Hemingway y la Finca Vigía: La preservación del hogar cubano del escritor hace que parezca que aún vive ahí

"¿Viste el uniforme de corresponsal de guerra?", le pregunta un visitante sorprendido a un acompañante al mirar un armario que alberga un atuendo vintage, tipo militar.

"¡Y los zapatos blancos!", agrega, aludiendo al calzado que invoca la alegría de Gatsby entre el atuendo color caqui y las botas con cordones.

Esas escenas se desarrollan a diario en uno de los destinos turísticos más populares de Cuba: la Finca Vigía, la villa de 12 acres que fue la antigua residencia de Ernest Hemingway. Es el lugar que el autor habitó con más frecuencia que cualquier otro sitio durante sus dos últimas décadas de vida.

Doce millas al Este del centro de La Habana, Finca Vigía ahora alberga el Museo Hemingway, administrado por el gobierno, atrayendo a los admiradores de todo el mundo para ver las huellas del escritor, a quien también se le conoce como “Papa”.

Aquí no hay política. El proyecto de conservación, que incluye los terrenos y, fundamentalmente, miles de documentos de Hemingway, se destaca como un ejemplo singular de cooperación entre Estados Unidos y Cuba.

El museo es también la pieza central de la lucrativa industria llamada Hemingway en Cuba. En una extraña paradoja, la imagen del escritor ampliamente admirado aquí, continúa desempeñando un papel muy importante en la isla comunista.

Hace poco más de una década, la finca estaba muy descuidada: el tejado caído, llena de moho y el deterioro avanzaba. Miles de documentos languidecían en el sótano. Pero en los últimos tiempos, el lugar ha sido cuidadosamente restaurado reproduciendo el período de 1950. Un visitante de hoy podría esperar que "Papa" (Hemingway) regrese en cualquier momento a la casa para tomar una copa, tener una platica literaria, reflexionar sobre el béisbol o una historia sobre la pesca, o tal vez verlo correr hacia la piscina (por desgracia, ahora vacía), donde Ava Gardner tomaba sus baños.

Sus gafas se sientan en una mesita de noche, mientras botellas de Cinzano, Bacardi y otras se alinean en una bandeja al lado de su silla favorita. Cabezas de animales, trofeos de caza de África y del Oeste americano, mirando hacia abajo desde paredes adornadas con carteles de corridas de toros y una placa de cerámica con una imagen de bovino, cortesía de Pablo Picasso.

La máquina de escribir Royal del novelista, descansa sobre un librero en el dormitorio, aparentemente preparada para el uso inminente de un autor que encontró su inspiración escribiendo de pie. Luego están los libros: unos 9,000, casi una quinta parte con los garabatos personales de Hemingway, estanterías en líneas que se encuentran en la mayoría de las habitaciones, incluido el retrete. Anotaciones a lápiz en la pared del baño.

Según todos los informes, Hemingway, pionero de un estilo de una prosa muy peculiar, empaquetaba todo.

Él "nunca descartó nada salvo envoltorios de revistas y periódicos de tres años de antigüedad", escribió su cuarta y última esposa, Mary Welsh Hemingway. Él "cargó, casi hasta el final, cada pequeño cajón de la Finca".

Hemingway se mudó inicialmente aquí en 1939 con Martha Gellhorn, una aclamada corresponsal de guerra que se convertiría en su tercera esposa. Ella, cansada del estilo de vida de Hemingway, llena de bares en hoteles de la Habana Vieja, aparentemente respondió a un anuncio clasificado para el alquiler de la entonces destartalada propiedad en las afueras de San Francisco de Paula, un barrio tranquilo de La Habana.

Hemingway más tarde compró el lugar con los ingresos de la venta a Hollywood de los derechos de "Por quién doblan las campanas", su novela sobre la Guerra Civil española, que se convirtió en una película clásica protagonizada por Gary Cooper e Ingrid Bergman. Cooper, un amigo de Hemingway, estaba entre la larga lista de celebridades que viajaron a la finca en los años posteriores.

Hemingway pasó gran parte de la década de 1940 y 1950 en la finca con Mary, una ex corresponsal de la revista Time.

"La casa parecía haber crecido gradualmente", recordó en su libro de memorias "Cómo fue", recordando su primer visita en 1945. "Su techo y una terraza saliente estaban cargados de flores y el aire olía a plantas que crecían. Pensé en Jane Austen y Louisa May Alcott y en los vicarios de campo y me enamoré al instante ".

"Durante muchos de los años que visité La Habana, nunca pensé en mi padre como un trabajador que escribía", observó su hijo más joven, Gregory, en sus memorias, "Papa". "Cuando llegué a la gran casa alrededor de las diez [a.m.], ahí estaba mi papá, con un whisky escocés y un refresco en la mano, y me deseaba una alegre mañana".
Sin embargo, la manera en que escribió fue prodigiosa.

En la finca, dicen los académicos, Hemingway dio los toques finales a "Por quién doblan las campanas" y escribió “El viejo y el mar” que lo llevó ha ganar el Premio Pulitzer y lo consolidó para el Premio Nobel, entre otras obras. Los documentos conservados incluyen un fragmento de un epílogo alternativo (pero finalmente rechazado) de "Por quién doblan las campanas", en el que camaradas de armas lamentan la muerte de Robert Jordan, el voluntario estadounidense y el alter-ego de Hemingway.

Ernest y Mary Hemingway abandonaron Cuba en julio de 1960, tras la revolución dirigida por Fidel Castro, pero con la intención plena de regresar.

Después de su suicidio en Idaho en 1961, Mary, angustiada pero decidida, regresó para recuperar las posesiones de la pareja, obteniendo un permiso especial de la administración Kennedy.

Como María cuenta en sus memorias, Castro personalmente vino a la finca y juró ayudarla. Recorrió la residencia e incluso ascendió a la cima de la torre de cuatro pisos que ella misma había encargado para que sirviera como un espacio para escribir, aunque también se había convertido en una guarida para docenas de gatos.

"Imagino que el señor Hemingway disfrutó esta vista", comentó Castro.

Mary Hemingway salió de Cuba sin pensar en un regreso con tanta documentación, obras de arte y otras cosas que pudo meter en un barco camaronero con destino a Florida.

La finca, que se convirtió en propiedad del gobierno cubano, pronto cayó en desuso. Los conservacionistas presionaron para una operación de rescate binacional, pero enfrentaron resistencia en dos frentes: la hostilidad de Estados Unidos hacia La Habana y las preocupaciones de Cuba sobre la apropiación de una parte del patrimonio cultural de la isla.

"El temor de los cubanos era que los estadounidenses les quitarían las cosas", recordó Jenny Phillips, una antropóloga cultural que ayudó a encabezar el proyecto de preservación entre 2001 y 2002.

Ella provenía de un árbol genealógico impecable: Phillips es la nieta de Maxwell Perkins, el legendario editor que trabajó estrechamente con Hemingway y sus contemporáneos, incluido F. Scott Fitzgerald. Phillips y otros buscaron aliados tanto en Estados Unidos como en Cuba.

"Fue un placer para los cubanos trabajar con ellos", recordó Phillips. "Los estadounidenses siempre sospecharon".

Hoy, Phillips es copresidente de la Fundación Finca Vigía, una organización sin fines de lucro con sede en Boston que ha usado alrededor de $ 2 millones en donaciones para los esfuerzos de preservación. El grupo obtuvo el permiso de EE.UU. para traer expertos y materiales de los Estados Unidos, a pesar del embargo comercial en curso, y también ayudó a capacitar a los curadores cubanos.

Se han conservado más de 10,000 documentos, junto con 4,500 fotografías y cinco álbumes de recortes de Hemingway.

Los originales ahora protegidos permanecen en Cuba, mientras que las copias digitales se encuentran en la Biblioteca y Museo Presidencial John F. Kennedy en Boston, disponibles para el público y para los investigadores.

Para el gobierno cubano, la empresa Hemingway es a la vez una fuente de ingresos y, de manera sutil, una especie de afirmación de la revolución que se desarrolló prácticamente en su puerta. El célebre cronista de la guerra mantuvo su distancia, pero una campaña no oficial ha tratado de transformarlo retroactivamente en un simpatizante de Castro.

De hecho, no hay evidencia clara de que Hemingway fuera un entusiasta o crítico de Castro, dice Sandra Spanier, profesora de inglés en la Penn State University y editora del Hemingway Letters Project. "Sentía que era importante, que un huésped que vivía en otro país fuera apolítico", dijo Spanier en una entrevista.

Sin embargo, Hemingway en algún momento le escribió a un amigo de Idaho declarando su creencia en la "necesidad histórica" de la Revolución cubana.

Castro era un admirador abierto de Hemingway, especialmente por su obra de "Por quién doblan las campanas", con su simpatía sin disculpas por los leales republicanos condenados que se resistían al ataque fascista.

El único encuentro públicamente conocido entre los dos fue en mayo de 1960, cuando Castro obtuvo el primer premio, un trofeo de plata, en el concurso anual de pesca de marlín de Hemingway.

Pilar, el amado barco pesquero de Hemingway, completamente restaurado y elegante, está permanentemente atracado en la cancha de tenis de la finca, cortando una figura elegante pero abandonada, con sus días de capa y espada en la pesca submarina y la caza de submarinos nazis desaparecidos hace mucho tiempo.

Castro se presentó en la Finca Vigía en el 2002, para la ceremonia de inicio del proyecto de restauración y firmó los documentos de lanzamiento de la colaboración binacional.

Aparte de la comercialización a veces crasa, muchos cubanos parecen genuinamente orgullosos del afecto indiscutible del autor por la isla. A veces se llamaba a sí mismo un cubano "sencillo". Su medallón de oro del Nobel permanece en la custodia de un santuario católico cubano, un regalo del escritor al pueblo de Cuba.

"Es un honor que este gran hombre, este artista, eligió hacer de este su hogar entre nosotros", dijo Liliam Pedroza, de 42 años, quien se encuentra entre los residentes locales que sirven como guías en la antigua casa de Hemingway. "Era estadounidense, sí, es cierto. Pero también era cubano en su corazón".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group