¿Este perro parece un San Bernardo? Cuestionan veracidad de las pruebas de ADN caseras

¿Este perro parece un San Bernardo? Cuestionan veracidad de las pruebas de ADN caseras

Una prueba de ADN descubrió que tengo un 72.3% de ascendencia judía asquenazí, gracias a mis antepasados de Ucrania. Me lo imaginaba.

También determinó que soy 11.3% escandinavo, 7.8% español o portugués, y 3.1% italiano.

Esto si fue inesperado, tanto para mí como para mis padres, quienes insisten en que no hay suecos o españoles ocultos en nuestro árbol genealógico. Yo hago muchos gestos cuando hablo, así que quién sabe acerca de lo italiano.

Otra prueba de ADN descubrió que el perro de mi familia, Teddy, es en parte pit bull, lo que no sorprende. Muchos perros adoptados tienen estas raíces.

La prueba también dice que Teddy tiene algo de San Bernardo, tal vez lo puedas ver si realmente te fijas en eso, pero en mi opinión, es un poco exagerado. Rottweiler tal vez o mastín, es un perro grande y fuerte, ¿pero San Bernardo?

Estos resultados plantean interrogantes que muchas personas tienen (o deberían tener) cuando se habla sobre el negocio multimillonario de las pruebas de ADN domiciliarias que están disponibles online:
¿Son precisas? ¿Valen el dinero que cuestan? ¿De qué sirve la información?

Hablé con varios genetistas, y el consenso fue que debes usar estas pruebas de ADN con cierto grado de escepticismo. No es que los resultados sean rutinariamente incorrectos. Es que pueden ser un poco erróneas.

Y debido a que cada compañía que las fabrica tiene su propia base de datos y algoritmos, los resultados pueden variar de una empresa a otra y de una prueba a otra.

"Diría que estas pruebas son confiables hasta cierto punto", dijo Sheldon Krimsky, profesor de política y planificación urbana y ambiental en la Universidad Tufts y autor de varios libros sobre genética y bioética.

"Para las pruebas de ascendencia, es mejor pensar que es una actividad recreativa", me dijo. "Probablemente lo satisfaga porque proporcionará los resultados que generalmente espera".

Algo así como un horóscopo. Lo abrazas fácilmente cuando suena bien, y lo descartas cuando no.

Es más problemático confiar en estas pruebas de ADN domiciliarias para obtener información médica, por ejemplo, indicaciones de una propensión genética para contraer cáncer o diabetes.

Al igual que lo anterior, tal vez algunos de los hallazgos serán acertados. Pero, ¿realmente desea comenzar a planificar un futuro con la enfermedad de Lou Gehrig basada en un kit de prueba de $100 comprado a través de Amazon?

"Siempre obtenga una segunda opinión", dijo Krimsky.

Un estudio reciente en la revista Genetics in Medicine descubrió que hasta el 40% de los hallazgos en las pruebas de ADN domiciliarias que indicaban un riesgo de enfermedad resultaron ser falsos, es decir, estaban equivocados.

Y algunos resultados de las pruebas que mostraron un "mayor riesgo" de una dolencia específica no pudieron ser replicados en laboratorios clínicos más avanzados, donde no mostraron un mayor riesgo de enfermedad.

Los autores del estudio concluyeron que "aunque tener acceso a los datos genotípicos en bruto puede ser informativo y empoderador para los pacientes, esta información puede ser inexacta y malinterpretada".

Sin embargo, los consumidores están fascinados por la posibilidad de investigar por debajo de la información genética. Es como viajar en ese submarino microscópico en "Fantastic Voyage".

Esta industria recibió una gran atención después de informes recientes de que los investigadores rastrearon a un hombre sospechoso de ser el asesino de Golden State a través de una rara mutación genética encontrada en una base de datos de ADN.

El número de personas que enviaron muestras de ADN a las empresas de prueba se duplicó en 2017, según el MIT Technology Review. El marketing agresivo de líderes de la industria como Ancestry.com y 23andMe ha llevado a más de 12 millones de personas a intentar estas pruebas en casa.

Es facil de hacer. Se frota en el interior de la mejilla, se sella en un tubo y se lo envía a la compañía. En unas semanas, sus resultados estarán disponibles en línea.

"La gente viene a 23andMe por una variedad de razones: un deseo de saber más sobre su patrimonio genético, conectarse con miembros de la familia o aprender cómo su ADN puede afectar la salud y el bienestar", dijo Andy Kill, portavoz de la compañía.

Es un estribillo que escuché repetidamente de los proveedores de exámenes, dicen que están haciendo del mundo un lugar mejor al crear un público genéticamente informado.

Solo una compañía, Ancestry.com, dijo que confiaba en la ciencia y en los resultados que le damos a los clientes".

Los comentarios ‘on the record’ estuvieron más en línea con lo que escuché de David Nicholson, cofundador de Living DNA, quien dijo que "las pruebas ofrecen nuevos conocimientos que antes no eran posibles".

Marcy Darnovsky, directora ejecutiva del Centro para Genética y Sociedad, una organización sin fines de lucro de Berkeley, dijo que tales afirmaciones deben tomarse como un grano de sal.

Darnovsky dijo que las historias frecuentes de personas que reciben resultados dudosos –como una prueba no podía concluir que el ADN de un perro Labrador no era humano- debería incitar a los posibles usuarios a pensarlo dos veces.

También señaló que la mayoría de las empresas que realizan pruebas obtienen dinero adicional compartiendo datos de usuarios con compañías farmacéuticas y otras, aunque los proveedores de kits insisten en que sus socios comerciales no pueden identificar a personas individualmente.

"No tomaría ninguna de estas pruebas", dijo Darnovsky.
Tampoco lo haría Wayne Grody, director de UCLA Molecular Diagnostic Laboratories y Clinical Genomics Center.

Me dijo que un control de ascendencia podría ser divertido, siempre y cuando no se tome demasiado en serio. Pero nadie debería tomar decisiones médicas basándose en una prueba de ADN casera relativamente económica.

"La ciencia no es tan buena", dijo Grody, y señaló que una secuenciación completa del genoma personal puede costar miles de dólares e involucrar a múltiples analistas.

Al frente de la crítica, Angela Hughes, una genetista veterinaria, dijo que los resultados de identificación de la raza tienden a ser más confiables, aunque 1 de cada 10 descubrimientos sobre el pasado de un perro podría estar equivocado.

"Mientras menos mezcla tenga el perro, más precisos serán los resultados", dijo.

Si hay algo a lo que nos lleva todo esto, es: hay que usar las pruebas de ADN en casa con los ojos bien abiertos.

Piense en esas pruebas como una forma de entretenimiento, como cuando le leen su suerte. No lo use como base para decisiones importantes, al menos no sin obtener la confirmación a través de un examen más completo.

Recuerda: Suecia tiene una de las mejores reputaciones del mundo, según el Reputation Institute, y yo soy un 11.3% escandinavo.
Entonces sé de lo que estoy hablando.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°