El cambio climático será para California más mortífero, destructivo y costoso de lo que se creía

Las olas de calor se volverán más severas y persistentes, acortando la vida de miles de californianos. Los incendios forestales quemarán más los bosques del estado. El océano elevará su nivel más rápidamente, provocando miles de millones en daños a lo largo de la costa de California.

Estas son algunas de las amenazas que el estado enfrentará por el cambio climático en las próximas décadas, según una nueva evaluación publicada por la Agencia de Recursos Naturales de California, el 27 de agosto.

Las proyecciones se producen cuando los californianos enfrentan destructivos incendios forestales, brutales olas de calor y temperaturas récord en el océano que los científicos dicen tienen las huellas dactilares del calentamiento global.

"Este año ha sido una especie de presagio de los posibles problemas por venir", dijo Daniel Cayan, un investigador del clima del Instituto de Oceanografía Scripps y uno de los científicos que coordina el informe. "El número de olas de calor extremo que hemos visto es consistente con lo que apuntan las proyecciones del modelo, y nos están dando un ejemplo para lo que necesitamos estar preparados".

Los funcionarios estatales prometieron actuar al conocer los resultados de la investigación, incluso cuando la Administración Trump está presionado para eliminar las regulaciones sobre el cambio climático y permitir una mayor contaminación de automóviles, camiones y plantas de energía de carbón.

"En California, los hechos y la ciencia todavía importan", dijo el gobernador Jerry Brown en un comunicado. "Estos hallazgos son profundamente serios y continuarán guiándonos a medida que nos enfrentamos a la amenaza apocalíptica de un cambio climático irreversible".

La evaluación del estado se basa en más de 40 nuevos estudios que buscan proyectar los efectos del aumento continuo de gases de efecto invernadero sobre el clima, el agua, los ecosistemas y las personas de California y ofrecer orientación sobre cómo los funcionarios de todo el estado podrían adaptarlo.

Es el cuarto informe de este tipo desde 2006, cuando el gobernador Arnold Schwarzenegger ordenó una evaluación del cambio climático como precursor de la Ley de Soluciones de Calentamiento Global, la ley pionera que California adoptó ese año para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a los niveles de 1990.

Esta última, por primera vez, reduce los modelos climáticos globales para proyectar el efecto del clima a nivel regional. Ese enfoque tiene como objetivo proporcionar a los funcionarios locales la información más relevante a nivel comunitario para que puedan prepararse.

"La diferencia entre el Valle de San Joaquín y las montañas cercanas de la costa o Sierra Nevada es enorme, por lo que tenemos que tener formas de descomprimir los cálculos del modelo global a gran escala", dijo Cayan.

Olas de calor más mortales

California ya se ha calentado entre 1 y 2 grados más desde el comienzo del siglo XX como resultado de la acumulación de gases de efecto invernadero causada por los humanos. Esa cifra podría aumentar entre 5.6 grados y 8.8 grados para el 2100, dependiendo de la cantidad y la tasa de contaminación arrojada a la atmósfera, según el informe.

Esas temperaturas ascendentes podrían causar de 6,700 a 11,300 muertes anuales más relacionadas con el calor en California a mediados de siglo, según la evaluación. Tales muertes dominarán el daño económico al estado causado por el cambio climático, que costará hasta 50 mil millones al año a mediados de siglo.

Los científicos han proyectado durante mucho tiempo ondas de calor más intensas y de mayor duración para mediados de siglo, pero han observado que esos cambios ocurren más rápido de lo previsto.

"Algo que pasaba cada 10 años ahora ocurre cada año", dijo Rupa Basu, jefe de aire y epidemiología de la Oficina de Evaluación de Peligros para la Salud Ambiental del estado.

Añadiéndose a los riesgos, dicen los científicos, hay tendencias hacia una mayor humedad y noches más cálidas. Tales condiciones dificultan la capacidad de las personas para recuperarse y aumentan la probabilidad de visitas a hospitales y salas de emergencia por una variedad de enfermedades, desde insolación y deshidratación hasta ataques cardíacos, enfermedades renales, enfermedades gastrointestinales y partos prematuros.

El informe también destaca las deficiencias en la forma en que las autoridades clasifican las olas de calor y alertan al público.

En un estudio citado en la evaluación, los investigadores identificaron 19 olas de calor que llevaron a más de 11,000 personas al hospital entre 1999 y 2000. El Servicio Meteorológico Nacional emitió avisos de calor para solo seis de los eventos.

Eso llevó a los investigadores a idear una nueva forma de identificar las rachas de calor que pueden caer por debajo de las proyecciones de temperatura establecidas, pero que presentan riesgos similares para la salud. Tales episodios, llamados eventos de salud por calor, se definen no por lecturas de temperatura sino por los efectos de salud pública que causan a nivel local, particularmente a los ancianos, niños pequeños y otras poblaciones más propensas a enfermar o morir por el calor.

El modelado realizado por investigadores halló que las rachas de calor que amenazan la salud se convertirán en una constante en los meses de verano dentro de algunas décadas, que durarán dos semanas más en promedio en el Valle Central a mediados de siglo.

Parte del daño podría ser atenuado con aire acondicionado, al menos para aquellos que pueden pagarlo.

De manera un tanto intuitiva, los investigadores esperan que el daño a la salud por las altas temperaturas empeore en las áreas costeras con climas históricamente más suaves, donde las personas están menos aclimatadas al calor extremo y pocos tienen aire acondicionado. Los investigadores han descubierto que las muertes relacionadas con el calor son menos comunes en las regiones más cálidas del interior, donde más personas tienen unidades de aire acondicionado en sus hogares.

El mar sube más de lo previsto

A medida que el océano continúe calentándose, la costa de California enfrentará más erosión de la playa, inundaciones y daños por tormentas.

Hasta hace poco, los científicos y los legisladores del estado trabajaron con una proyección de que el aumento del nivel del mar para fines de este siglo podría ascender a unos 5.48 pies en California, en el peor de los casos. Pero los últimos informes y las políticas estatales ahora explican la gran posibilidad de que el aumento del nivel del mar supere los 9 pies.

Estas proyecciones más amplias incorporan el derretimiento más rápido de la capa de hielo de la Antártida Occidental.

Incluso, si el mar sube 6.56 pies en lugar del extremo más alto adoptado por el estado, más de 250,000 residentes, 38,000 millones en propiedades y 1,400 millas de caminos a lo largo de la costa corren el riesgo de inundarse durante una tormenta severa en el sur de California, según un estudio dirigido por el Servicio Geológico de los Estados Unidos.

Entre las comunidades más vulnerables se encuentran:San Diego, Coronado, Imperial Beach y National City en el condado de San Diego. Huntington Beach, Seal Beach y Newport Beach en el condado de Orange. Long Beach, Los Ángeles y Malibu en el condado de Los Ángeles.

Los científicos proyectaron una inundación de 100 años -una tormenta severa pero realista que tiene una probabilidad de 1 en 100 de ocurrir en cualquier año en este siglo- basada en las últimas proyecciones de ciencia climática y aumento del nivel del mar.

Casi todas esas áreas están a menor altura y fueron construidas en antiguas marismas, dijeron los investigadores. El condado de San Diego tiene la mayor cantidad de humedales propensos a inundaciones permanentes, y el condado de Ventura es más propenso a inundaciones de tierras agrícolas.

Las proyecciones del nivel del mar a menudo se presentan a una escala global que es demasiado abstracta, dijeron los investigadores, que esperan que sus proyecciones ayuden al público a comprender mejor lo que realmente está en juego cuando se trata de vías públicas y servicios públicos, negocios y propiedades costosas.

"Destaca la urgencia de actuar ahora y gestionar la costa de manera apropiada", dijo Patrick Barnard, director de investigación del Equipo de USGS sobre Impactos climáticos y procesos costeros y coautor del estudio.

Una respuesta de este tipo es la creación de infraestructura costera natural, como dunas con vegetación, arrecifes de ostras nativas o lechos de hierbas marinas que ayuden a amortiguar la acción de las olas y frenar el avance del mar, según un informe dirigido por Nature Conservancy.

En Surfers Point, en el condado de Ventura, los funcionarios convirtieron un estacionamiento erosionado y un sendero para bicicletas en una playa adoquinada reforzada por dunas con vegetación. Se defendió de la erosión, se amplió la playa y se convirtió en la zona más visitada en el condado de Ventura, según el informe.

Durante el oleaje alto en el invierno de 2015-16 no se produjeron daños en el sitio del proyecto: el oleaje alcanzó el carril de bicicletas solo donde las dunas estaban ausentes.

Otras partes de las costas locales no tuvieron tanta suerte: el muelle de Ventura fue dañado por la tormenta y el vecindario de Pierpoint sufrió inundaciones, según el informe.

Cambios en el suministro de agua

El norte de California, fuente de gran parte del suministro de agua del estado, es probable que se vuelva un poco más húmedo con el cambio climático. Pero el calentamiento global alterará el tiempo y la forma de precipitación, haciendo que sea más difícil para el estado retener el agua.

Las temperaturas más cálidas significan que las montañas obtendrán menos nieve y más lluvia, y la capa de nieve del estado –la reserva natural- se derretirá antes. Eso acortará la temporada de flujos de corrientes altas, dando a los administradores de agua menos tiempo para capturar el líquido adicional.

El incremento del nivel del mar también aumentará los niveles de salinidad en el delta de Sacramento-San Joaquín, el principal punto de transferencia del estado para los suministros del norte de California hacia el sur. Como resultado, más agua dulce deberá moverse a través del delta para mantener la calidad del agua. Y las temperaturas más altas aumentarán el uso de agua agrícola al norte del delta.

En conjunto, esos efectos podrían reducir las exportaciones del delta a la agricultura del Valle de San Joaquín y las ciudades de ‘Southland’ en un 10% para 2060, encontraron los investigadores. La cantidad de agua almacenada al final de la temporada de verano en las reservas del norte de California podría disminuir en un cuarto.

"La buena noticia es que podemos tener la misma cantidad de agua. Pero puede venir en una forma y en un momento diferente", dijo John Andrew, subdirector asistente del Departamento de Recursos Hídricos. "Vamos a tener que administrar mejor el recurso".

Expertos han propuesto varias respuestas a los cambios esperados en la hidrología de California.

Entre ellos se incluyen la modificación de las reglas de operación de los yacimientos para permitir que los administradores de las represas capturen los caudales máximos del invierno, que a veces deben liberar para crear espacio para el deshielo de primavera.

El agua de las inundaciones podría usarse para recargar las cuencas de agua subterráneas del Valle de San Joaquín. Los embalses existentes podrían expandirse y construirse nuevos.

Las agencias de agua del sur de California quieren construir dos enormes túneles debajo del delta para desviar los altos caudales del río Sacramento y transportarlos a operaciones de bombeo que envían suministros al sur. Los distritos de agua también buscan desarrollar más recursos locales, como el agua reciclada.

"Todos tienen su solución preferida", dijo Andrew. "[Pero] no hay una solución definitiva. Todas sirven, hasta cierto punto".

El estudio encontró que los modelos por computadora mostraron una tendencia de mayor humedad en el norte de California y en parte del centro de California, mientras que la mayoría del centro y el sur de California experimentarían una tendencia a la resequedad en 2060.

Otro estudio publicado como parte de la evaluación climática encontró que, en promedio, se esperaba que la precipitación anual aumentara en la mayor parte del estado, pero que los cambios proyectados eran pequeños en comparación con la variabilidad natural: los niveles de precipitación anual de California subían más que cualquier otro estado.

Incendios forestales más destructivos

A medida que el aumento de las temperaturas impulsa más incendios forestales en California, se espera el mayor aumento en los bosques de Sierra Nevada y en las cordilleras meridionales de Cascade.

El área forestal incendiada cada año podría duplicarse para finales de siglo, de acuerdo con una investigación del profesor Anthony Westerling, de UC Merced.

El cambio climático tendrá un efecto de incendios forestales más severos en los bosques de las montañas en los dos tercios del norte del estado que en otras partes de California que son más proclives al fuego, porque esas regiones son más frías y húmedas. Cuando las regiones montañosas se calientan más, el suelo y la vegetación se secan más rápidamente en el verano, fomentando condiciones propicias para la propagación de incendios forestales.

Westerling modeló incrementos en incendios de más de 1,000 acres en base a dos escenarios de emisiones globales de gases de efecto invernadero.

Bajo un escenario, las emisiones alcanzan su punto máximo y luego comienzan a disminuir a mediados de siglo. En el segundo, continúan ascendiendo hasta fines de siglo. Bajo el primer escenario, el promedio anual de bosque quemado en gran parte de la Sierra aumentó en un 48% a mediados de siglo y en un 120% al final del siglo. Bajo el escenario de emisiones más altas, el área quemada podría aumentar hasta en un 400% al final del siglo.

En los últimos años, las infestaciones de escarabajo destruyeron más de 100 millones de árboles afectados por la sequía en California. Pero, contrariamente a la sabiduría convencional, el estudio encontró que en el corto plazo, esos árboles muertos no incrementarían significativamente los incendios forestales.

Westerling citó dos razones para eso. Cuando las agujas muertas caen de los árboles a los pocos años de producirse un incendio, el riesgo de que generen fuego intenso disminuye. Y si bien la muerte regresiva es extensa, es irregular con árboles verdes.

Pero Westerling dijo que los efectos no se pueden cuantificar porque no existe un análogo histórico sobre el cual basar los modelos.

Más aire acondicionado, pero cuentas de gas más bajas

El aumento de las temperaturas aumentará la demanda de electricidad en todo el estado a medida que más personas instalen y usen aires acondicionados, incluso en las zonas costeras donde tradicionalmente la gente ha estado sin ellos.

"Si San Francisco, con su agradable clima costero, obtiene el clima cálido de Fresno para fines de siglo, incluso los habitantes de San Francisco instalarán unidades de ventanas en los apartamentos existentes y se harán nuevas construcciones con aire acondicionado", según un estudio incluido en el clima del estado.

El profesor de economía ambiental de UC Berkeley, Max Auffhammer, autor del estudio que analizó las facturas de servicios públicos para los hogares en todo el estado, encontró un lado positivo: el aumento de la demanda de electricidad será más que compensado por reducciones en el uso de gas natural para calefacción como resultado de inviernos más suaves.

"El consumo de electricidad va a subir en el verano", dijo. "Pero parece que el cambio climático va a ahorrarle a muchos consumidores de California un montón de dinero en sus facturas de calefacción en el invierno".

Más aire acondicionado aumentará la tensión en la red eléctrica al incrementar la demanda máxima. Para evitar apagones, las empresas de servicios tendrán que realizar actualizaciones costosas, como capacidad de generación adicional, subestaciones e instalaciones de almacenamiento de energía, para satisfacer la demanda durante los meses calurosos.

Funcionarios estatales de energía dijeron que la evaluación subraya la necesidad urgente no solo de rápidas reducciones globales en las emisiones de gases de efecto invernadero sino también acciones locales para proteger a California del calentamiento que ya está amenazando a las personas, los recursos naturales y la infraestructura.

"Lo estamos viendo en los incendios, en el aumento del nivel del mar, en los períodos de calor, en la nieve en declive", dijo el presidente de la Comisión de Energía de California, Robert Weisenmiller. "El clima está cambiando ahora, así que tenemos que adaptar a nuestras comunidades".

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group