Cómo R2-D2 de Star Wars, me ayudó a encontrar el amor

Mi novio me pidió ser su esposa en el San Diego Comic-Con con un anillo que se parece a R2-D2. Sí, R2-D2. Y sí, me refiero al robot (droide, en realidad) de las películas de "Star Wars".

Incluso si odias todo lo relacionado con la ciencia ficción o la fantasía, probablemente estés familiarizado con él. Es el pequeño personaje blanco, azul y plateado de estaño que emite silbidos, se sobresalta y pasa el tiempo con un molesto androide dorado llamado C-3PO.

Los lados de mi anillo de oro blanco, como R2-D2, tienen grabados que reflejan las patas mecánicas del droide, y la parte superior del anillo tiene un halo de zafiros alrededor de un diamante y un pequeño rubí en el frente que hace eco de las luces parpadeantes de R2-D2.

En este momento, podrías levantar las cejas.

Te estarás preguntando por qué yo, una mujer de unos treinta y tantos años, querría llevar un anillo en el dedo (por el resto de mi vida) inspirado en un robot falso (droide, en realidad) creado por una franquicia de ciencia ficción. No estas solo; tampoco otros entienden mi amor por R2-D2.

Pude percibir una pausa de mi hermana cuando llamé para decirle que estaba comprometida, y que mi anillo estaba inspirado en un droide astromecánico.

Vi la confusión detrás de los ojos de mis amigos de la escuela de negocios cuando les mostré mi mano y les mostré que me estaba casando con el mago profesional con el que había estado saliendo durante algunos años. Entiendo su reacción, para ellos, mi amor por R2-D2 (también cariñosamente conocido como Erredós) vino de la nada.

Durante años guardé silencio sobre mi amor por él. Guardé silencio porque intentaba ser quien creía que debía ser: una persona de negocios muy seria.

No puedo recordar la primera vez que vi a Artoo; él fue una parte integral de mi infancia mientras crecía en los suburbios de Nueva Jersey. Amaba a R2 porque era valiente, persistente y leal con sus amigos. Él era todo lo que yo deseaba ser. No quería ser una persona muy seria, y no era muy buena en eso.

Una serie de posiciones de alto nivel en mi trabajo con títulos tan serios como "consultor de gestión" y "director de desarrollo comercial" marcaron mis 20’s, y cada uno de ellos me dejó más miserable que el anterior. Cuando tenía 30 años, ya había tenido suficiente, dejé mi trabajo más reciente trabajando con empresas de tecnología muy serias y me mudé de New England a Los Ángeles.

La mudanza sorprendió a todos los que conocía. "¿Por qué querrías vivir en Los Ángeles?", me preguntaron algunas personas. "¿Cómo puedes ir de un lado a otro del país sin tener un trabajo seguro?", preguntaron otras. Ambas preguntas eran razonables, y para ser sincera, no tuve buenas respuestas para ninguna de ellas. Todo lo que sabía era que necesitaba un cambio drástico.

Mis primeras semanas en Los Ángeles estuvieron llenas de largas caminatas alrededor de Silver Lake y tratando de descubrir qué quería hacer con mi vida.

Un mes después de mudarme, estaba en Original Farmers Market de L.A. y compré un paquete de calcomanías de "Star Wars", mi primera compra relacionada con R2-D2 en más de 20 años. Unos meses más tarde, conocí a Jon. Nos encontramos donde muchas personas se encuentran: en un bar. Sin embargo, este lugar estaba en el Magic Castle y Jon era un mago profesional. Me gustaba: era encantador e inteligente, y su amor por Batman reemplazó a la mayoría de las cosas.

Por un momento, mi imagen de ser una mujer de negocios muy seria lo sorprendió, diciéndome que salir con un mago no era algo muy serio. Pero mi otro lado, el que amaba abiertamente a Erredós, le dijo a mi otro lado serio que se callara.

Nuestra primera cita en Cat & Fiddle on Sunset fue incómoda, ya que la mayoría de las primeras citas lo son, pero fue lo suficientemente buena como para provocar una segunda cita un par de días después en el MOMA. Después de eso, tuvimos otro encuentro más informal en Canter's. Varias citas más siguieron (la mayoría de ellas en Canter's). Nos enamoramos. Una de las razones por las que me enamoré de Jon fue que amaba exactamente quién era yo, mis peculiaridades y todo lo demás.

Le encantaba que estuviera excesivamente entusiasmada por ‘mi caída’ y, aunque vivíamos en Los Ángeles, decoraba mi apartamento con calabazas y velas falsas. Le encantaba que llamara a mi perro "un melocotón precioso" (a pesar de que no era ni precioso ni de color durazno) y que mi forma favorita de relajarme por las noches era comer Oreos y beber vino tinto. Y le fascinaba… que amaba a Artoo.

Los hombres anteriores con los que salí toleraron estos caprichos pero no los amaron. No los culpo; en ese momento tampoco yo me amaba.

Como me estaba enamorando de Jon, también estaba aprendiendo a amarme a mí misma. Comencé desafiando los principios que los maestros me habían enseñado desde que era una adolescente; que ser creativo era un pasatiempo frívolo, y que sacar un porcentaje de 99 en pruebas estandarizadas era la única forma en que el mundo juzgaría mi valor. El hecho de que obtuve buenos resultados en esas pruebas me hizo sentirme aún más avergonzada de mi otra personalidad que amaba a Artoo, la más reacia a admitir que me importaban más los mundos de fantasía que redactar hojas de cálculo en Excel.

Jon nunca había tenido un trabajo de 9 a 5; se había dedicado a una vida en los espectáculos y la creación de magia toda su vida, ignorando a las innumerables personas que le dijeron que debería conseguir un trabajo "real". Me ayudó a darme cuenta de que había otros caminos que podía seguir además de ser una persona de negocios muy seria que tenía un trabajo muy serio.

Pero cambiar fue difícil. La parte de Negocios Muy Serios de mi cerebro se rebeló al verme dejar mi carrera actual para escribir, sabiendo que estaría intercambiando un salario estable por la incertidumbre. Pero una voz dentro de mí me dijo que fuera valiente, que si me mantenía firme, podría construir una vida que reflejara quién era realmente.

Así que compré un vestido con tema R2-D2 y una sudadera con capucha, y dejé el trabajo corporativo que acepté de manera imprudente después de mis primeros meses sin empleo en Los Ángeles. En lugar de trabajar para otra empresa con un código de vestimenta formal (¡muy serio!), me convertí en consultora independiente y trabajé en mi departamento (todavía muy serio, pero al menos podría ser muy serio y trabajar vistiendo mi sudadera de Artoo). Trabajar como freelance también me dio un horario de trabajo más razonable, así que comencé a escribir más.

La vida siguió. Mi novio y yo nos mudamos juntos y obtuve dos collares R2-D2.

Terminé mi primer manuscrito y me teñí el pelo de azul, la ‘estocada’ para mi carrera de negocios muy serios.

Los cambios externos fueron lo que la gente notó, por supuesto.
Sin embargo, mi mayor cambio fue aceptar quién era: una mujer adulta que amaba a R2-D2.

Jon me pidió casarnos en nuestra tercera asistencia al Comic-Con.
El anillo estaba dentro de un juguete vintage R2-D2, la caja perfecta para el anillo perfecto. Hay una foto de nosotros abrazados después de que él me lo pidió, y estoy mirando el anillo con una gran sonrisa en mi cara.

Me había encontrado a mí misma. Y había encontrado mi amor, y mi amor me había dado Artoo.

Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
76°