Gobierno dice tener la autoridad para detener a las familias inmigrantes por tiempo indefinido

El Gobierno dice que tiene la autoridad para detener a las familias inmigrantes por tiempo indefinido

En lugar de continuar separando a los niños de sus padres cuando son detenidos al cruzar la frontera, la administración Trump quiere mantener a las familias unidas indefinidamente en centros de detención, dijeron abogados del Departamento de Justicia ante un tribunal federal, el 30 de junio.

Esta dependencia, dijo la juez de Distrito de los Estados Unidos en Los Ángeles, Dolly Gee, que creen que un caso judicial que ella supervisó décadas atrás, les da la autoridad para llevar a cabo el plan de detención.

"El gobierno no separará a las familias sino que las mantendrá unidas durante el tiempo que dure el procesamiento migratorio cuando sean detenidas en los puertos de entrada", dijo el Departamento de Justicia.

Los abogados escribieron que estaban buscando "explicarle" a Gee cómo el gobierno planea cumplir una orden emitida a principios de julio por otro juez federal en San Diego y a la vez no incumplir un acuerdo llevado a cabo hace décadas.

En San Diego, la juez de distrito, Dana M. Sabraw, ordenó el cese inmediato de la práctica de las autoridades de inmigración de separar a los niños de sus padres. La juez no estuvo de acuerdo con la afirmación del gobierno de que necesitaba separarlos para enjuiciar penalmente a los adultos por ingresar ilegalmente al país.

Sabraw otorgó a los funcionarios de inmigración 14 días para reunir a los niños menores de 5 años con sus padres y 30 días para volver a conectar a los niños mayores con sus familias. En total, el gobierno dice que más de 2,000 niños que fueron separados de sus padres permanecen bajo custodia del gobierno.

Para la administración Trump, cumplir con la orden de Sabraw es complicado por la existencia de lo que se conoce como el ‘acuerdo Flores’, un conflicto legal de 20 años que lleva el nombre de una adolescente salvadoreña que fue detenida tratando de cruzar ilegalmente al país y que demandó al gobierno por las condiciones que vivió bajo custodia. Después de años de disputas legales, la administración Clinton resolvió el caso en 1997 con una amplia resolución que establece las reglas sobre cómo el gobierno puede tratar con niños inmigrantes detenidos.

El acuerdo exige que los funcionarios de inmigración liberen a los niños con familiares u otros custodios "sin demora innecesaria". Antes de la presentación del viernes 30 de junio, la administración Trump había argumentado que el requisito entraba en conflicto con la orden emitida en San Diego ya que el gobierno no quiere liberar a ningún adulto que cruzó la frontera ilegalmente mientras sus solicitudes de asilo se tramitan en los tribunales de inmigración.

Hasta hace poco, el gobierno liberó a personas con solicitudes pendientes de asilo, lo que les permitió vivir en EE.UU. hasta recibir una audiencia. Trump ha rechazado ese sistema, calificándolo "catch and release".

En la audiencia del viernes, los funcionarios del Departamento de Justicia optaron por una nueva táctica legal, argumentando que la fraseología "sin demoras innecesarias" en el acuerdo Flores, de hecho abrió la puerta para que el gobierno detuviera a las familias juntas. La orden de Sabraw de mantener a las familias reunidas, escribieron, "hace que la demora sea necesaria en estas circunstancias" y permite mantener a los niños detenidos con sus padres indefinidamente.

A pesar de la afirmación de que tenían autoridad legal para detener a las familias, en sus alegatos el gobierno reiteró una solicitud que le hizo a Gee a finales de junio, acerca de que el juez modifique el acuerdo Flores para darle más flexibilidad al gobierno mientras aplica su política migratoria.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
88°