Dos funerales y una boda: el rechazo a Donald Trump

La decisión del senador John McCain de excluir al presidente Trump de su funeral es un momento extraordinario en sí mismo, una reprimenda póstuma de un icono estadounidense que consideraba que la presidencia era sagrada, y creía que su ocupante actual profana ese cargo.

Sin embargo, la exclusión de Trump de tales eventos de luto y celebración de alto perfil, donde los presidentes de los Estados Unidos se cuentan para representar a toda una nación, está emergiendo como un patrón durante sus 19 meses en el cargo.

Trump, el extraño que se metió en la política a través de agravios, resentimientos e insultos, se está convirtiendo para muchos en un presidente paria. No ser bienvenido en funerales, celebraciones culturales y fiestas de celebración es otro aspecto sin precedentes de su presidencia. Los ayudantes de los ocupantes recientes de la Casa Blanca no pudieron recordar desaires similares, incluso en tiempos de impopularidad o investigaciones.

Los desaires han venido en todas las formas, abarcando todas las ideologías.

En abril, se le pidió a Trump que se mantuviera alejado del funeral de Barbara Bush, esposa de un presidente y madre de otro, dejando que los ex presidentes Clinton y Obama sirvieran de consuelo nacional a la familia Bush. En diciembre, optó por omitir la asistencia tradicional del presidente a la gala anual del Kennedy Center Honors después de que varios de los artistas festejados amenazaran con un boicot.

La familia real británica prescindió de invitar dignatarios extranjeros a la boda del príncipe Harry y Meghan Markle en mayo, en parte para evitar tener que invitar a Trump, a quien Markle había atacado como "divisivo" y "misógino".

Trump canceló la celebración habitual de la Casa Blanca para los campeones del Super Bowl de la NFL, cuando supo que la mayoría de los jugadores de los Philadelphia Eagles no estaban dispuestos a asistir. Solo unos meses antes, los Golden State Warriors habían declinado su propia invitación para celebrar su título de campeón de la NBA 2017 en la Casa Blanca.

Trump ha utilizado tal rechazo a su favor para movilizar a sus seguidores. Les dice que las "élites" nunca aceptarán a los "deplorables", el término que uso Hillary Clinton para resaltar su sentido de desaprobación mostrado por el ámbito político y cultural de la nación para Trump y sus principales partidarios.

"Han notado que siempre llaman al otro lado... '¿a la élite?'", dijo Trump en un mitin de Minnesota, en junio. "La élite. ¿Por qué son élite? Tengo un apartamento mucho mejor que ellos. Soy más inteligente que ellos. Soy más rico que ellos. Me convertí en presidente y ellos no lo hicieron. Y represento a las personas más grandes, más inteligentes, más leales y mejores de la Tierra: a los deplorables".

El discurso provocó fuertes aplausos, como suele suceder.

Sin embargo, amigos y aliados dicen que también está profundamente herido al ver los desaires como parte de un esfuerzo mayor para deslegitimar su presidencia.

La posición de Trump "es genuina. Nada de eso es una pose política", dijo Michael Caputo, un ex asesor político. "Tiene el mismo profundo y permanente desdén por las élites que todos y cada uno de los 'deplorables' tienen hoy".

El resentimiento fue una constante a lo largo de su carrera en los negocios y el entretenimiento, donde fue tratado más como un jactancioso presentador de tabloides que como el magnate serio que creía ser.

"Estoy seguro de que se siente agravado porque el sistema político todavía no lo acepta", dijo un viejo amigo que pidió no ser identificado dada la sensibilidad del tema. "Lo que realmente no entiende es que su objeción es cultural y política y que nunca lo aceptarán".

Pero los críticos dicen que Trump creó el aislamiento por su conducta escandalosa, al desarrollar una política que alimenta las teorías de la conspiración, humilla a los rivales y desdeña las nociones básicas de civilidad.

"Carece de cualquier tipo de humildad. Se enorgullece de patear a la gente. Así que cuando la gente responde, no debería sorprenderse, porque de muchas maneras lo ha pedido", dijo Leon E. Panetta, que trabajó en el Congreso y en los gabinetes de Clinton y Obama.

La respuesta de Trump a la muerte de McCain el sábado 25 de agosto por la tarde, fue el tipo de ruptura con la tradición presidencial y la cortesía que aliena a muchos.

Después de bajar la bandera de Estados Unidos a media asta el domingo, el lunes la Casa Blanca la había colocado en su posición normal, a pesar de que en el resto del país, las banderas continuaban a media asta como señal de respeto y duelo. La Casa Blanca no dio ninguna explicación.

Trump también se negó inicialmente a emitir la habitual proclamación oficial en honor a McCain o responder a las preguntas de los periodistas sobre él en tres apariciones en la Casa Blanca el lunes. En cambio, pasó el fin de semana jugando al golf y twitteando sobre la fortaleza de la economía y su propia popularidad, a pesar de que las encuestas indican lo contrario.

Sin embargo, después de las muestras de protesta de las principales organizaciones de veteranos de la nación, la Casa Blanca emitió el lunes una proclamación de que las banderas permanecerían a media asta hasta el entierro de McCain el domingo.

También emitió una declaración del presidente, expresando respeto por el servicio de McCain. Más tarde, Trump les dijo a los conservadores evangélicos en la Casa Blanca, para cenar: "Apreciamos mucho todo lo que el Senador McCain hizo por nuestro país".

En Arizona, el asistente de McCain, Rick Davis, leyó una declaración de despedida del senador fallecido, que sirvió como la última oportunidad de McCain para criticar la política de Trump.

"Debilitamos nuestra grandeza cuando confundimos nuestro patriotismo con rivalidades tribales que han sembrado resentimiento, odio y violencia en todos los rincones del mundo", escribió McCain. "Lo debilitamos cuando nos escondemos detrás de las paredes, en lugar de derribarlas, cuando dudamos del poder de nuestros ideales, en lugar de confiar en que sean la gran fuerza para el cambio que siempre han sido".

John Weaver, un importante asesor en las campañas presidenciales de McCain en 2000 y 2008, señaló en una entrevista que McCain eligió al republicano Bush y al demócrata Obama, dos hombres de diferentes partidos que lo derrotaron en esas contiendas presidenciales, para pronunciar discursos en su funeral. Dijo que McCain probablemente quería enviar un mensaje de que la política puede ponerse fea, pero no tan fea como para que los estadounidenses se vuelvan enemigos.

La animadversión de McCain "era más sobre su preocupación por el rumbo que Trump estaba llevando al país y sus ataques contra personas inocentes, en promedio, sobre personas que se sacrificaron al más alto nivel", dijo Weaver, destacando los ataques de Trump en 2016 contra los padres de Humayun Khan, quien murió mientras servía en Irak.

Trump tiende a ver tales peleas en términos de ganar y perder. Incluso después de denigrar el heroísmo de McCain como prisionero de guerra de Vietnam y menospreciar a los Khans después de que lo criticaron, ataques que para mucha gente hundirían la candidatura de Trump, Trump ganó la nominación presidencial y las elecciones. Por eso él cree que su estilo está validado.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group