los representantes de la instalación se negaron a hacer comentarios, pero otras fuentes señalaron que Weinstein recibió tratamiento allí en los últimos meses. Según los informes, otros clientes incluyen a Kevin Spacey, quien fue acusado por varios hombres de mala conducta sexual.

"Si está en Arizona, probablemente haya ido a Meadows", afirmó A. W. Richard Sipe, reconocido consejero y psicoterapeuta que ha trabajado extensamente en el campo de la adicción al sexo, incluidos los escándalos de abuso de la iglesia católica. El especialista explicó que la terapia de adicción al sexo por lo general implica una combinación de asesoramiento individual y grupal, en un entorno de 30 días de internación, donde los clientes están aislados del mundo exterior. "Se maneja como cualquier otra adicción", comentó Sipe. “Hay que reconocerla y no avergonzarse de decir quién uno es y qué ha hecho”.

The Meadows se negó a precisar cuánto cobra a los pacientes. Pero algunos en la industria de rehabilitación de adicciones estiman que la instalación cuesta al menos $1,000 por día por el tratamiento de pacientes internados, y que los seguros de salud típicamente cubren parte de esa suma.

Residentes de Wickenburg afirmaron no haber visto a Weinstein; los pacientes de Meadows virtualmente no tienen interacción con los lugareños. “Ellos con seguridad no vienen aquí", comentó un empleado de un Safeway, ubicado al final de la calle.

Más cerca de Phoenix, Weinstein fue visto públicamente apenas en enero pasado. El exmagnate de Hollywood cenó solo, el mes pasado, en Chestnut Fine Foods and Provisions, según un empleado que no estaba autorizado a comentar. El restaurante de moda sirve cocina estadounidense y mexicana durante el día, y ramen y platos asiáticos en la noche.

También fue fotografiado allí en noviembre, cuando llevaba una peluca rubia mientras cenaba con un conocido. El empleado afirmó que Weinstein salió del restaurante con su peluca bajo el brazo después de ver que alguien le tomaba una foto, que finalmente fue dada a conocer por TMZ.

Weinstein también cenó en enero en el restaurante Paradise Valley Elements, donde fue golpeado en la cara por un extraño en un incidente captado por las cámaras. Un empleado del restaurante afirmó que el exproductor se mantuvo tranquilo durante el hecho y que había hablado con un gerente.

El antiguo jefe de Miramax se encontró ese día con Joe Polish, un entrenador de vida, o lifecoach, que reside en Arizona y tiene clientes de clase alta que buscan recuperarse de la adicción y otros problemas personales.

"Cuando trabajo con multimillonarios y celebridades, opero como un controlador de tráfico aéreo... Lo hago más como un patrocinador en un programa de 12 pasos", detalló Polish, quien se definió como un adicto en recuperación y es el fundador de Genius Network, una compañía que conecta a empresarios a través de seminarios con el propósito de compartir ideas e inspiración.

"En diciembre de 2017, me pidieron que conociera a Harvey y lo ayudara a completar su programa de rehabilitación", aseveró Polish. "Quiero que quede absolutamente claro que no apruebo ni apoyo ninguno de sus comportamientos. Accedí a ayudarlo en su recuperación porque creo que la oportunidad de curación podría ser importante para cambiar los ciclos de abuso en nuestra cultura, para que otras mujeres no sean abusadas de nuevo”.

El área de Phoenix ofrece a Weinstein una gran cantidad de complejos turísticos de alta gama donde puede evadir la atención pública. Sanctuary on Camelback Mountain Resort & Spa es el más exclusivo entre ellos y es el hogar del restaurante Elements, donde fue abofeteado. El complejo brinda un escondite ideal, con casas apartadas en la ladera de la montaña, a las que solo se puede acceder por carretera privada y que pueden llegar a costar hasta $3,900 dólares por noche.

En octubre último, Weinstein pasó un tiempo en el lujoso complejo de Scottsdale, en Phoenix, donde las habitaciones más básicas cuestan cerca de $500 por noche.

Mientras los gastos personales de Weinstein crecen, aumentan también las presiones financieras. En enero, su primera esposa, Eve Chilton, presentó documentos en un tribunal de Nueva York alegando que "existe un 'peligro real y presente' de que el acusado [Weinstein] no cumpla con sus obligaciones financieras", que incluyen la manutención de niños. La pareja tuvo tres hijas antes de divorciarse, en 2004.

Sus abogados señalaron en la presentación judicial que Weinstein le dijo a Chilton, en octubre, que "no podría pagar sus obligaciones de manutención infantil por lo menos el próximo año".

La demandante solicitó una orden judicial que exija a su exmarido la entrega de $5 millones como garantía para el pago de sus obligaciones alimenticias. En enero, un magistrado negó la solicitud, diciendo que el exproductor estaba al día con sus pagos.

Weinstein está en proceso de divorcio con su segunda esposa, la diseñadora de modas y exmodelo Georgina Chapman. Un vocero del exproductor aseveró que “todos los asuntos con la Sra. Chapman se han resuelto". La pareja tuvo una hija y un hijo antes de que Chapman anunciara su separación, poco después de que las acusaciones sobre su conducta sexual generalizada surgieran a la luz, de parte de actrices como Ashley Judd, Gwyneth Paltrow y Asia Argento.

Esta semana, los abogados de Weinstein Co., el estudio de cine y televisión fundado junto con su hermano Bob en 2005, presentaron una moción para desestimar una posible demanda colectiva federal iniciada en noviembre por seis mujeres, alegando que solo Harvey Weinstein era responsable de sus acciones.

Es probable que las facturas legales del acusado excedan el medio millón de dólares por mes, y que fácilmente superen el millón de dólares, según D. Jason Lyon, abogado de Hahn & Hahn en Pasadena. "Si van a juicio, entonces estamos hablando de números significativamente superiores a eso", consideró Lyon, quien no representa a Weinstein. "Los litigios se vuelven caros rápidamente".

Las recientes transacciones inmobiliarias de Weinstein podrían mejorar su liquidez. Él y Chapman vendieron recientemente una de sus propiedades en los Hamptons por $10 millones, una mansión de siete dormitorios comprada hace cuatro años. Este mes vendió otras dos propiedades, una casa y un lote cercano, en Westport, Connecticut, por un total combinado de $16 millones.

Según los informes, el exmagnate del cine ha colocado en alquiler una de sus propiedades en Los Ángeles: una cabaña de dos dormitorios, por $7,495 al mes.

La casa, ubicada cerca de West Hollywood, fue epicentro de un disturbio familiar, en octubre, que involucró a una de las hijas de Weinstein y que convocó la presencia de las autoridades. Algo desaliñado pero tranquilo, Weinstein fue capturado en video poco después, diciéndoles a los paparazzi: “Tengo que buscar ayuda, muchachos".

Algunas fuentes confiaron a The Times que Weinstein estaba alterado, pero no se presentaron cargos durante el incidente.

A medida que aumentan los diversos procesos civiles y penales en su contra, el exilio del productor en Arizona podría llegar pronto a su fin. Está previsto que realice una deposición en Nueva York, en abril próximo, como parte de su litigio contra Weinstein Co., aunque uno de sus voceros destacó que no está obligado a estar físicamente presente en la presentación.

Traducción: Valeria Agis

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°