En las calles de la Ciudad de México: esperanza y miedo en un día crucial de elecciones

and Contact Reporter

Los mexicanos votaron el 1 de julio en unas elecciones nacionales que podrían arrojar resultados históricos.

Quien lideraba en las encuestas preelectorales es Andrés Manuel López Obrador, candidato presidencial del izquierdista Movimiento Nacional de Regeneración, conocido por sus siglas en español como Morena. Ampliamente conocido como AMLO.

Muy rezagados en las encuestas preelectorales se encontraban dos candidatos del partido tradicional: José Antonio Meade, del Partido Revolucionario Institucional, y Ricardo Anaya del Partido de Acción Nacional de centro-derecha.

Esto es lo que dicen las personas en las calles de la Ciudad de México el día de las elecciones:

Leal al PRI. "Cumplí con mi deber hacia Dios, y ahora cumpliré con mi deber hacia el PRI", dijo Oswaldo Romero, de 74 años, quien salía de la misa dominical y se dirigía al stand para depositar su voto para José Antonio Meade, abanderado del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dominante desde hace mucho tiempo.

Como incondicional del PRI, Romero admitió que la reputación de su partido favorito se encuentra muy maltratada por los escándalos de corrupción, el aumento de la delincuencia y una economía en lento crecimiento -probablemente no le irá bien en la votación de hoy domingo-. Pero Romero juró que el partido, que dominó la política mexicana durante gran parte del siglo XX, se recuperaría de sus tiempos difíciles.

"Este no es el final del PRI", advirtió Romero, que votaba en el distrito de Vista Hermosa, en su mayoría de clase media, al oeste de la Ciudad de México.

"El PRI tiene que aprender su lección y recuperarse. El PRI es el partido de México, hará su reaparición, no tengo dudas", dijo.

Ella está con AMLO. "Su ideología tiene que ver con ayudar a las personas que tienen menos", dijo Judith Valdivieso, de 40 años, quien estuvo entre los votantes en el distrito sur de Coyoacán, en la Ciudad de México, con una población socioeconómica mixta. "Él quiere ayudar a otros".

Valdivieso está parcialmente paralizada y camina con un bastón debido a un trastorno neurológico. López Obrador, dijo, ayudó a crear programas sociales para personas con discapacidad durante su mandato como alcalde de la Ciudad de México, a principios de la década de 2000.

Al igual que muchos mexicanos, Valdivieso expresa su decepción porque los líderes del país no han hecho más para estimular la economía y reducir el crimen.

"Estamos en crisis", dijo Valdvieso. "Una crisis de violencia y una crisis económica. La gente está harta".

A Polanco le gusta Anaya.

En el exclusivo barrio de Polanco de la capital, no fue difícil encontrar seguidores de Ricardo Anaya, candidato del Partido de Acción Nacional, de centroderecha.

"Voté por Anaya porque parece ser culto, inteligente, habla muy bien y puede representarnos bien en el extranjero", dijo Ana María Quevedo, de 41 años, propietaria de un spa. "Eso es lo que necesita este país: un presidente con presencia, con ideas innovadoras, no un populista".

Agregó Marco Dusche, un hombre de negocios de 47 años: "Estoy seguro de que Anaya ganará y este país recuperará su ruta hacia el crecimiento económico. Si gana López Obrador, estamos perdidos”.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°