El agresor del tiroteo en la escuela de Texas mató a una adolescente que lo había rechazado y lo avergonzó en clase, según su madre

Mientras escuchaba los disparos acercándose por el pasillo el viernes 18 de mayo por la mañana, Abel San Miguel, estudiante de Santa Fe High School, de 15 años, se escondió con algunos compañeros de clase en el armario de la clase de arte.

No estaba seguro de si sobreviviría. A través de la puerta, podía ver el cañón de una escopeta. Entonces el agresor comenzó a disparar al armario matando al menos un estudiante y rozando la espalda de Abel.

Cuando el tirador salió de la habitación, Abel y otros abandonaron el armario e intentaron cerrar la puerta con barricadas. Pero el agresor la abrió, vio a un estudiante que conocía y con ira le dijo: "¡Sorpresa!" antes de dispararle en el pecho.

"Todavía estoy tratando de procesar todo", dijo Abel en una entrevista.

A medida que surgieron más detalles sobre el tiroteo que dejó 10 personas muertas y 13 heridas en la escuela del área de Houston, el estudiante confesó a las autoridades el ataque y estaba siendo retenido en una zona aislada el sábado mientras los funcionarios identificaban a las víctimas.

La familia del joven de 17 años, Dimitrios Pagourtzis, está "tan conmocionada y confundida como cualquier otra persona por estos eventos", según un comunicado difundido a los medios.

"Estamos agradecidos por los comentarios públicos hechos por otros estudiantes de Santa Fe High School que muestran a Dimitri tal como lo conocemos: un niño inteligente, tranquilo y dulce", dijo la declaración familiar. "Aunque no sabemos nada sobre los detalles de la tragedia, lo que hemos conocido de los informes de los medios parece incompatible con el chico que amamos".

Una de las compañeras de clase de Pagourtzis que murió en el ataque, Shana Fisher, "tuvo cuatro meses de problemas con este chico", escribió su madre, Sadie Rodríguez, en un mensaje privado a Los Ángeles Times en Facebook. "Se le continuaba acercando y ella repetidamente le decía que no".

Pagourtzis fue poniéndose cada vez más agresivo y finalmente se puso de pie ante él y lo avergonzó en clase, dijo Rodríguez. "Una semana después, abrio fuego contra todos los que no le gustaban", escribió. "Shana fue la primera". Rodríguez no dijo cómo sabía que su hija había sido la primera víctima.

El joven se burló repetidamente de los estudiantes durante el ataque, según otro horrendo mensaje publicado en Facebook por la madre de un sobreviviente.

Después de luchar por escapar del tiroteo de la sala de arte, Isabelle Van Ness, cubierta de polvo por las balas que golpeaban las paredes de su clase, podía escuchar al tirador en el salón de al lado gritando: "¡Woo hoo!" mientras disparaba, según su madre, Deedra Van Ness.
"El atacante regresó a la habitación y lo oyeron prenguntar '¿Estás muerto?' Luego hizo más disparos", escribió Deedra Van Ness. "En este momento, los teléfonos celulares de todo el salón de clase estaban sonando y él empezó a molestar a los que estaban en el armario preguntándoles: ¿Creo que es para usted? ¿Quieres venir a responder? Luego, procede a disparar más balas en el armario e intenta entrar".

La policía llegó 10 minutos más tarde cuando Isabelle se escondió entre los cuerpos de sus compañeros de clase, y pudo escuchar que volvía a cargar las armas después de un "intercambio" con la policía, escribió su madre.

Poco después, se rindió. "Ella y sus amigas habían estado en la misma habitación con el agresor TODO EL TIEMPO", escribió su madre. "A medida que los medios anuncian los nombres de los muertos confirmados, Isabelle se derrumba. Ella había rezado para que sus amigos que estaban en la escuela no estuvieran lastimados y la confirmación de su muerte fue aplastante".

Los muertos incluyeron a dos maestras, Glenda Perkins y Cynthia Tisdale, junto con Shana Fisher y siete de sus compañeros de clase: Kimberly Vaughan, Angelique Ramirez, Christian Riley Garcia, Jared Black, Christopher Jake Stone, Aaron Kyle McLeod y Sabika Sheikh, una estudiante de intercambio de Pakistán.

Dos bombas que supuestamente llevaba Pagourtzis durante el ataque "tenían la intención de ser artefactos explosivos improvisados", pero resultaron ser "no funcionales", dijo el juez del condado de Galveston Mark Henry, el sábado.

Pagourtzis, un jugador de fútbol que presuntamente colocó imágenes de pistolas y una camiseta con las palabras "Nacido para matar" en las redes sociales en las semanas previas al tiroteo, está detenido sin fianza mientras enfrenta cargos capitales por asesinato y asalto agravado a un servidor público.

A sus compañeros de clase se les permitió regresar a partes de la escuela el sábado para recuperar sus pertenencias abandonadas.

Un estudiante escribió en Twitter: "Mientras entraba a la escuela para agarrar mis cosas, todo lo que sentía era vacío. Todo el ambiente de la escuela era triste. Podías mirar las puertas y ver dónde tuvieron que usar martillos [de trineo] para entrar ... no quiero volver a estar allí nunca más ".

Después de rendirse a la policía, Pagourtzis renunció a su derecho a guardar silencio y confesó el tiroteo, dijeron las autoridades. De acuerdo con una declaración de causa probable, Pagourtzis dijo que "no disparó a los estudiantes por los que sentía simpatía para que pudieran contar su historia".

El juez interrogó al adolescente en su comparecencia inicial en la corte el mismo viernes. Pagourtzis respondió las preguntas, admitiendo el tiroteo, pero dijo poco más.

Las autoridades también aumentaron el número de heridos a 13 de 10. Uno de los heridos, el oficial de policía escolar John Barnes, se mantenía en estado crítico pero estable el sábado, después de casi morir por pérdida de sangre, según funcionarios de la policía.
"Este tipo corrió hacia el peligro. No puedo agradecerle lo suficiente", dijo Henry en una entrevista. "Es un héroe".

Un amigo cercano, el capitán James Dale del Departamento de Policía de Houston, dijo que Barnes podría perder su brazo derecho.
"Queremos saber exactamente qué sucedió allí", dijo Dale. "Todo lo que sabemos es que él fue el primero allí y recibió un disparo en ambos brazos".

Walter Braun, jefe del Departamento de Policía del Distrito Escolar Independiente de Santa Fe, se negó a responder preguntas sobre la respuesta policial al tiroteo o si el departamento había visto alguna señal de advertencia de Pagourtzis antes de la masacre.

"Nuestros oficiales entraron e hicieron lo que pudieron", dijo Braun en una conferencia de prensa. "Hicieron para lo que fueron entrenados, y entraron de inmediato".

Aunque ahora se cree que la escuela está libre de explosivos, todas las escuelas del distrito permanecerán cerradas por lo menos hasta el 22 de mayo, mientras los funcionarios revisan la escena del crimen.

Los oficiales han estado trayendo estudiantes de 10 a la vez para recoger pertenencias de partes de la escuela que no fueron cerradas, dijo Braun.

Con la asistencia de la Cruz Roja, los funcionarios han establecido un centro de asistencia en una iglesia metodista local donde las familias afectadas pueden recibir apoyo emocional, servicios comunitarios y alimentos.

"Esta es la segunda vez en ocho meses que pasamos por una tragedia", dijo en una conferencia de prensa el representante Randy Weber, congresista republicano del área, y señaló el asalto del huracán Harvey en el área el verano pasado.

"Nos uniremos", dijo Weber. "Lloraremos juntos, nos amaremos unos a otros, trabajaremos juntos. Lo hicimos después de Harvey, seguimos haciéndolo después de Harvey. Lo haremos después de esto".

Los reporteros de Times Hennessy-Fiske contribuyeron desde Santa Fe y Pearce desde Los Ángeles. El corresponsal especial Jarvie informó desde Atlanta.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°