De vuelta a la escuela (¡O la oficina!): cómo organizar tu escritorio en la vida real

De vuelta a la escuela (¡O la oficina!): cómo organizar tu escritorio en vida real

"Todos tenemos esa idea de Pinterest", dijo Tanisha Porter, propietaria de Natural Born Organizers y presidenta del capítulo de Los Ángeles de la National Association of Productivity and Organizing, que admite tener un solo montón de documentos prioritarios en su propio escritorio, "pero esas fotos dignas de Pinterest están muy estilizadas... así que tenemos que tener eso en cuenta. Podemos crearlo, pero eso viene con los hábitos".

"Es como con todo, son los comportamientos diarios, semanales y mensuales que hacemos todos los días lo que mantienen las cosas en orden", añadió Porter.

Esta no es la solución sexy que esperábamos.

De hecho, esto suena peligrosamente cercano a ese viejo dicho sobre hacer ejercicio y comer bien.

Para iniciar el camino hacia la adecuación de escritorio, Porter ofreció las siguientes cinco estrategias para el éxito que pueden funcionar para los estudiantes que regresan a la escuela, o para cualquier persona que busque un reinicio de fin de verano:

Organízate

"El definir tu espacio es clave", dijo Porter. "Si quieres que [tu escritorio] funcione y se vea como realmente quieres, tienes que pensarlo detenidamente. Esto significa evaluar qué tareas realizas diariamente en tu escritorio y qué herramientas e información necesitas al alcance de tu mano.

"Las cosas que usas ocasionalmente (2-3 veces por semana), esas que pueden estar en una repisa encima de tí o detrás de tí en una estantería. Las cosas que consultas una vez al mes o trimestralmente pueden estar en archivos o en una carpeta que se parece más a un archivo de retención de datos y ese tipo de cosas". Consejo profesional: archiva las tarjetas de presentación en fundas de plástico dentro de una carpeta de 3 argollas.

Decídete por lo vertical

"Algunas personas tienen miedo de guardar las cosas porque sienten qué si guardan las cosas, no se acordarán de ellas", dijo Porter. "Como organizadores, nos gusta utilizar el espacio de pared y el espacio vertical. Si tienes una pared en blanco, es allí donde son útiles los tableros de clavijas, los paneles de corcho, los paneles magnéticos y las pizarras".

Porter dijo que los pizarrones son perfectos para publicar información frecuentemente referenciada: calendarios, horarios, hojas de referencia y recordatorios.

"Definitivamente usa el espacio de la pared si tienes una área pequeña y tu objetivo es tener un escritorio despejado", dijo Porter.

La magia de colgar las carpetas de archivo

 

En lugar de montones categorizados que se acumulan a tu alrededor, piensa: archivo de carpetas colgantes. "Para el trabajo en progreso", dijo Porter, "los archivos de escritorio son realmente muy buenos porque puedes tener 10 carpetas de archivos colgantes y crear un sistema de archivo alcanzable. Lo bueno de esto es que está ahí cuando lo necesitas, pero al final del día, puedes colgarlo, guardarlo en un estante o armario, y es móvil. Es ideal para los estudiantes universitarios y personas que tienen oficinas en un espacio compartido".

Porter dijo que debemos crear un lugar de trabajo portátil. "Se puede mover contigo... especialmente para las oficinas en el hogar, donde un día podrías tener ganas de trabajar afuera en el patio junto a la piscina o en el comedor".

Contenedores

La clave para mantener las cosas organizadas, por supuesto, es tener un lugar para colocarlas. Con este fin, Porter dijo que le gusta usar bandejas, charolas acrílicas de escritorio para archivar, organizadores de gavetas e incluso cajas de zapatos.

"Usamos archivadores acrílicos de escritorio como la ‘caja caliente’ para las cosas que haces a diario", dijo Porter, "cosas que consultas diariamente y al alcance de la mano. Por lo tanto, no es necesariamente un archivador, pero tampoco están sueltas en la mesa".

"Entonces, sorprendentemente, las cajas de zapatos son geniales porque puedes guardar una variedad de cosas (suministros de oficina, herramientas), colocarle una etiquetas y apilarlas... Así que, las cajas de zapatos o las cajas pequeñas con tapas maximizan el espacio", aconsejó.

Acostúmbrate a una rutina

Al final del día, dedica cinco minutos a poner las cosas donde deben de estar. "Ten una rutina de final del día", indicó Porter. "Guarda los lápices, si tienes un proyecto en el que todavía estas trabajando... cualquiera que sea el sistema que creaste, guárdalo allí... para que el escritorio esté despejado para otro día. Hay algo [energizante] en entrar y ver un escritorio algo despejado [al comienzo del día], y listo para comenzar a trabajar".

Si quieres leer este artículo en inglés haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
67°