Contundente advertencia de los pediatras: la marihuana no es buena durante el embarazo

Contundente advertencia de los pediatras: la marihuana no es buena durante el embarazo

La marihuana podrá estar perdiendo su imagen de droga peligrosa, pero la creciente investigación sugiere que las mujeres deberían evitar su consumo si están embarazadas o amamantando, según las nuevas recomendaciones de la Academia Estadounidense de Pediatría.

El consejo se conoce cuando más de la mitad de los estados, incluido California, legalizaron la sustancia para uso médico o recreativo. La creciente aceptación de la droga la ha hecho parecer inofensiva, o incluso beneficiosa. Como resultado, los médicos se preocupan de que cada vez más bebés estén expuestos a ésta.

La marcha hacia la legalización superó la investigación científica sobre los efectos de la marihuana en la salud. Debido a que es una sustancia incluida en la Lista 1 -con potencial de abuso y sin uso médico aprobado- los estudios están limitados por la ley federal.

Pero en una revisión detallada de datos existentes sobre su seguridad, los investigadores mencionaron preocupaciones sobre el efecto de la marihuana en el crecimiento a corto plazo de los niños y el desarrollo neurológico en el largo plazo. Sus hallazgos se publicaron en la revista Pediatrics, el 27 de agosto.

"Definitivamente se debe aconsejar a las mujeres que no es buena idea usar marihuana durante el embarazo", afirmó el Dr. Seth Ammerman, profesor clínico de pediatría en Stanford, quien trabajó en el informe. Además, remarcó que, "si está amamantando, alentaríamos a esa mujer a reducir o dejar su consumo". Sin embargo, si una madre reciente no puede o no quiere dejar de hacerlo, debe continuar amamantando de todas maneras. "Los beneficios de la lactancia superarían la posible exposición al bebé", destacó.

Un segundo informe, también publicado en Pediatrics, encontró que el THC, la molécula responsable de la mayoría de los efectos psicoactivos de la marihuana, se acumula en la leche materna hasta seis días después del último consumo de la madre.

Los hallazgos se producen mientras aumenta el consumo de marihuana entre mujeres embarazadas. Los datos de la Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas y Salud muestran que la proporción de ellas que afirmaron haber consumido marihuana en el último mes aumentó de 2.4% en 2002 a 3.9% en 2014, según un estudio de la revista Journal of the American Medical Association (JAMA). Un informe separado de la publicación acerca de mujeres embarazadas atendidas en las oficinas médicas de Kaiser Permanente en el norte de California descubrió que el uso de marihuana en ese sector saltó del 4% en 2009 al 7% en 2016.

En estudios sobre embarazadas urbanas, jóvenes y en desventaja socioeconómica, entre un 15% y un 28% informaron haber usado la sustancia, según el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos.

A diferencia del alcohol y los cigarrillos, la marihuana no tiene una advertencia de seguridad para las mujeres embarazadas, incluso cuando se vende de forma legal.

"Existe el mito de que es benigna. Y para muchos adultos que son usuarios esporádicos, eso es probablemente cierto", indicó Ammerman. Pero cuando las mujeres embarazadas o lactantes lo consumen, "puede ser dañino".

De particular preocupación, destacó, es que la potencia del THC en la marihuana ha crecido más de un 400% desde 1983. Varios de los mayores estudios sobre marihuana y salud se realizaron cuando la potencia era mucho menor, según el nuevo informe de la academia.

Los científicos descubrieron que el THC puede atravesar la placenta y acumularse en el cerebro y en la grasa de un feto en crecimiento. Los estudios limitados disponibles sugieren que la exposición prenatal a la marihuana podría interferir con el funcionamiento ejecutivo de los niños, causando problemas de concentración, atención, control de impulsos y resolución de problemas.

Sin embargo, los grupos de madres en línea están llenos de mujeres que pregonan los beneficios de usar marihuana durante el embarazo, citando la droga como un remedio para las náuseas matutinas.

Los dispensarios de cannabis son otra fuente de información dudosa. Un estudio en el American Journal of Obstetrics and Gynecology, por ejemplo, descubrió que casi el 70% de los dispensarios en Colorado recomendaban marihuana para tratar las náuseas matutinas durante el primer trimestre, a pesar de la falta de evidencia de que su consumo sea seguro o esté indicado para ello. Las peores náuseas ocurren durante el primer trimestre, cuando el feto en desarrollo podría ser más vulnerable a los efectos de sustancias como el THC.

"Como profesionales de la salud, debemos educar a las mujeres sobre las muchas preocupaciones que existen, tanto para el feto como para su posterior desarrollo”, aseveró Kelly Young-Wolff, científica de la División de Investigación de Kaiser Permanente del norte de California, quien no participó en los nuevos informes de Pediatrics.

Pero convencer a las mujeres de los peligros del consumo de cannabis durante el embarazo puede ser un desafío, especialmente cuando ya han decidido que usarlo es seguro.

En Facebook, el grupo "Stoner Moms" tiene más de 22,000 seguidores. Y la aplicación de embarazo Glow Nurture incluye varios grupos comunitarios dedicados a usuarios de marihuana, incluidos "420 Friendly", "Ganja Mommies" y "CannaMoms".

Las conversaciones están llenas de mujeres que no preguntan si la marihuana podría ser dañina, y en cambio cuestionan si fumarla podría ocasionar una visita de los Servicios de Protección Infantil. "Gran parte del público iguala la legalización con un cierto respaldo de su seguridad", indicó la Dra. Dana Gossett, profesora de obstetricia y ginecología en la Universidad de California en San Francisco. "Por supuesto, eso no es verdad".

Cuando ella aconseja a sus pacientes que eviten la marihuana, dijo Gossett, se encuentra con una "notable indiferencia".

El embarazo suele ser un momento en que las mujeres son receptivas a cambiar sus hábitos, por el bien de su bebé en crecimiento. Aunque generalmente aceptan que fumar cigarrillos es peligroso -algo que está claro desde la década de 1960-, a menudo consideran la marihuana como algo natural y, por lo tanto, inofensivo. "El hecho de que algo sea a base de plantas o natural no lo hace seguro", remarcó Gossett. El arsénico, agregó, también es una sustancia natural.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
72°